Eurípides - Hécuba

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar

Contenidos

Personajes[editar]

EL ESPECTRO DE POLIDORO.
HÉCUBA.
CORO DE MUJERES CAUTIVAS.
POLIXENA.
ODISEO.
TALTIBIO.
UNA SERVIDORA.
AGAMENÓN.
POLIMESTOR.

El espectro de Polidoro: vv. 1 - 58[editar]

EL ESPECTRO DE POLIDORO
Dejando la caverna de los muertos y las puertas de la oscuridad, en donde habita Edes separado de los Dioses, vengo yo, Polidoro, nacido de Hécuba la Cisseana y de Príamo, que es mi padre. Cuando la ciudad de los frigios estuvo en peligro de caer al empuje de la lanza helénica, éste, atemorizado, me hizo salir secretamente de Troya para las moradas de su huésped tracio Polimestor, que siembra la excelente llanura kersonesiana y rige con su lanza á su pueblo, aficionado á caballos. Y conmigo le envió en secreto mi padre [10] mucho oro, á fin de que, si un día eran derribadas las murallas de Ilios, no quedasen sus hijos en la miseria. Y era yo el más joven de los Priamidas, y por eso me alejaron de Ilios, pues con mi tierno brazo no podía sostener escudo ni espada. Mientras nuestras murallas continuaron en pie, mientras no se derrumbaron las torres de la tierra troyana y mi hermano Héctor prosperó por su lanza, fui creciendo ¡desdichado de mí! [20] junto al paterno huésped tracio, que me criaba con mimo. Pero cuando Troya y el alma de Héctor perecieron, cuando fué destruido el hogar paterno, cuando al pie del altar consagrado á los Dioses cayó mi propio padre, degollado por el sanguinario hijo de Aquileo, el huésped paterno me mató, ¡desdichado de mí! codiciando mi oro, y me arrojó á los remolinos del mar para quedarse con todo aquel oro en sus moradas, y yazgo en la ribera, de donde me recoge el agitado mar, á merced del flujo y reflujo de las olas innumerables, sin que nadie me llore, sin que nadie me sepulte. [30] Y ahora voy en pos de mi bienamada madre Hécaba, después de abandonar mi cuerpo y habitar en el aire durante los tres dias que hace que mi pobre madre ha venido desde Troya a esta tierra quersonesiana. Y anclando las naves, todos los aqueos se han aposentado tranquilamente en las costas de la tierra tracia, porque Aquileo, el hijo de Peleo, apareciéndose encima de su tumba, ha retenido a la armada helénica que el remo marino llevaba hacia la patria. [40] Y pide que se le sacrifique a mi hermana Polixena como recompensa y á manera de cara victima tumbal. Y lo conseguirá, y los hombres armados no le rehusarán esa ofrenda, y querrá el destino que mi hermana muera en este día. Y verá mi madre los cadáveres de sus dos hijos, el mío y el de esa desdichada virgen; [50] pues, con objeto de que me erijan una tumba, me apareceré en el agua de la orilla á los pies de una esclava, que ya he pedido á los Poderes subterráneos se me dé una tumba y se me reintegre á los brazos de mi madre. Así obtendré cuanto anhelo. Pero conviene que me aleje de la anciana Hécuba, que de la tienda de Agamenón sale ahora, asustada por mi espectro, ¡Ay! ¡oh madre, que, ahuyentada de las moradas reales, has llegado á ver el día de la servidumbre, cuán desdichada eres, tanto como dichosa fuiste en otro tiempo! Algún dios te abruma hoy, a trueque de la antigua felicidad.

Hécuba: vv. 59 - 97[editar]

HÉCUBA
Llevad ante la tienda á la anciana, ¡oh hijas mías! [60] Sostened en su marcha á vuestra compañera de esclavitud, un día reina vuestra, ¡oh troyanas! Asid, llevad, conducid, alzad mis viejas manos. Apoyada en vuestros brazos como en un báculo, me esforzaré en acelerar el tardo paso de mis pies. ¡Oh relámpago de Zeus, oh noche oscura! ¿Por qué me han despertado los terrores y [70] los espectros nocturnos? ¡Oh tierra venerable, madre de los sueños de alas negras! Estoy horrorizada por la visión nocturna que me trajo un sueño con respecto a mi hijo, que está escondido en Tracia, y a mi querida hija Polixena. Comprendo e interpreto esa visión terrible. ¡Oh Dioses subterráneos, proteged a mi único hijo, [80] áncora de mi familia, que habita en la nevada Tracia bajo la tutela del huésped paterno! Algo nuevo va á ocurrir; las plañideras cantarán un canto lamentable. Jamás se ha estremecido ni temblado mi espíritu tan de continuo. ¿Dónde encontrarla yo ¡oh troyanas! el alma divina de Heleno ó de Casandra, para que me explicaran estos sueños? [90] Porque he visto una corza tachonada, á quien se arrancaba de mis rodillas violentamente y lamentablemente, degollada por las uñas sangrientas de un lobo. Y me ha asaltado este otro terror: el espectro de Akileo se erguía en lo alto de su túmulo, y pedía como recompensa alguna de las troyanas abrumadas de innumerables males. ¡Oh Demonios, os conjuro á que alejéis de mi hija esa desventura!

El coro: vv. 98 - 153[editar]

CORO
Hécuba, á ti vengo presurosa, dejando las tiendas de mis amos, adonde me ha enviado la suerte, [100] donde estoy de esclava desde que me arrojaron de la ciudad de Ilios que los acayanos conquistaron con la lanza. No mitigaré ninguno de tus males, y te traigo la carga de un mensaje abrumador, yseré para ti ¡oh mujer! un heraldo de dolores, porque al sínodo de los aqueos plugo que tu hija fuese ofrecida como víctima á Akileo. Ya [110] sabes que se ha aparecido armado de armas de oro en lo alto de su tumba, y parando las naves dispuestas á surcar el mar y con las velas ya henchidas, ha gritado: «¿Adónde vais, dánaos, dejando sin recompensa mi tumba?» Entonces estalló una discordia tumultuosa, y la armada guerrera de los helenos se dividió en dos opiniones contrarias, pues unos querían que se ofreciese una victima á la tumba, [120] y otros no querían. De un lado Agamenón, lleno de consideración por ti y honrando el lecho de la bacante profética, y de otro lado los dos Teseidas, llegados de Atenas, sustentaban criterios diferentes; pero todos estaban unánimes en querer que se honrase con una sangre joven la tumba de Aquileo, pues decían que no debe preferirse el lecho de Casandra á la lanza de Aquileo. [130] Y se equilibraban las fuerzas de ambas opiniones contrarias; pero el Laertiada, sagaz, astuto, lleno de palabras dulces y halagando al pueblo, persuadió al ejército para que no desairara al mas valiente de todos los dánaos por favorecer á una victima esclava, con el fin de que ningún muerto, erguido junto á Persefona, pudiese decir que los dánaos [140] partieron de las llanuras de Troya, siendo ingratos para con los dánaos muertos por los helenos. Y pronto vendrá Odiseo a arrancar de tu seno y de tus viejas manos a la joven. Ve corriendo á los templos, a los altares; échate a los pies de Agamenón; invoca a todos los Dioses, a los Uránidas y a los Subterráneos. Porque es preciso que tus súplicas te libren de perder á tu desgraciada hija ó que te resignes á ver rodar [150] ante la tumba a la virgen, empurpurada por la sangre que brotara a borbotones de su cuello adornado de oro.

Hécuba: vv. 154 - 176[editar]

HÉCUBA
¡Ay, miserable de mí! ¿Qué voy á decir? ¿Qué grito, qué lamento lanzar? ¡Cuán desdichada soy en mi miserable vejez, y reducida á una esclavitud insoportable! ¡Ay de mí! ¿Quién me defenderá? ¿Qué raza y [160] qué ciudad? ¡Partió el anciano, partieron los hijos! ¿Adónde ir? ¿Acá ó allá? ¿Dónde iré? ¿Qué Dios ó qué Demonio vendrá en mi ayuda? ¡Oh troyanas que me anunciáis semejantes males, que me traéis males tan horribles, me habéis matado, me habéis perdido! Ya no disfrutaré de una vida dichosa á la luz del día. [170] ¡Oh pies miserables! llevadme, llevad á la anciana hacia esa tienda. ¡Oh niña, oh hija de una madre desdichadísima, sal, sal de las moradas! ¡Escucha la voz de tu madre, oh hija, y entérate de lo que dicen de tu alma!

Polixena y Hécuba: vv. 177 - 196[editar]

POLIXENA
¡Madre, madre! ¿Por qué gritas? ¿Qué quieres anunciarme cuando me haces salir de las moradas, asustada como un pájaro?
HÉCUBA
¡Ay de mí, hija!
POLIXENA
¿A qué obedecen esas palabras fatales? Malos preludios son para mí.
HÉCUBA
¡Ay, ay de tu alma!
POLIXENA
¡Habla! No me ocultes nada por más tiempo. ¡Tengo miedo, tengo miedo, madre! Pero ¿por qué gimes?
HÉCUBA
¡Oh hija, hija de una madre lamentable!
POLIXENA
¿Qué vas á anunciarme?
HÉCUBA
Es voluntad unánime de los argianos que te mate sobre la tumba [190] el hijo del Peleida.
POLIXENA
¡Ay de mí! Habla, madre, explícame esa desgracia tan horrible.
HÉCUBA
Escucha una noticia atroz, hija. Me anuncian el voto de los argianos contrario á tu alma.

Polixena: vv. 197 - 215[editar]

POLIXENA
¡Oh madre que has sufrido tantos males crueles, oh desdichadísima madre de vida lamentable! [200] ¿qué amarguísima ó inexpresable calamidad suscita todavía contra ti un Demonio? ¡Ya no te pertenece tu hija; ya no compartiré tu servidumbre ni las miserias de tu vejez! Y me verás ¡desventurada! igual á una fierecilla criada en las montañas, igual á una triste becerra, arrancada de tus manos, degollada, yendo hacia Edes, bajo la tierra negra, en donde me acostaré entre los muertos. [210] Y es por ti por quien lloro con gemidos lamentables, ¡oh madre desdichada! ¡Y no lloro por mi vida, que no es más que oprobio y miseria, porque morir constituye para mí una felicidad mayor!

El coro: vv. 216 y 217[editar]

CORO
He aquí a Odiseo, que viene presuroso a darte alguna noticia, Hécuba.

Odiseo: vv. 218 - 228[editar]

ODISEO
En verdad, me parece, mujer, que sabes la decisión del ejército y el sufragio de que procede esa medida. Hablaré, sin embargo. [220] Han creído los aqueos que tu hija Polixena debe ser degollada en la cima del túmulo de Aquileo. Nos mandan que conduzcamos a la joven virgen, y el hijo de Aquileo presidirá el sacrificio y será el sacrificador. ¿Sabes lo que tienes que hacer? Pues hazlo. No des lugar a que te arrebate por fuerza a tu hija y no intentes luchar contra mí. Conozco tu debilidad y tus males. En verdad que lo prudente es amoldar el pensamiento a las desgracias.

Hécuba: vv. 229 - 237[editar]

HÉCUBA
¡Ah, ah! ¡Se prepara, por lo visto, un gran combate, [230] lleno de sollozos y de lágrimas! ¡Efectivamente, no he muerto cuando debí morir, y Zeus no me ha dado muerte, y me conserva, desdichada, á fin deque aún vea yo aumentar mis desventuras! Pero si es dable á las esclavas preguntar á hombres libres cosas que no aflijan ni muerdan su corazón, es preciso que respondas tras de escuchar lo que tenemos que pedirte.

Odiseo: v. 238[editar]

ODISEO
Permitido te está. Interroga. No te niego ese plazo.

Hécuba y Odiseo: vv. 239 - 250[editar]

HÉCUBA

¿Te acuerdas de cuando fuiste de espía á Ilios, [240] vestido con harapos y cayendo de tus ojos a tu mentón gotas de sangre?
ODISEO
Me acuerdo, y no creas que mi corazón no se ha conmovido al evocarlo.
HÉCUBA
Pues Helena te reconoció, y sólo me lo dijo á mí.
ODISEO
Recuerdo que estuve en gran peligro.
HÉCUBA
Y abrazaste humildemente mis rodillas.
ODISEO
Por cierto que mi mano estaba casi muerta en tu peplo.
HÉCUBA
¿Y qué decías entonces, cuando eras mi esclavo?
ODISEO
Todas las palabras imaginables para no morir.
HÉCUBA
Luego, ¿no te salvé y te dejé salir de nuestra tierra?
ODISEO
Así es, ciertamente, y por eso veo todavía la luz de Helios.

Hécuba: vv. 251 - 295[editar]

HÉCUBA
Entonces, ¿no obras con maldad aconsejando lo que has aconsejado, ya que, después de recibir de mi lo que confiesas, me devuelves todo el mal que puedes por el bien? ¡Oh, raza ingrata la de vosotros todos, los que deseáis honores de agoretas populares! ¡Ojalá no os conociera á los que os tiene sin cuidado herir á vuestros amigos, con tal de captaros por vues¬tras palabras el favor de la multitud! Pero ¿con qué vano pre¬texto han decretado el exterminio de esta niña? [260] ¿Qué les impulsa á degollar seres humanos sobre una tumba en que debieran degollarse bueyes? ¿Es que Akileo quiere matar á los que le mataron, y en nombre de la justicia pide la muerte de esta criatura? Pero ella no le ha hecho ningún mal. Más natural sería que quisiese el sacrificio de Helena sobre su tumba, pues esa fué quien le perdió al llevarle á Troya. Si es preciso que muera una cautiva que sea bella entre todas, nosotras no tenemos que ver nada con ello, pues la Tindaris es la primera en belleza, [270] y no ha sido menos funesta que nosotras. Hasta ahora, he hablado combatiendo por la justicia, pero escucha también cómo debes corresponder conmigo cuando te pido cuentas. Tú mismo declaras que tocaste mi mano y mi vieja mejilla prosternándote. Yo, á mi vez, toco tu mano y tu me¬jilla y te pido la gracia que te concedí entonces, ¡y te suplico que no me arranques de las manos á mi hija, que no la ma¬téis! ¡Bastantes han muerto ya! ¡Aún me alegra ella y hace que olvide yo mis desventuras! [280] ¡Ella es mi consuelo, mi ciu¬dad, mi nodriza, el báculo que me sirve para andar! No conviene que los poderosos abusen de su poder ni que los felices piensen que serán siempre felices. También lo era yo en otro tiempo, y ya no lo soy, y un solo día me llevó toda mi dicha. ¡Oh caro mentón! respétame, ten compasión de mí, y cuando regreses con el ejército acayano, adviértele, dile que es odioso matar á mujeres á quienes ya habíais perdonado [290] al arrancarlas de los altares, y de las que os habíais apiadado. Por lo que á la sangre respecta, existe entre vosotros la misma ley para los hombres libres y para los esclavos. Les convencerás con tu autoridad, si no con tus palabras, porque no tiene igual fuerza el mismo discurso cuando viene de un hombre sin reputación que cuando viene de un hombre ilustre.

El coro: vv. 296 - 298[editar]

CORO
No es posible que haya un hombre tan inexorable que no vierta lágrimas al oír tus sollozos y tus lamentos profundos.

Odiseo: vv. 299 - 331[editar]

ODISEO
Escucha, Hécuba, y que en tu corazón no te haga la cólera [300] mirar como a enemigo al que habla cuerdamente. En verdad, dispuesto estoy a salvarte la vida que te debo, lo repito; pero no me desdeciré de las palabras pronunciadas ante todos los acayanos. Tomada Troya, hay que hacer el sacrificio de tu hija al primer hombre del ejército, ya que así lo pide. Para la mayoría de las ciudades, es una desgracia el que un hombre ilustre y lleno de valor no tenga más recompensa que la que tienen los cobardes. Pero Akileo es digno de hombres, [310] pues murió heroicamente por la tierra de la Hélade. Además, ¿no sería vergonzoso servir á un amigo que está vivo y olvidarle cuando ha muerto? Si así sucediese, ¿qué diría cada cual en caso de formarse otro ejército y de prepararse una nueva guerra? ¿Combatiríamos ó preferiríamos vivir al ver que no se honra á los muertos? Por lo que á mi respecta, poco necesito para lo que me queda de vida; pero quisiera [320] que se honrase mi tumba, porque esa es una recompensa que dura á despecho del tiempo. Ya que afirmas que sufres males deplorables, entérate de esto: entre nosotros hay ancianas no menos desgraciadas que tú,y ancianos y esposas jóvenes privadas de jóvenes es¬posos muy valientes, cuyo cuerpo cubre el polvo ideo. Soporta estos males. En cuanto a nosotros, si nos equivocamos al honrar al hombre bravo, no se nos reprochará mas que esta ignorancia; pero vosotros, bárbaros, no tratáis á vuestros amigos como amigos, no honráis a los que mueren con bravura, [330] por lo cual la Hélade prospera y vosotros sufrís destinos con arreglo a vuestros pensamientos.

El coro: vv. 332 y 333[editar]

CORO
¡Ay! ¡ay! ¡qué miserable cosa es ser esclavo! ¡Cuán amargo es aguantar á la fuerza lo que no debiera soportarse!

Hécuba: vv. 334 - 341[editar]

HÉCUBA
¡Oh hija! En verdad que se han disipado en el aire las pa¬labras que dije en vano para librarte de la muerte; pero si puedes más que tu madre, exhala todos los trinos del ruiseñor y procura salvarte de la muerte. Cae lamentablemente á los pies de Odiseo [340] y persuádele. Tienes una razón que dar, porque también él tiene hijos, y debe apiadarse de tu suerte.

Polixena: vv. 342 - 378[editar]

POLIXENA
Te veo, Odiseo, ocultando tu mano derecha bajo tu vestido y desviando el rostro, a fin de que no pueda yo tocar tu mentón. No temas. Retrocedes ante el Zeus de los suplicantes; pero yo te seguiré, ya que es preciso, y deseo morir. Si no lo qui¬siera, parecería cobarde y apegada á la vida. Mas ¿para qué iba á vivir yo, que tuve un padre rey de todos los frigios? [350] Ese fué el primer bien de mi vida. Luego me alimentaron de her¬mosas esperanzas, y fui prometida de reyes, que rivalizaban por casarse conmigo y disputaban por quién me ofrecería la morada y el lugar adonde iría yo. ¡Desgraciada! ¡era señora de las mujeres ideas, me envidiaban las vírgenes, y excepto en la inmortalidad, igualaba a las Diosas, y ahora soy esclava! En verdad que este nombre de esclava me hace desear la muerte, porque no estoy acostumbrada á él. ¡Quizá también tuviera un amo cruel [360] que me compraría por dinero á mi, la hermana de Héctor y de tantos otros hermanos, y obligándome á amasar el pan en las moradas, me forzada á barrer la morada y a manejar la lanzadera, arrastrando días tristes! ¡Un esclavo comprado al azar mancillaría mi lucho que los reyes juzgaron digno de ellos! ¡No, por cierto! Abandono la luz que ven mis ojos libres y entrego mi cuerpo al Hades. Llévame, pues, Odiseo, llévame y mátame, [370] porque ya no hay para nosotros esperanza ni confianza, y no creo ya en días mejores. Y tú, madre, no te opongas á nada con palabras ni con actos, y aconséjame morir antes que sufrir cosas vergonzosas é indignas de mí. Quien no está acostumbrado á ellas, soporta sus males; pero sufre al echar a su cuello el yugo, y sería más dichoso muerto que vivo, porque una vida ignominiosa es una gran calamidad.

El coro: vv. 379 - 381[editar]

CORO
Hermoso y glorioso es para los mortales [380] haber nacido de una raza ilustre; pero un linaje encumbrado es mayor honor todavía para los que son dignos de él.

Hécuba: vv. 382 - 388[editar]

HÉCUBA
Dignamente hablaste, hija; pero ¡cuánto dolor hay en esas nobles palabras! ¡Si tenéis que demostrar vuestro agradecimiento al hijo de Peleo y libraros de toda censura, no la matéis, Odiseo! Llevadme á mi á la pira de Aquileo, matadme a mí, no me perdonéis á mí, que he parido a Paris, cuyas flechas hirieron al hijo de Tetis y le hicieron perecer.

Odiseo y Hécuba: 389 - 401[editar]

ODISEO
El espectro de Aquileo no ha pedido a los aqueos [390] que mueras tú, ¡oh anciana!, sino ésta.
HÉCUBA
Pero al menos, matadme á mí al propio tiempo que á mi hija. Así se ofrecerá á la tierra y al muerto que la quiere una libación de sangre más abundante.
ODISEO
Basta la muerte de tu hija; ninguna otra muerte es necesaria, ¡y pluguiera á los Dioses que no tuviésemos que come¬ter esa!
HÉCUBA
Es preciso que muera yo con mi hija.
ODISEO
¡Cómo! ¿acaso hay quien me manda aquí?
HÉCUBA
¡Me adheriré a ella como ¡la hiedra a la encina!
ODISEO
No lo harás, si obedeces a quienes son más prudentes que tú.
HÉCUBA
[400] Has de saber que jamás me separaré voluntariamente de esta hija.
ODISEO
Y tampoco yo me iré sin llevármela.

Polixena: VV. 402 - 414[editar]

POLIXENA
Obedéceme, madre. Y tú, hijo de Laertes, respeta la justa cólera de una madre. ¡Oh desgraciada; no luches contra los fuertes! ¿Quieres rodar por tierra y que se lastime con violencia tu viejo cuerpo, y que te arranquen oprobiosamente de mis brazos jóvenes? Tendrías que sufrirlo, y no es digno de ti. ¡Oh madre bienamada, dáme tu dulcísima mano, [410] acerca tu mejilla a mi mejilla, pues nunca más volveré á verte, ya que veo por última vez la luz y el orbe de Helios! ¡Recoge mis últimas palabras, oh madre que me has parido, y me iré bajo la tierra!

Hécuba y Polixena: 415 - 443[editar]

HÉCUBA
¡Oh hija mía! ¡y yo seguiré siendo esclava á la luz del día!
POLIXENA
Y yo no tendré mi prometido ni celebraré las bodas que me correspondían...
HÉCUBA
¡Oh hija! digna de compasión eres; pero ¡cuán desgraciada soy yo!
POLIXENA
¡Y yaceré allá, en el Hades, separada de ti!
HÉCUBA
¡Ay de mí! ¿qué hacer? ¿dónde acabar mi vida?
POLIXENA
¡Aunque nací de un padre libre, moriré siendo esclava!
HÉCUBA
[420] ¡Y yo me veo privada de cincuenta hijos!
POLIXENA
¿Qué he de decir de parte tuya á Héctor y á tu anciano esposo?
HÉCUBA
Di que soy la más desdichada de todas las mujeres.
POLIXENA
¡Oh seno, oh pechos que me criasteis suavemente!
HÉCUBA
¡Oh hija, oh destino funesto y presuroso!
POLIXENA
Sé dichosa, ¡oh madre! ¡Y tú, Casandra!
HÉCUBA
La dicha es para otros, pero no para tu madre.
POLIXENA
¡Sé dichoso también, Polidoro, hermano mío, que resides con los tracios, aficionados a caballos!
HÉCUBA
¡Si es que vive, pues lo dudo, que tan desgraciada soy en todo!
POLIXENA
[430] Vive, y cerrará tus ojos á tu muerte,
HÉCUBA
En verdad que me ha matado el dolor antes de que esté muerta.
POLIXENA
Llévame, Odiseo, envolviéndome la cabeza en un peplo, pues antes de que me degüellen se me consume el corazón con los lamentos de mi madre y la destrozo con mis gemidos. ¡Oh luz! Todavía me es dable pronunciar tu nombre; pero ya no hay nada de común entre nosotros, á no ser el poco tiempo que me resta entre la espada y la pira de Akileo.
HÉCUBA
¡Ay! desfallezco, y los miembros se me rompen. ¡Oh hija mía, abrázame, tiéndeme tu mano, dámela! [440] ¡No me dejes sin hijos! ¡Oh amigas, estoy perdida! ¡Ojalá viera en este trance a Helena, la lacedemonia hermana de los Dióscuros, la que con sus bellos ojos ha destruido vergonzosamente la dichosa Troya!

El coro: vv. 444 - 483[editar]

CORO
Estrofa I
Viento, viento marino que llevas por el mar henchido a las naves rápidas que surcan las olas, ¿adónde me empujarás, desdichada de mí? ¿A qué morada iré para ser allí esclava? [450] ¿A qué puerto de la tierra dórida o de la Ftia, donde dicen que el Apidano, padre de las aguas más hermosas, riega las llanuras?


Antistrofa I
¿Iré, desdichada, conducida por el remo que hiende el mar, á llevar una vida lamentable en la isla donde germinaron por primera vez la palmera y el laurel [460] para tender á la bienamada Latona los ramajes sagrados, como ofrenda al parto divino? ¿Cantaré con las vírgenes Delias á la corona de oro y á las nachas de la Diosa Artemisa?


Estrofa II
¿Pintaré sobre el peplo color de azafrán, en la ciudad de Palas, los caballos de Atania uncidos al hermoso carro? ¿O bordaré [470] con tintes varios, en las bien tejidas telas de floridas tramas, la raza de los Titanes a quienes el Crónida Zeus ha envuelto en un fuego flamígero?


Antistrofa II
¡Ay, ay de mí y de mis hijos! ¡Ay de mis abuelos, yacentes en la tierra de la patria caída entre humo negro, presa de la lanza de los argivos! ¡Y heme aquí de esclava [480] en tierra extranjera, tras de dejar el Asia conquistada por Europa, y de cambiar el Hades sólo por el lecho de un amo!

Taltibio: vv. 484 y 485[editar]

TALTIBIO
Jóvenes troyanas: ¿dónde encontraré á Hécuba, la que en otro tiempo era reina de Ilios?

El coro: vv. 486 y 487[editar]

CORO
Hela aquí delante de ti, Taltibio, acostadade espaldas en la tierra y envuelta con su peplo.

Taltibio: vv. 488 - 500[editar]

TALTIBIO
¡Oh Zeus!: ¿qué decir? ¿Diré que miras por los hombres, ó que son juguete de una mentira vana [490] quienes creen en una raza de Demonios, ó que sólo la casualidad lo rige todo entre los mortales? ¿No era esta mujer reina de los frigios, que tanto oro poseían? ¿No era la mujer de Príamo, grande y dichoso? Y he aquí que ha sido derribada por la lanza su ciudad, y ella se ve de esclava ahora que es vieja, la han privado de sus hijos, está acostada en tierra y mancha de polvo su cabeza infeliz. ¡Ay, ay! También yo soy viejo, pero ¡muera antes de caer en el oprobio que humilla! Levántate, ¡oh desdichada! [500] ¡Alza tu cuerpo y yergue tu cabeza toda blanca!

Hécuba y Taltibio: vv. 501 - 510[editar]

HÉCUBA
¡Ah! ¿quién eres tú, que no dejas tenderse en tierra mi cuerpo? Quienquiera que seas, ¿por qué turbas mi dolor?
TALTIBIO
Soy yo: Taltibio, heraldo de los dánaos. ¡Oh mujer!: Agamenón me envía a ti.
HÉCUBA
¡Oh carísimo! ¿Han dispuesto los acayanos que vinieses para degollarme también sobre la tumba? ¡Qué buena noticia me traerías entonces! ¡Apresurémonos, apresurémonos! Llévame, anciano.
TALTIBIO
Mujer: vengo a ti con objeto de que sepultes a tu hija muerta. Me envían [510] los Atridas y el pueblo aqueo.

Hécuba: vv. 511 - 517[editar]

HÉCUBA
¡Ay de mí! ¿Qué estás diciendo? ¿No has venido, pues, para traerme la muerte, sino para anunciarme una desgracia? ¡Pe¬recíate, oh hija, arrebatada á tu madre, y heme ya aquí sin hijos al perderte! ¿Cómo la habéis matado, respetándola ó ultrajándola? ¿La habéis matado tratándola como á enemiga, anciano? Había, aunque no tengas que decir palabras halagüeñas.

Taltibio: vv. 518 - 582[editar]

TALTIBIO
¿Acaso quieres, mujer, que llore dos veces de piedad por tu hija, ya que se mojarán mis ojos al contar su desdicha, [520] como junto á la tumba se mojaron antes cuando moría ella? Toda la muchedumbre del ejército acayano estaba reunida ante la tumba para presenciar la muerte de tu hija, y cogiendo á Polixena de la mano, el hijo de Akileo la colocó en lo alto del túmulo, Y allí estaba yo, y le seguían unos acayanos jóvenes, escogidos é ilustres, á fin de contener con sus manos las convulsiones de la victima. Y con una copa de oro llena en la mano, el hijo de Akileo hacía libaciones á su padre muerto, y me hizo señas [530] para que impusiera silencio á todo el ejército de los acayanos. Y adelantándome en medio de ellos, les dije: «¡Guardad silen¬cio, acayanosl ¡Guarde silencio el pueblo todo! ¡Silencio! ¡callaos!» E hice que la multitud quedase inmóvil, y habló él así: «¡Oh hijo de Peleo, oh padre mío, recibe estas libaciones expiatorias, evocación de los muertos! Ven á beber la sangre negra y pura de la joven virgen que te ofrecemos el ejército y yo. ¡Sé propicio á nosotros! Permite que desatemos los cables de las popas de nuestras naves, [540] y que tras de obtener un feliz regreso de Ilios, podamos volver todos á la patria!» Habló así, y todo el ejército coreó su plegaria. Luego, asiendo la empu¬ñadura de la espada circundada de oro, la sacó de la vaina é hizo seña á los jóvenes escogidos del ejército acayano para que se apoderaran de la virgen; pero ella, que lo comprendió, habló así: «¡Oh argianos que habéis derribado mi ciudad, muero por voluntad propia! No me toque ninguno, que yo ofreceré valerosamente la garganta. ¡Por los Dioses, soltadme! [550] ¡Matadme libre, y muera yo libre, pues siendo de raza real, me daría vergüenza ser tratada de esclava entre los muertos!» Y aplaudieron los pueblos, y el rey Agamenón dijo á los jóvenes que soltaran a la virgen. Y en cuanto éstos oyeron las últimas palabras del que goza de mayor poderío, la soltaron al punto, y no bien oyó ella las palabras del jefe, tirando de su peplo, lo desgarró desde el vértice del hombro al vientre, hasta el om¬bligo, y mostró su seno y [560] sus pechos hermosísimos como los de una estatua; arrodillándose luego, pronunció estas palabras lamentabilísimas: «Heme aquí, ¡oh joven! ¡Si quieres herir este pecho, hiere! ¡Si prefieres la garganta, aquí está!» Tenía él lástima de la virgen, y vacilaba aún; pero al fin cortó con el hierro las vías del aliento, y brotaron manantiales de sangre. Por lo que á ella respecta, hasta para morir tuvo cuidado de caer honestamente, [570] ocultando lo que debe permanecer oculto á los ojos de los varones. Cuando exhaló el último aliento á causa de aquel degüello mortal, los argianos se ocuparon en distintos menesteres; y unos cubrían con hojas á la muerta, y otros amontonaban troncos de pino para hacer una pira. Y el que no llevaba nada recibía estas palabras injuriosas del que llevaba algo: «¡Oh cobarde, te quedas ahí de pie, y nada traes para la joven, ni peplos, ni atavíos! ¿No vas á ofrecer nada á la criatura [580] de alma excelente y valerosísima?» Esto es lo que tengo que decirte acerca de tu hija muerta, a ti, la más dichosa en hijos y la más desdichada de todas las mujeres.

El coro: vv. 583 y 584[editar]

CORO
Una calamidad terrible ha caído sobre los Priámidas y sobre mi ciudad. Es la fatalidad de los dioses.

Hécuba: vv. 585 - 628[editar]

HÉCUBA
¡Oh hija! Entre tantos males, no sé á cuál atender. No bien pienso en un dolor, me asalta otro, y los dolores suceden en mí á los dolores. ¿Cómo podría borrar de mi pensamiento [590] tu desventura y no gemir? Por otra parte, el valor que me anun¬cian has tenido impide sea excesiva mi pena. ¿No es extraño que una tierra mala favorecida por los Dioses produzca numerosas espigas, y que, por otra parte, una tierra buena, que carezca de ese favor que necesita, no dé más que malos frutos? En los hombres, por el contrario, el malo es malo siempre, y el bueno es siempre bueno, y la desgracia no corrompe su na¬turaleza, y no deja él de ser bueno. ¿Es la raza o la educación quien crea esa diferencia? [600] Sin embargo, lo cierto es que la educación enseña el bien, y quien conoce el bien sabe asimismo lo que es vergonzoso, porque va por el buen camino. ¡Pero acerca de qué cosas tan inútiles divaga mi espíritu! Ve, y di esto á los argivos: «Que ninguno toque a mi hija y que alejen de ella a la muchedumbre.» Porque en un ejército numerosísimo la multitud es desordenada, y la licencia de los marinos es más difícil de contener que el fuego, y para ellos, el que no hace mal es el único malo. En cuanto á ti, ¡oh anciana esclava! toma un vaso, y [610] después de sumergirlo en el agua del mar, tráelo aquí para que lave yo a mi hija con supremas abluciones, a mi hija novia sin novio y virgen sin ser virgen, y la exponga como se merece. Pero ¿de qué manera voy a arreglarme para ello? No puedo. Lo haré, sin embargo, en lo que me es posible, pidiendo algunos adornos á las cautivas que, sentadas junto a mí, habitan en esas tiendas, caso de que alguna pueda escamotear á nuestros nuevos amos cualquier cosa de sus moradas. ¡Oh hermosas moradas! [620]¡Oh casas felices en otro tiempo! ¡Oh Príamo dichoso por tus hijos y que poseías innumerables y brillantes riquezas!, ¡y yo, la madre anciana!: ¡en qué anulación hemos caído, privados de nuestro antiguo orgullo! ¿Nos gloriaremos ahora, el uno por sus ricas moradas y el otro por su fama entre los ciudadanos? Nada vale todo eso, que queda reducido á sueños vanos y jactancias. Sólo es feliz aquel a quien no ocurre nada funesto cada día.

El coro: vv. 629 - 657[editar]

CORO
Estrofa
Me acechaba la desgracia y [630] era segura mi perdición desde el día en que Alejandro cortó los abetos ideos, con el fin de navegar por el mar henchido, en pos del lecho de Helena, la más bella de las que alumbra Helios chisporroteando oro.


Antistrofa
Los trabajos y las necesidades más poderosas que los trabajos se encadenan en círculo. [640] La desdicha común, ocasionada por la demencia de uno solo, ha caído sobre la tierra del Simois, y los males han sucedido a los males. La querella, que falló el boyero en el Ida entre tres hijas de los Bienaventurados.


Epodo
Ha sido decidida por la lanza, por el exterminio y por la ruina de nuestras moradas. Pero una joven lacedemonia, de¬rramando abundantes lágrimas, [650] gime también en sus moradas á orillas del Eurotas de amena corriente, y una madre, cuyos hijos han muerto, se lleva la mano á su cabeza blanca y se desgarra las mejillas con sus uñas ensangrentadas.

Una servidora y el coro: vv. 658 - 666[editar]

SERVIDORA
Mujeres: ¿dónde está Hécuba, la desdichada, la que supera en males a todos los hombres y a todas las mujeres, [660] y a quien no disputará nadie esa corona?
CORO
¿Qué ocurre, ¡oh desgraciada de palabras siniestras!? ¿Ja¬más dormirán, por lo visto, tus malas noticias?
SERVIDORA
Un nuevo dolor traigo á Hécaba; en medio de tantos males, no es fácil á la boca de los mortales pronunciar palabras de buen augurio.
CORO
Hela aquí, que sale de las moradas, á tiempo aparece para oírte.

La servidora y Hécuba: 667 - 692[editar]

SERVIDORA
¡Oh señora desventuradísima, más todavía de lo que digo! Estas perdida, ya no existes, aunque aún veas la luz. Sin hijos, sin esposo, sin ciudad, estás perdida sin remedio.
HÉCUBA
[670] Nada nuevo dices con eso, y se lo dices á quien ya lo sabe. Pero ¿por qué me traes el cadáver de Polixena, cuya sepul¬tura debía celebrarse por los acayanos todos?
SERVIDORA
¡No sabe nada! Cree que traigo á Polixena, por quien llora; no se figura otras desgracias.
HÉCUBA
¡Ay! ¡desdichada de mí! ¿Acaso me traes la cabeza furiosa de la profética Casandra?
SERVIDORA
¡Viva está la que nombras, y no lloras por el que ha muer¬to! ¡Mira su cadáver desnudo! [680] Mira si te parece un prodigio y si tus esperanzas son fallidas.
HÉCUBA
¡Ay de mí! ¡En verdad que veo muerto á mi hijo Polidoro, á quien un hombre tracio tenía escondido en sus moradas! ¡Qué desdichada soy! Estoy perdida, ya no existo. ¡Oh hijo, oh hijo! ¡ay, ay! ¡Lanzo un grito furioso porque así me lo arran¬can estos males que me vienen de un Demonio funesto!
SERVIDORA
¿Te has enterado por fin del destino de tu hijo, ¡oh desgraciada!?
HÉCUBA
¡Es increíble lo que veo, increíble y nuevo, siempre nuevo! [690] ¡Unos males siguen sin cesar á otros males! ¡Jamás conoceré un solo día sin lágrimas y sin gemidos!

El coro: v. 693[editar]

CORO
¡Oh desgraciada, sufrimos males terribles, terribles!

Hécuba y la servidora: vv. 694 y ss.[editar]

HÉCUBA
¡Oh hijo, hijo de una madre desventurada! ¿De qué muerte has perecido, por qué destino yaces ahí y qué hombre te ha matado?
SERVIDORA
No sé. Lo he encontrado a orillas del mar.
HÉCUBA
¿Lo arrojaron las olas del mar a la apretada arena, tras que cayera bajo una lanza ensangrentada? [700]
SERVIDORA
Las olas lo habían arrojado a la orilla.

Hécuba y el coro[editar]

HÉCUBA
¡Ay de mí! ¡Ya comprendo mi sueño y la visión que alzóse ante mis ojos, el espectro de alas negras que no me ha abandonado! ¡Oh hijo: eras tú, que no veías ya la luz de Zeus! [706]
CORO
Quién lo ha matado, pues? ¿Sabrías decirlo, ¡oh adivinadora en sueños!?
HÉCUBA
Mi huésped, mi huésped el jinete tracio, [710] a quien el viejo Príamo se lo había confiado en secreto.
CORO
¡Ay! ¿Crees que le ha matado para apoderarse de su oro?
HÉCUBA
¡Cosas sin nombre qué no pueden decirse, que superan a los prodigios impíos e intolerables! ¿Dónde estará en lo sucesivo la justicia hospitalaria? ¡Oh el peor de los hombres: cómo has desgarrado sin piedad la piel y cortado con el hierro de la espada [720] los miembros de este niño!
CORO
¡Oh desdichada! ¡Cuán abrumadoramente pesa un demonio sobre ti y te carga de aflicciones entre todos los mortales! Pero veo a Agamenón, nuestro amo actual. Amigas: callémonos al punto. [725]

Agamenón y Hécuba: vv. 726 - 785[editar]

AGAMENÓN
Hécuba: ¿por qué tardas en depositar a tu hija en la tumba, después de haberme pedido Taltibio que no la tocara ninguno de los argivos? Por cierto que la hemos dejado y no la hemos tocado; [730] pero me extraña que tardes tanto. Vengo a buscarte, pues todo está dispuesto allá, y todo está bien, si es que puede haber en esto algo que esté bien. ¡Ah!, pero ¿qué troyano muerto veo en las tiendas? Los vestidos que envuelven el cuerpo me demuestran que no es un argivo.
HÉCUBA
¡Desgraciado! —y también lo digo de mi misma— ¡desgraciada Hécaba! ¿qué haré? ¿Me abrazaré á las rodillas de Aga¬menón, ó soportaré mis males en silencio?
AGAMENÓN
¿Por qué me vuelves la espalda, y te lamentas, [740] y no me dices qué ha pasado? ¿Quién es éste?
HÉCUBA
Si me rechaza de sus rodillas, mirándome como á esclava y á enemiga, sólo habré conseguido aumentar mis males.
AGAMENÓN
En verdad que no soy adivinador, y, mientras no te oiga, mal podré enterarme de tus designios.
HÉCUBA
Quizá vea yo en él un enemigo, sin que lo sea.
AGAMENÓN
Si no quieres que sepa yo nada de lo que ocurre, conforme; pues, por lo que á mí respecta, nada quiero saber.
HÉCUBA
Sin su concurso, no podré vengar á mishijos. [750]¿Por qué vacilar? Hay que atreverse, salga ó no con bien. ¡Agamenón! ¡Te suplico por estas rodillas, por tu barba, por tu diestra feliz!
AGAMENÓN
¿Qué deseas? ¿La libertad? Puedes obtenerla.
HÉCUBA
No, por cierto. ¡Con tal de vengarme de un malvado, con¬siento en ser tu esclava toda mi vida!
AGAMENÓN
¿Qué pides de mí, en fin?
HÉCUBA
Ninguna de las cosas en que piensas, ¡oh rey! [760] ¿Ves este muerto por el que derramo lágrimas?
AGAMENÓN
Lo veo; pero no comprendo qué quieres decir.
HÉCUBA
¡En otro tiempo lo he parido, lo he llevado bajo mi cintura!
AGAMENÓN
¿Acaso es uno de tus hijos, ¡oh desventurada!?
HÉCUBA
No es ninguno de los Priámidas que murieron en Ilios.
AGAMENÓN
¿Es que has tenido otros hijos, mujer?
HÉCUBA
Sí, por cierto, e inútilmente, a juzgar por éste.
AGAMENÓN
¿Dónde estaba, pues, cuando perecía la ciudad?
HÉCUBA
Lo alejó de ella su padre, temiendo que muriera.
AGAMENÓN
¿Adónde le envió, separándole de todos sus demás hijos?
HÉCUBA
[770] A esta misma tierra, donde se lo ha hallado muerto.
AGAMENÓN
¿Se lo confiaron al hombre que manda en esta tierra: a Polimestor?
HÉCUBA
A él lo enviaron, con el recurso de un oro funesto.
AGAMENÓN
¿Quién lo ha matado? ¿Qué destino ha sido el suyo?
HÉCUBA
¿Quién? Seguramente lo ha matado el huésped tracio.
AGAMENÓN
¡Oh desdichada! ¿Deseaba apoderarse del oro?
HÉCUBA
Así fué, en cuanto se enteró de la ruina de los frigios.
AGAMENÓN
¿Dónde has encontrado ese cadáver, o quién lo ha traído?
HÉCUBA
Lo ha encontrado ésta en la orilla del mar.
AGAMENÓN
¿Buscándolo o haciendo otra cosa?
HÉCUBA
[780] Iba a buscar agua para las abluciones de Polixena.
AGAMENÓN
Por lo visto, el huésped, cuando lo mató, lo arrojó fuera de la morada.
HÉCUBA
Ciertamente, lo ha tirado al mar después de destrozarlo así.
AGAMENÓN
¡Oh desventurada: has sufrido males sin cuento!
HÉCUBA
Estoy perdida, Agamenón; ningún dolor me falta.
AGAMENÓN
¡Ay, ay! ¿qué mujer fué jamás tan desdichada?

Hécuba: vv. 786 - 845[editar]

HÉCUBA
Ninguna, a no ser que nombres a la misma miseria. Pero sabe por qué caigo a tus rodillas. Si te parece que he sufrido justamente, me resignaré; [790] si no, véngame de un hombre, el más impío de los huéspedes, que, sin temer á los Subterráneos ni a los Uránicos, ha cometido la acción más odiosa, después de haberse sentado tantas veces á mi mesa y de darle yo hos¬pitalidad más á menudo que á mis otros amigos. ¡Porque, tras de recibir todo de mí y aceptar la custodia de mi hijo, le ha matado! ¡Y además de matarle, no le ha juzgado ni siquiera digno de una tumba, y le ha tirado al mar! Pero si nosotras somos esclavas y débiles, los Dioses son fuertes y fuerte es la ley que los domina á ellos mismos, [800] y por ella existen los Dio¬ses, y ella discierne en la vida lo justo y lo injusto. Si se viola esa ley que descansa en ti, si no se castiga á los matadores de sus huéspedes, que desprecian las cosas sagradas de los Dioses, es porque ya no hay justicia entre los hombres. Avergüénzate de eso, respétame, ten piedad de mí, y como el pintor que se aleja un poco para ver, contempla mis males. ¡En otro tiempo era yo reina, y ahora soy tu esclava; en otro tiempo tenía yo numerosos hijos, [810] y ahora estoy vieja, sin hijos, sin ciudad, siendo la más desdichada entre los vivos! ¡Ay, desdichada de mí! ¿Por qué te alejas de mí? ¡Ya veo que no obtendré nada! ¡Cuán desgraciada soy! ¿Por qué nos esforzamos los mortales en adquirir todas las ciencias y las deseamos, en lugar de per¬feccionarnos en la de la persuasión, que es la única reina de los hombres, á fin de poder persuadir y obtener á la vez? [820] ¿Y cómo aspirar todavía á ser feliz? ¡Por un lado, he perdido to¬dos mis numerosos hijos, y por otro lado, paso por el oprobio de ser esclava, y veo el humo que se eleva por encima de mi ciudad! Entretanto—acaso sea inútil invocar á Cipris de ante¬mano ahora; pero hablaré—, á tu lado se acuesta mi hija, la inspirada por Febo, laque los frigios llaman Casandra. ¿Cómo demostrarás ¡oh rey! que son dulces para ti estas noches? ¿Qué clase de agradecimiento tendrás para mi hija por los besos dulcísimos que te da en su lecho, [830] y qué clase de agradecimien¬to tendrás para mí á causa de ella? Porque en los vivos el ma¬yor reconocimiento nace del amor que disfrutan en la oscu¬ridad de las noches. Escucha ahora. Mira este muerto; prote¬giéndole, protegerás á quien está aliado á ti. Ya sólo me queda por decir una palabra. ¡Pluguiera á los Dioses que tuviese yo una voz que saliera de mis brazos, de mis manos, de mis pies, de mis cabellos, por arte de Dédalo ó de cualquier Dios, á fin de que todo eso pudiera adherirse á la vez á tus ro¬dillas llorando [840] y hablándote á la vez! ¡Oh señor, oh la mayor luz de los helenos! déjate persuadir, tiende una mano venga¬dora á la anciana, aunque ella nada signifique ya; pero, aun así, hazlo, porque cumple a un hombre generoso afirmar la justicia y castigar á los malos siempre y por doquiera.

El coro: vv. 846 - 849[editar]

CORO
Extraño es el modo de acaecer las cosas a los mortales, y cómo la ley de la necesidad torna en amigos a los que eran enemigos, y en enemigos a los que se querían más y mejor.

Agamenón y Hécuba: vv. 850 - 904[editar]

AGAMENÓN
Por lo que a mí respecta, Hécuba, tengo compasión de tu hijo y de tus miserias y de tus súplicas. En nombre de los dioses y de la justicia, quiero que sea castigado tu huésped impío, siempre que el ejército no me acuse de servirte meditando la muerte del rey tracio por amor á Casandra. Porque me conturba este pensamiento: el ejército estima que ese hombre es un amigo y que ese muerto es un enemigo. Si tú le quieres, [860] al ejército no le ocurre igual. Por tanto, piensa que en mi tienes á un amigo que se compadece de tus penas y está pronto á ayudarte, pero no si los acayanos me censuran.
HÉCUBA
¡Ay! Nadie es libre entre los mortales: uno es esclavo de las riquezas, otro de la fortuna; la multitud ó la letra de la ley constriñen á ese otro á obrar en contra de su pensamien¬to. Pero ya que tienes miedo y das á la multitud más impor¬tancia de la que se merece, yo te libraré de ese temor. [870] Porque has de saber que medito un designio terrible contra el hombre que ha matado á este niño; pero no tomes parte en mi acto. Si se produce algún tumulto entre los acayanos y quieren éstos socorrer al hombre tracio cuando le sea impuesto el castigo que va á sufrir en seguida, reprímelos, sin aparentar que me favoreces. En cuanto á lo demás, ten confianza; yo haré que todo salga bien.
AGAMENÓN
¡Cómo! ¿Qué vas á hacer? ¿Matarás al bárbaro empuñando una espada con tu vieja mano, ó utilizando el veneno? ¿Quién te ayudará? ¿De qué mano vas á servirte? ¿Dónde encontrarás amigos?
HÉCUBA
[880] En estas tiendas hay numerosas troyanas.
AGAMENÓN
¿Hablas de las cautivas, botín de los helenos?
HÉCUBA
Con ellas castigaré al matador.
AGAMENÓN
¿Y cómo unas mujeres van á triunfar de los varones?
HÉCUBA
El número es terrible, y con ayuda de la astucia es invencible.
AGAMENÓN
Terrible es, sin duda; pero desconfío de la raza femenina.
HÉCUBA
¿Por qué? ¿No fueron mujeres las que mataron al hijo de Egipto? ¿No fueron mujeres las que por completo despoblaron de varones á Lemnos? No pienses en eso, y sea. Da seguridades á esta mujer para pasar por entre el ejército, [890] y acercándote al huésped tracio, dile: «Hécaba, que en otro tiempo fué reina de Ilios, no menos en interés tuyo que en el propio, os llama á ti y á tus hijos, porque es preciso que también tus hijos sepan lo que quiere decirte.» Entretanto, Agamenón, suspende la sepultura de Polixena, recientemente degollada, á fin de que el hermano y la hermana, doble desvelo de su madre, reposen bajo la tierra uno junto á otro, consumidos por el mismo fuego.
AGAMENÓN
Así se hará. En verdad que, si el ejército pudiera hacerse a la mar, no podría yo concederte ese favor; [900] pero ya que un dios no nos envía vientos propicios, tenemos que quedarnos esperando á poder navegar. Tenga, pues, éxito la cosa, porque es bien para todos, para cada cual y para la ciudad, que se castigue al malo y sea dichoso el bueno.

El coro: vv. 905 - 952[editar]

CORO
Estrofa I
¡Oh patria iliense, ya no se te llamará la ciudad imposible de tomar, puesto que los helenos, al igual de una nube, te han cubierto por todas partes, devastándote con la lanza! [910] ¡Tu corona de torres ha sido derruida y has recibido la miserable mancilla de la ceniza! ¡Desventurada! ¡No volveré á ti!


Antistrofa I
¡He perecido en medio de la noche, cuando, después de la comida, el dulce sueño extiéndese sobre los ojos; cuando el esposo, dando finálos cantos, a los sacrificios y a las danzas, se había acostado en su lecho, [920] dejando la pica colgada, y sin ver a la multitud que salía de las naves para invadir á Troya Ilíada!


Estrofa II
Y yo oprimía con bandeletas los bucles de mis cabellos, y miraba el resplandor profundo de los espejos de oro, en el momento de echarme en mi lecho. Y he aquí que se produjo en la ciudad un ruido, y repercutió en Troya este grito: [930] «¡Oh hijos de los helenos! ¿cuándo regresaréis á vuestras moradas, después de derribar la ciudadela de Ilios?»


Antistrofa II
Dejando mi dulce lecho, y vestida con un sencillo peplo como una joven dórica, en vano ¡desdichada de mi! me prosterné ante la venerable Artemisa. Y cuando hubo muerto mi esposo, me vi arrastrada, mirando en lontananza el mar sala¬do y mi ciudad, [940] tras de ponerse en marcha de regreso la nave, arrancándome de la tierra de Ilios. ¡Desdichada de mí, que con mi dolor pierdo todo arresto!


Epodo ¡Maldiciendo a Helena, la hermana de los Dióscuros, y al funesto Paris, el pastor del Ida, cuyo himeneo, o quizá un azote vengador, [950] me ha desposeído de mis moradas y me hará perecer lejos de la patria! ¡Ojalá nunca retorne ella a la morada paterna!

Polimestor y Hécuba: vv. 953 - 1.022[editar]

POLIMESTOR
¡Oh Príamo, el más caro de los hombres! Y tú, carísima Hécuba, sabe que lloro al veros á ti y á tu ciudad y á tu hija que acaba de ser muerta. ¡Ay! nada es seguro: ni la gloria ni una constante prosperidad; y los Dioses confunden y trastornan todas las cosas, con objeto de que los adoremos en nuestra ignorancia. [960] Pero ¿a qué vienen lamentaciones que no aplacan los males? Por lo que á ti respecta, no me reproches mi ausencia, porque, cuando has llegado aquí, estaba yo en las fronteras de Tracia; y no bien regresé, cuando, al poner los pies fuera de mis moradas, me encontré a la esclava que me traía tus palabras. Las he escuchado, y he venido.
HÉCUBA
Vergüenza me da, Polimestor, mirarte frente á frente, sumida cual estoy en tantos males. [970] Como me has visto feliz, me da vergüenza posar en ti los ojos en el estado en que me hallo. No pienses, Polimestor, que en estohay malevolencia para ti. Además, es costumbre que las mujeres no miren á los hom¬bres cara á cara.
POLIMESTOR
En verdad que no me asombro. Pero ¿qué quieres de mí? ¿Por qué me has hecho salir de las moradas?
HÉCUBA
Quiero enterarte á ti y á tus hijos de algo que me concier¬ne. [980] Ordena á tus compañeros que se retiren de estas tiendas.
POLIMESTOR
¡Marchaos, que aquí estoy seguro solo! Porque, tú eres amiga mía, y el ejército de los acayanos me es propicio. Dime, pues, en qué puede ayudar un amigo dichoso á los amigos desdichados, que estoy pronto á hacerlo.
HÉCUBA
¡Ante todo, dime si continúa vivo mi hijo Polidoro, á quien recibiste de mis manos y de las de su padre! Luego te pregun¬taré otras cosas.
POLIMESTOR
¡Claro que sí! Y sobre ese particular eres dichosa, al menos.
HÉCUBA
[990] ¡Oh carísimo: cuán bien hablas y de qué manera tan digna de ti!
POLIMESTOR
¿Qué quieres saber por mí aún?
HÉCUBA
¿Se acuerda todavía de mí, que le he parido?
POLIMESTOR
Ciertamente, y quisiera venir hasta ti en secreto.
HÉCUBA
¿Y esta seguro el oro que poseía él cuando llegó de Troya?
POLIMESTOR
Seguro está, naturalmente, puesto que se guarda en mis moradas.
HÉCUBA
Consérvalo, pues, y no desees las cosas que se te confían.
POLIMESTOR
¡No, no! ¡Goce yo únicamente de lo que poseo, oh mujer!
HÉCUBA
¿Sabes ahora lo que quiero decirte, así como á tus hijos?
POLIMESTOR
No lo sé. Tú dirás.
HÉCUBA
[1000] ¡Ojalá te agraden mis palabras tanto como me agradas tú!
POLIMESTOR
¿Qué tenemos que saber yo y mis hijos?
HÉCUBA
Que hay antiguas reservas de oro de los Priámidas.
POLIMESTOR
¿Y es eso lo que quieres hacer saber a tu hijo?
HÉCUBA
Naturalmente, y quiero que sea sólo por mediación tuya, porque eres un hombre piadoso.
POLIMESTOR
¿Y para qué hacia falta que estuviesen presentes mis hijos?
HÉCUBA
Mejor es que lo sepan, por si tú murieras.
POLIMESTOR
Está bien y es lo más prudente.
HÉCUBA
¿Sabes dónde está el templo de Atana Ilíada?
POLIMESTOR
¿Está allí el oro? Pero ¿qué señal lo indica?
HÉCUBA
[1010] Una piedra negra que sobresale del suelo.
POLIMESTOR
¿Tienes algo más que decirme acerca del particular?
HÉCUBA
Quiero que pongas en salvo las riquezas que he traído de Troya.
POLIMESTOR
¿Dónde están? ¿Las llevas escondidas en tu peplo?
HÉCUBA
Están en esas tiendas, entre los despojos.
POLIMESTOR
¿Dónde están esas tiendas? No veo más que la estación de las naves aqueas.
HÉCUBA
Me refiero a las tiendas reservadas a las cautivas.
POLIMESTOR
Pero ¿está uno seguro en ellas? ¿No hay hombres?
HÉCUBA
Ningún aqueo hay allí; sólo las habitamos nosotras. Introdúcete en estas moradas (porque los aqueos quieren [1020] soltar las amarras de las naves y regresar de Troya a sus casas), con objeto de que, después de realizar lo que tienes que hacer, vuelvas con tus hijos al sitio en donde tienes a mi hijo.

El coro y Polimestor: vv. 1.023 - 1.043[editar]

CORO
Todavía no lo has sufrido, pero vas a sufrir tu castigo. ¡Como quien cae precipitado en un mar sin orillas, caerás en la muerte tú, que mataste! Jamás hiere en vano la expiación terrible [1030] dispuesta por la justicia y por los dioses. El camino que has emprendido te engañará y te llevará al Hades mortal, ¡oh desgraciado!, y no será una mano guerrera la que te haga perder la vida.
POLIMESTOR
¡Ay de mí! ¡Desdichado! ¡Estoy ciego, he perdido la luz de los ojos!
SEMICORO
¿Habéis oído, amigas, el lamento del tracio?
POLIMESTOR
¡Ay de mí! ¡Más aún! ¡Oh exterminio lamentable de mis hijos!
SEMICORO
¡Amigas: en las tiendas ocurren nuevas desdichas!
POLIMESTOR
¡No, no huiréis con pies veloces, [1040] porque á golpes romperé estas tiendas!
SEMICORO
¡Mirad cómo amenaza su pesada mano! ¿Queréis que nos precipitemos allá? Ha llegado el momento de ir en ayuda de Hécuba y de las troyanas.

Hécuba: vv. 1.044 - 1.046[editar]

HÉCUBA
¡Bah! ¡Rompe, derriba las puertas, no perdones nada! ¡Nunca más brillarán las pupilas de tus ojos, nunca verás vivos á los hijos que te he matado!

El coro: vv. 1.047 y 1.048[editar]

CORO
¿Has vencido al tracio, ¡oh señora!? ¿Has domeñado a tu huésped, y has hecho verdaderamente lo que dices?

Hécuba: vv. 1.049 - 1.055[editar]

HÉCUBA
Pronto lo verás delante de estas moradas, [1050] ciego y andando con pies ciegos y vacilantes; y verás los cadáveres de sus dos hijos, a quienes he matado con ayuda de las valerosas troyanas. Me ha pagado lo que me debía. ¡Mira: ya sale de las tiendas! Me voy para esquivar al tracio, que arde en cólera irresistible.

Polimestor: vv. 1.056 - 1.084[editar]

POLIMESTOR
¡Ay de mí! ¿Adónde ir, dónde pararme, adónde llegaré andando con las manos y los pies como un animal salvaje de las montañas? [1060] ¿Qué camino tomar, éste ó aquél, para apode¬rarme de esas ilíadas matadoras de hombres, que me han perdido? ¡Miserables, miserables hijas de los frigios! ¡Oh!, ¡malditas! ¿En qué agujero se acurrucan para escapar de mí? ¡Halios! ¡Cura los párpados sangrientos y ciegos de mis ojos y devuélveme la luz! ¡Ah, ah! ¡Silencio, silencio! Oigo la marcha furtiva [1070] de esas mujeres. ¿Adónde me arrojaré para saciarme de carne y de huesos, para celebrar un festín digno de bestias feroces y vengar mi ruina con su destrucción? ¡Ah! ¡desgra¬ciado! ¿dónde voy, abandonando mis hijos á esas bacantes del Hades, para que los despedacen, para que sirva de comida á los perros este degüello sangriento, o los dispersen hechos tiras por las montañas? ¿En dónde me detendré, adónde ca¬minaré, por dónde volveré? [1080] Y como nave que recoge sus velas de lino con ayuda de las cuerdas, ¿adónde me lanzaré para conservar á mis hijos en su lecho funesto?

El coro: vv. 1.085 - 1.088[editar]

CORO
¡Oh desgraciado: cuantos males intolerables sufres, y qué abrumador es el demonio que te castiga cruelmente por las cosas vergonzosas que has hecho!

Polimestor: vv. 1.089 - 1.106[editar]

POLIMESTOR
¡Ah, ah, ah! ¡oh raza tracia, [1090] poseída de Ares, armada, que lleva lanza, que tiene caballos hermosos! ¡Oh aqueos! ¡Oh Atridas! ¡Lanzo gritos terribles! ¡Oh!, ¡por los dioses!: ¡venid, acudid! ¿Me oye alguien? ¿No vendrá nadie en mi ayuda? ¡Unas mujeres, unas esclavas me han matado! He sufrido cosas horribles. ¡Ay, qué desdicha la mía! ¿A qué lado volverme? ¿Adónde ir? [1100] ¿Volaré a través del Urano, hasta la alta morada de Orión, en donde Sirio hace brotar llamas de sus ojos? ¿O me precipitaré antes ¡desdichado de mí! en el golfo negro del Hades?

El coro: vv. 1.107 y 1.108[editar]

CORO
Es perdonable renunciar a la vida cuando se es presa de males que no pueden soportarse.

Agamenón y Polimestor: vv. 1.109 - 1.131[editar]

AGAMENÓN
He oído un grito y acudo, porque Eco, la hija resonante [1110] de la roca de las montañas, ha repercutido con ruido entre el ejército. Si no supiéramos que las torres de los frigios han caído derribadas por la lanza de los helenos, ese ruido nos hu¬biera infundido un terror grande.
POLIMESTOR
¡Oh carísimo Agamenón, porque he reconocido tu voz, mira lo que sufro!
AGAMENÓN
¡Ah! ¡Oh desdichado Polimestor! ¿quién te ha perdido? ¿Quién ha ensangrentado tas párpados y te ha dejado ciego? ¿Quién ha matado á estos niños? En verdad que, quienquiera que sea, debía estar muy irritado contigo y con tus hijos.
POLIMESTOR
[1120] ¡Me ha perdido y más que perdido Hécaba, con ayuda de las mujeres cautivas!
AGAMENÓN
¿Qué estás diciendo? Y tú, ¿has hecho lo que dice? ¿Te has atrevido, Hécaba, á realizar este acto inusitado?
POLIMESTOR
¡Ay de mí! ¿Qué responderás? ¿Es que está ella muy cerca? ¡Dime dónde está para que la coja, la desgarre con mis manos y haga sangrar su piel!
AGAMENÓN
¿Qué quieres hacer?
POLIMESTOR
¡Por los Dioses, te conjuro á que me dejes poner sobre ella mi mano furiosa!
AGAMENÓN
¡Deténte! Desecha de tu corazón ese deseo bárbaro. [1130] Habla, a fin de que, tras de escucharos por turno, juzgue yo con equidad la acción que te ha valido ese castigo.

Polimestor: vv. 1.132 - 1.182[editar]

POLIMESTOR
Voy a hablar. Había un tal Polidoro, que era el más joven de los Priámidas e hijo de Hécuba, y a quien su padre Príamo, previendo la destrucción de Troya, me había confiado para que lo criase en mis moradas. Yo lo maté. Pero ¿por qué lo maté? Juzga si lo hice con prudencia y cordura. Temía yo que ese niño, enemigo tuyo, reedificase Troya y la repoblase, y que los aqueos, [1140] al saber que aún vivía uno de los Priámidas, fletasen una nueva escuadra hacia la tierra de los frigios, y viniesen luego a devastar las llanuras tracias, y que, como ahora, los vecinos de los troyanos sufriesen los males de éstos. Pero al enterarse Hécuba de la muerte de su hijo, me ha traído aquí con pretexto de contarme que había enterrados en Ilios unos cofres de oro de los Priamidas; y me ha traído con mis hijos a estas tiendas, con objeto, decía ella, de que ningún otro supiese tales cosas. [1150] Y doblando las rodillas, me he sentado en medio de un lecho, y las jóvenes troyanas estaban sentadas, unas á la derecha, otras á la izquierda, como junto á un amigo. Y alababan unas el tejido edoniano de mis vestiduras exponiéndolo a la luz de Helios, y admiraban otras mi lanza tracia, y pronto me dejaron sin peplo y sin lanza. Las que eran madres mecían en sus brazos a mis hijos, y los hacían pasar de mano en mano, alejándolos de su padre. [1160] Después (¿lo creerás?), tras de amistosas palabras, empuñando bruscamente las espadas ocultas en sus peplos, pincharon á mis hijos, y me cogieron otras de las manos y los pies, como enemigas ya. Y cuando yo levantaba la cabeza, deseando socorrer a mis hijos, me retenían por los cabellos. Y yo, ¡desdichado de mí!, agitaba las manos y la multitud de mujeres me reducía a la impotencia. Por fin, añadiendo á estos males un mal horroroso, hicieron una cosa terrible. [1170] Cogiendo sus broches, pincharon y ensangrentaron las desventuradas pupilas de mis ojos. Luego huyeron por las tiendas. Y yo, saliendo disparado como un animal feroz, perseguí a esas perras exterminadoras, y cual un cazador, tanteaba todos los rincones de la tienda, golpeando y tirando todo. ¡Ya ves lo que he sufrido por agradarte y por haber matado á tu enemigo, Agamenón! [1180] Para no decir más, expresaré en pocas palabras todo el mal que se ha dicho de las mujeres en el pasado, el presente y el porvenir: ¡ni el mar ni la tierra crían una raza peor, y bien lo sabe quienquiera que las haya conocido en cualquier tiempo!

El coro: 1.183 - 1.186[editar]

CORO
No te exaltes así; y porque tú sufras, no acuses a la raza entera de las mujeres, pues si malas son algunas de nosotras, otras son dignas de que se las envidie.

Hécuba: vv. 1.187 - 1.237[editar]

HÉCUBA
Bien estaría, Agamenón, que entre los hombres no fuese la lengua más allá de los actos, [1190] sino que las buenas acciones ocasionasen siempre las buenas palabras, y las malas acciones las malas palabras, y que el mal nunca pudiese hablar bien. En verdad que pasan por sabios los que usan hábilmente de la palabra; pero su habilidad tiene un término, y perecen mi¬serablemente, y ninguno de ellos ha evitado todavía este destino. A ti te lo digo, Agamenón; y ahora contestaré á éste. Dices que mataste á mi hijo con el fin de evitar un doble trabajo á los aqueos y a Agamenón; pero, ¡oh el peor de los hombres!, [1200] jamás hubo amistad entre los bárbaros y los helenos, y no puede darse. ¿Qué te ha movido, pues, a obrar con ese celo? ¿Lo hiciste en vista de alguna alianza ó de algún parentesco? ¿Por qué razón? ¿Temías que, pasando de nuevo el mar, viniesen á asolar las cosechas de tu tierra? ¿A quién pretendes convencer de semejante cosa? Si quieres ser veraz, confiesa que es tu avaricia, que es su oro quien ha matado á mi hijo. En fin, contesta á esto: Cuando Troya era feliz, cuando la ciudad estaba cercada de torres, [1210] cuando Príamo vivía, cuando florecía la lanza de Héctor, cuando criabas a este niño en tus moradas, ¿por qué, ya que querías ser útil a Agamenón, no has matado a mi hijo ó no Be le has traído vivo a los argivos? ¡Pero, en cuanto se ha apagado nuestra luz, en cuanto el humo de la ciudad ha pregonado la victoria de nuestros enemigos, has matado al huésped de tu hogar! Para colmo, escucha las demás pruebas de tu maldad: Si fueras amigo de los acayanos, ¿no debías traer ese oro, que no es tuyo, sino de mi hijo, [1220] y dárselo a ellos, que carecen de todo y viven lejos de la tierra de la patria desde hace tanto tiempo? Pero no lo has dejado escapar de tu mano y lo guardas aún en tus moradas. Y sin embargo, si hubieras criado a mi hijo como debías y le hubieras salvado, ¡cuán grande habría sido tu gloria! En la desgracia es cuando se revelan los verdaderos amigos. Si carecieses de riquezas, mi hijo, dichoso, ¿no habría sido un gran tesoro para ti? [1230] Pero he aquí que ahora no tienes ya ese amigo, y ese oro y tus hijos te son arrebatados, y tú mismo sufres un destino análogo. Te aseguro, pues, Agamenón, que si socorres á este hombre se hablará de ti tan mal como de él, porque te habrás inclinado en favor de un huésped que no ha sido piadoso, ni fiel a los que tenían derecho a su fidelidad, ni religioso, ni justo; y diremos que te alegras del mal. Pero no quiero ultrajar a mis amos.

El coro: vv. 1.238 y 1.239[editar]

CORO
¡Oh, oh! ¡Las buenas acciones siempre inspiran buenas palabras a los vivos!

Agamenón: vv. 1.240 - 1.251[editar]

AGAMENÓN
Ciertamente, es duro para mí juzgar y condenar; pero es preciso. Habiendo puesto mano en esto, no puedo deshacerme de ello sin oprobio. Sabe que me parece no fué por mí ni por los acayanos por quien mataste á tu huésped, sino por retener su oro en tus moradas. Hablas tan favorablemente de ti mismo á causa de los males que sufres. Tal vea entre vosotros esté per¬mitido matar al huésped; pero para nosotros los helenos es odioso eso. Si no te juzgara yo culpable, ¿cuánto no se me censuraría? [1250] No puedo hacerlo. Por eso, ya que te has atrevido á cometer el crimen, resígnate al castigo.

Polimestor: vv. 1.252 y 1.253[editar]

POLIMESTOR
¡Ay de mí! ¡Vencido por una esclava, aún he de humillarme ante quien es más débil que yo!

Agamenón: v. 1.254[editar]

AGAMENÓN
¿No es justo, después de lo que has hecho?

Polimestor y Hécuba: vv. 1255 - 1.278[editar]

POLIMESTOR
¡Ay de mí! ¡Ay de mis hijos y de mis ojos! ¡Qué desdichado soy!
HÉCUBA
¡Sufres! ¿Y crees que yo no sufro por mi hijo?
POLIMESTOR
Te complaces en insultarme, ¡oh tú, que eres capaz de todo!
HÉCUBA
¿No voy a alegrarme de haberte castigado?
POLIMESTOR
¡No! Cuando el mar te haya...
HÉCUBA
[1260] ¿Cuando me haya llevado en una nave hacia el mar helénico?
POLIMESTOR
Cuando te haya tragado al caerte de un mástil.
HÉCUBA
¿Quién me obligará a saltar al mar?
POLIMESTOR
Saltarás tú sola al mástil de la nave.
HÉCUBA
¿Con alas, o de qué otra manera?
POLIMESTOR
Te convertirás en una perra de ojos inflamados.
HÉCUBA
¿Cómo sabes que cambiaré de forma?
POLIMESTOR
Se lo ha dicho a los tracios Dionisos el profeta.
HÉCUBA
¿Y no te han predicho a ti los males que sufres?
POLIMESTOR
En ese caso, jamás me habrías engañado con tas astucias.
HÉCUBA
[1270] ¿Y habré de vivir ó de morir entonces?
POLIMESTOR
Morirás, y tu tumba se llamará...
HÉCUBA
¿Con un nombre que recuerde mi forma, o con cuál otro?
POLIMESTOR
La tumba de una perra desventurada, y servirá de señal a los marinos.
HÉCUBA
Me importa poco, puesto que me he vengado de ti.
POLIMESTOR
Y también ha de morir tu hija Casandra.
HÉCUBA
¡Escupo y te devuelvo esos males!
POLIMESTOR
La matará la esposa de éste: la fatal guardiana de su morada.
HÉCUBA
¡Ojalá nunca sea presa de semejante demencia la Tindaris!

Polimestor y Agamenón: vv. 1.279 - 1.283[editar]

POLIMESTOR
Y también levantará el hacha sobre tu cabeza, Agamenón.
AGAMENÓN
[1280] ¿Estás loco? ¿Quieres adelantar tu castigo?
POLIMESTOR
¡Mata! Pero en Argos te espera un baño de sangre.
AGAMENÓN
¡Servidores: arrastradlo lejos de aquí!
POLIMESTOR
¿Te hacen sufrir mis palabras?
AGAMENÓN
¿No le cerraréis la boca?
POLIMESTOR
¡Cerradla! Ya está dicho todo.

Agamenón: vv. 1.284 - 1.292[editar]

AGAMENÓN
¡Idos! Arrojadle cuanto antes a cualquier isla desierta, por tener tanta audacia de lengua. Tú, Hécuba, ¡oh desdichada!: vé a enterrar a tus dos muertos. Vosotras, troyanas, tenéis que volver a las tiendas de vuestros amos, porque ya noto que corren vientos favorables para nuestro regreso a nuestras moradas. [1290] ¡Ojalá naveguemos felizmente en pos de la patria, y, libres de nuestras fatigas, encontremos prósperas nuestras moradas!

El coro: vv. 1.293 - 1.295[editar]

CORO
Amigas: id a los puertos y a las tiendas para dedicaros a los trabajos de la servidumbre, porque tenemos que someternos a tan dura necesidad.