Cantar del Mío Cid/Crónica de veinte reyes

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar

Crónica de veinte reyes[editar]

Por falta de la primera hoja del códice del cantar.

El rey Alfonso envía al Cid para cobrar las parias del rey moro de Sevilla. Éste es atacado por el conde castellano García Ordónez.- El Cid, amparando al moro vasallo del rey de Castilla, vence a García Ordónez en Cabra y le prende afrentosamente.- El Cid torna a Castilla con las parias, pero sus enemigos le indisponen con el rey.- Éste destierra al Cid.

Enbió el rey don Alfonso a Ruy Díaz mio Çid por las parias que le avían a dar los reyes de Córdova e de Sevilla cada año. Almutamiz rey de Sevilla e Almudafar rey de Granada eran en aquella sazón muy enemigos e queríansse mal de muerte. E eran entonces con Almudafar rey de Granada estos ricos omnes[1] que le ayudavan: el conde don García Ordónez, e Fortún Sánchez el yerno del rey don García de Navarra, e Lope Sánchez... e cada uno destos ricos omnes con su poder ayudavan a Almudafar, e fueron sobre Almutamiz rey de Sevilla.

Ruy Díaz Çid, quando sopo que assí venían sobre el rey de Sevilla que era vasallo e pechero del rey don Alfón su señor, tóvolo por mal e pesóle mucho; e enbio a todos sus cartas de ruego, que non quisiessen venir contra el rey de Sevilla nin destruirle su tierra, por el debdo que avían con el rey don Alfonso [ca si ende al quisiessen fazer, supiessen que non podría estar el rey don Alfonso que non ayudassen a su vasallo, pues su pechero era]. E rey de Granada e los ricos omnes non presçiaron nada sus cartas del Çid e fueron todos muchos esforçadamente e destruyeron al rey de Sevilla toda la tierra, fasta el castillo de Cabra.

Quando aquéllo vio Ruy Díaz Çid [tomó todo el poder que pudo aver de cristianos e de moros, e fue contra el rey de Granada, por le sacar de la tierra del rey de Sevilla. E el rey de Granada e los ricos omnes que con él eran, quando sopieron que en aquella guisa iva, enviáronle dezir que non le saldrían de la tierra por él. Ruy Díaz Çid quando aquello oyó, tovo que non le estaría bien si los non fuese cometer, e] fue a ellos, e lidió con ellos en campo, e duróles la batalla desde ora de terçia fasta ora de medio día, e fue grande la mortandad que y ovo de moros e de cristianos de la parte del rey de Granada, e venciólos el Çid e fízolos fuir del campo. E priso el Çid en esta batalla al conde don Garçia Ordóñez [e mesóle una pieça de la barba]... e a otros cavalleros muchos, e tanta de la otra gente que non avie cuenta; e tóvolos el Çid presos tres días, desí quitólos a todos. Quando él los ovo presos, mandó a los suyos coger los averes e las riquezas que fincaban en el campo, desí tornósse el Çid con toda su conpaña e con todas sus riquezas para Almutamiz rey de Sevilla, [e dio a él a todos sus moros quanto conosçieron que era suyo, e aun de lo al quanto quisieron tomar. E de allí adelante llamaron moros e cristianos a este Ruy Díaz de Bivar el Çid Campeador, que quiere dezir batallador].

Almutamiz dióle entonçes muchos buenos dones e las parias por que fuera...E tornóse el Çid con todas sus parias para el rey don Alfonso su señor.[El rey resçibióle muy bien, e plógole mucho en él, e fue muy pagado de quanto allá fiziera]. Por esto le ovieron muchos enbidia e buscáronle mucho mal e mezcláronle con el rey...

El rey commo estava muy sañudo e mucho irado contra él, creyólos luego...[e enbio luego dezir al Çid por sus cartas que le saliesse de todo el regno. El Çid después que ovo leídas las cartas, commo quier que ende oviesse grand pesar, non quiso y al fazer, ca todo el reyno.]

1:El Cid se destierra con sus vasallos[editar]

"e los que conmigo fuéredes de Dios ayades buen grado,
"e los que acá fincáredes quiérome ir vuestro pagado."
Entonçes fabló Alvar Fáñez su primo cormano:
"convusco iremos, Çid, por yermos e por poblados,
"ca nunca vos fallesceremos en quanto seamos sanos
"convusco despenderemos las mulas e los cavallos
"e los averes e los paños
"siempre vos serviremos como leales vasallos."
Entonçe otorgaron todos quanto allí fue razonado...

Mio Çid movió de Bivar pora Burgos adeliñado,
assí dexa sus palaçios yermos e desheredados.


Español moderno[editar]

Crónica de veinte reyes[editar]

El rey don Alfonso envió a el Cid para cobrar las parias anuales que le debían pagar los reyes de Córdova y Sevilla. Almutamiz rey de Córdova y Almudafar rey de Granada eran enemigos y se deseaban la muerte. Estaban con Almudafar rey de Granada los siguientes hombres ricos que le ayudaban: el conde don García Ordónez, Fortún Sánchez el yerno del rey don García de Navarra, Lope Sánchez... y cada uno de estos hombres ricos respaldaban a Almudafar y fueron en contra de Almutamiz rey de Sevilla.

El Cid Ruy Díaz, cuando supo que así venían contra el rey de Sevilla, que era vasallo y pechero del rey don Alfonso, su señor, le pareció mal y llenó de pesar; les envió a todos cartas de ruego, para persuadirles de venir contra el rey de Sevilla ni destruir su tierra, por el deber que tenían con el rey don Alfonso, pero que si así lo hacían el rey don Alfonso no podía evitar ayudar a su vasallo, por que era su pechero. El rey de Granada y los hombres ricos despreciaron las cartas del Cid y fueron animosamente y destruyeron todas las tierras del rey de Sevilla, hasta el castillo de Cabra.

1:El Cid se destierra con sus vasallos[editar]


  1. Hombres
←Anterior Cantar del Mío Cid Siguiente→
Introducción

Portada | Crónica de veinte reyes

Destierro del Cid

1..16 | 17..32 | 33..48 | 49..63

Bodas de las hijas del Cid

64..76 | 77..89 | 90..102 | 103..111

La afrenta de Corpes

112..121 | 122..131 | 132..141 | 142..152

Anexo

Anotaciones