El libro de Job: Capítulo 42

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar



1. Y respondió Job al Señor, y dijo:

2. Sé que todo lo puedes, y que ningún pensamiento se te asconde.

3. ¿Quién este que encubre consejo sin saber? Por tanto hablé tontamente, y lo que sobrepuja mi sciencia.

4. Oye agora, y yo hablaré; preguntaré, y responderás.

5. Oíte con mis orejas, y agora te ve mi ojo.

6. Por tanto me repruebo, y hago penitencia en polvo y pavesa.

7. Y después que el Señor habló estas palabras a Job, dijo a Elifaz, temanites: Mi furor está enojado contra tus dos amigos y contra ti, porque no hablaste rectitud a Mí, como mi siervo Job.

8. Pues tomad siete becerros y siete carneros, y id a mi siervo Job, y ofreced holocausto por vosotros; y mi siervo Job rogará por vosotros, y tendré respecto a él para no imputaros esta culpa, de que no hablastes rectitud ante Mí, como Job mi siervo.

9. Pues fueron Elifaz, el de Temán, y Bildad, suí, y Sofar de Namatila, y hicieron como el Señor les habló, y recibió Dios los ruegos de Job.

10. Y el Señor se convirtió a la conversión de Job en el rogar por sus amigos: y tornó el Señor a Job todo lo que fue suyo doblado.

11. Y vinieron a él todos sus hermanos, y todas sus hermanas, y todos los que le conocían primero; y comieron pan con él en su casa, y menearon sobre él su cabeza, y consoláronle de cuanto mal el Señor le dio; y diole cada uno su oveja y su arracada de oro.

12. Y el Señor bendijo a las postrimerías de Job más que a sus principios; y fueron a él catorce mil ovejas, y seis mil camellos, y mil tintas de bueyes, y mil asnas.

13. Y tuvo siete hijos, y tres hijas.

14. Y llamó el nombre de la una Jemima, [día,] y de la segunda Quezia, [Casia,] y el de la tercera Querenhapuch, [Cornucopia.]

15. No se hallaron en toda la tierra mujeres hermosas como las hijas de Job; y dioles su padre heredad entre sus hermanos.

16. Y vivió Job después de estos azotes ciento y cuarenta años; y vio sus hijos y los hijos de ellos hasta la cuarta generación.

17. Y murió anciano y lleno de días.


← Capítulo anterior Título del capítulo Capítulo siguiente →
Capítulo XXXLI exposición Capítulo XXXLII Capítulo XXXLII exposición