Gramática de la Lengua Castellana: 1.07

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar


Gramática de la Lengua Castellana
Parte I: Del número, propiedad, y oficio de las palabras
Capítulo VII: Del participio

de Real Academia Española


Artículo I: De su definicion y division.

EL PARTICIPIO es una parte de la oracion llamada así porque en latin participa del verbo en la formacion y significacion, y del nombre en la declinacion. Entre nosotros solo puede llamarse participio por la participacion del verbo, pero no por la declinacion del nombre.

Divídese en activo y pasivo. Activo es el que significa accion, como: causante, leyente, oyente. Pasivo es el que significa pasion, como: causado, leido, oido.

Los participios activos formados de verbos de la primera conjugacion acaban en ante, como: amante: los de la segunda y tercera en ente, como: corriente, escribiente.

Los participios pasivos formados de verbos de la primera conjugacion acaban en ado, como: amado: los de la segunda, y tercera en ido, como: obtenido, adquirido.

Así los activos como los pasivos expresan el tiempo de su accion por medio de los verbos expresos ó suplidos con que se juntan: v. g. es amante y es amado significan tiempo presente: era amante y era amado significan pretérito imperfecto, y así los demas.

Hay algunos participios pasivos irregulares en la terminacion, como son los siguientes:

abierto, cubierto, descubierto &c.
confeso,
confuso,
despierto,
dicho, contradicho &c.
escrito,
excluso,
expreso,
incluso, recluso,
haito,
harto,
hecho, contrahecho, deshecho &c.
muerto,
preso,
profeso,
puesto, compuesto, dispuesto &c.
roto,
suelto, disuelto, resuelto &c.
visto.

Entre ellos hay algunos que piden la terminacion regular quando se usan con el verbo auxîliar, y así se dice: has confundido los papeles: han despertado del sueño: se han hartado de fruta: he incluido tus cartas; pero quando se usan con otros verbos, piden comunmente estos participios la terminacion irregular, y así se dice: me veo confuso: estoy despierto, harto, haito: va la carta inclusa.

Otros participios hay de terminacion pasiva, y de significacion activa, como los siguientes:

acostumbrado. el que acostumbra.
agradecido. el que agradece.
atrevido. el que se atreve, ó tiene atrevimiento.
bien cenado. el que ha cenado bien.
bien comido. el que ha comido bien.
bien hablado. el que es comedido en hablar.
callado. el que calla ó sabe callar.
cansado. el que cansa ó es molesto en su trato y conversacion.
comedido. el que tiene comedimiento.
desesperado. el que desespera.
disimulado. el que disimula.
encogido. el que tiene encogimiento.
entendido. el que tiene entendimiento.
esforzado. el que tiene esfuerzo.
fingido. el que finge.
leido. el que ha leido mucho.
medido. el que mide sus acciones y palabras.
mirado. el que tiene miramiento.
moderado. el que tiene moderacion.
negado. el que no tiene capacidad para saber.
ocasionado. el que en su trato da ocasiones de disgusto.
ocupado. el que tiene ocupaciones.
osado. el que tiene osadia.
parado. el que es tardo ó no tiene actividad.
parecido. el que tiene semejanza á otro.
partido. el liberal, que parte con otros lo que tiene.
pausado. el que procede con pausa.
porfiado. el que porfia ó tiene costumbre de porfiar.
preciado. el que se precia de lo que hace ó dice.
precavido. el que tiene precaucion.
presumido. el que presume.
recatado. el que tiene recato, ó cautela.
sabido. el que sabe mucho.
sacudido. el que tiene desenfado, y sabe defenderse de lo que le dicen.
sentido. el que tiene propension á sentir las ofensas que le hacen por ligeras que sean.
sufrido. el que tiene sufrimiento.
temido. el que por su genio ó por su autoridad da ocasion á que le teman.
valido. el que tiene valimiento.

Todos estos participios tienen tambien significacion pasiva en otras expresiones, y se conoce facilmente por el sentido que hacen en la oracion: v. g. aunque decimos: hombre leido: muger leida: libro leido: carta leida: el sentido hace conocer que quando estos participios se refieren á hombre y muger, tienen significacion activa, y quando á libro y carta, tienen significacion pasiva. Si decimos: Fulano es un hombre cansado, usamos este participio en significacion activa, porque aquel hombre cansa á otros; pero si decimos: este hombre está cansado de trabajar, le usamos en significacion pasiva, porque el hombre de quien se habla es el que recibe ó padece el cansancio.

No de todos los verbos se pueden formar participios activos usuales: v. g. de los verbos trocar, perder, sufrir salen trocante, perdiente, sufriente, pero no los permite el uso. Ni todos los que pueden formarse de los verbos se deben considerar como verdaderos participios activos, porque son muy pocos los que conservan el régimen de sus verbos, y han pasado á ser adjetivos verbales que tambien suelen usarse como nombres sustantivos. Serian participios activos si pudiese decirse: causante la discordia: leyente los libros: oyente el sermon: porque este es el régimen de los verbos causar, leer, oir; pero careciendo de esta propiedad sus participios, vienen á quedar adjetivos verbales.

En lo antiguo hubo mas participios activos que ahora con el mismo régimen que sus verbos; y así en la Crónica general se dice: la segunda batalla (que fizo Anibal) fue pasante los montes pireneos. Y en otra parte se halla: mientras que vivió fue temiente á Dios.

Hoy son pocos los participios activos que conservan el régimen de sus verbos. Como tales se pueden reputar los que siguen: obediente, participante, semejante. Habiente y haciente en determinadas expresiones, como: poder habiente, por el que tiene poder: fé haciente, por el testimonio ó instrumento que hace fé: lugar teniente, por el que tiene el lugar de otro ó hace sus veces en ciertos empleos: obstante, perteneciente, correspondiente, tocante, en las expresiones: no obstante esto, lo perteneciente, lo correspondiente, lo tocante á tal cosa: estante y habitante, en cláusulas de instrumentos judiciales: como: N. y N. estantes y habitantes en la Villa de Madrid.

Algunos tienen el mismo régimen que el verbo en ciertas expresiones, y carecen de él en otras: v.g. habitante tiene el régimen de su verbo quando se usa para expresar donde se habita, pero no para expresar qué se habita, y así no se puede decir: habitante la casa, pero sí: habitante en la casa. Lo mismo se observa en andante y otros, que por no tener siempre el régimen de su verbo, no se pueden reputar como verdaderos partîcipios activos.

Úsanse algunas veces como sustantivos, pues no solo se calla por la figura elipsis el sustantivo que debieran tener ántes de sí, sino que admiten adjetivos despues de sí: v. g. un amante ciego: un escribiente fiel.

Los participios activos son de una sola terminacion que conviene al género masculino y femenino, y al artículo y pronombres neutros.

Llámanse participios activos y pasivos aun los que se forman de verbos neutros y recíprocos, en que no hay accion ni pasion: en lo qual se atiende mas á la terminacion y al uso, que á la propiedad; y así se dice que durmiente es participio activo, y dormido pasivo.

La misma propiedad que tienen los verbos activos de pasar á adjetivos verbales, y de usarse algunas veces como sustantivos, la tienen tambien los participios pasivos: v. g. sembrado y texido son participios quando se usan con el verbo auxîliar haber en los tiempos compuestos, como: habia sembrado mucho: hubiera texido el paño. Son adjetivos quando se dice: terreno sembrado: paño texido. Se usan como sustantivos, diciendo: hay buenos sembrados: se venden malos texidos.


Artículo II: De los oficios que tiene el participio pasivo.

El primer oficio de los participios pasivos es juntarse con el verbo auxîliar haber para formar los tiempos compuestos, como: he sido, has estado, habias amado, hubiera venido.

Quando hace este oficio no tiene plural ni terminacion femenina, pues se considera como unido al verbo haber para significar un tiempo de aquel verbo de que sale el participio; y así se dice igualmente de uno ó mas hombres, y de una ó mas mugeres, que han pretendido empleo, empleos, honra, honras: de suerte que el participio es invariable, y del mismo modo conviene al agente que al término de la accion, de qualquier género, y número que sean.

En lo antiguo tenia este participio auxîliar terminacion femenina para hacer concordancia con el término de la accion ó significacion del verbo, como se vé en estos exemplos.

Aquellas leyes que habemos fechas.
Quando todas estas cosas oviere catadas.
La penitencia que ha rescebida.

Pero en las mismas leyes de las Partidas se halla ya usado el participio en terminacion masculina aun quando la concordancia pedia que fuese femenina: v.g. E tal confesion como la que habia fecho primeramente con el lego non vale.

Fuera de esto se puede inferir verosimilmente que quando en lo antiguo se usaba el participio en terminacion femenina con el verbo haber, era porque este equivalia algunas veces al verbo activo tener, y así no se puede reputar como auxîliar.

Como quiera que esto sea, lo cierto es que hoy solo tiene una terminacion quando se usa con el verbo hacer para formar los tiempos compuestos, y esta propiedad le constituye verdadero participio pasivo auxîliar.

Esta misma propiedad tiene quando se junta con el verbo tener si este se usa como auxîliar: v. g. yo tengo escrito á fulano ó fulana que venga: tengo hablado á fulano ó fulana para tal cosa: el padre y la madre tenian consentido que su hijo vendria. Pero si el verbo tener se usa como activo, pierde el participio con que se junta la propiedad de auxîliar, y adquiere figura y valor de adjetivo verbal concertado en género y número con el sustantivo en que termina la accion del verbo tener: v. g. tengo escrito un papel: tengo escrita una carta, ó tengo escritos dos papeles, ó escritas dos cartas. El padre y la madre tenian consentida la venida de su hijo.

El segundo oficio del participio pasivo es juntarse con el verbo ser para suplir la voz pasiva de los verbos. Entónces admite terminacion femenina y número plural, con lo que adquiere tambien figura y valor de adjetivo, y así se dice: el dinero es buscado por mí: la riqueza es apetecida por tí: los empleos son deseados, y las honras son amadas por los hombres: cuyas expresiones corresponden en la voz activa á las siguientes: yo busco el dinero: tú apeteces la riqueza: los hombres desean los empleos, y aman las honras.

El tercer oficio que tiene el participio pasivo es juntarse con los sustantivos, y concertar con ellos en género y número del mismo modo que los adjetivos, y así se dice: hombre perdido: cosa acabada, rematada: caudales adquiridos: haciendas ganadas.

De estos tres diferentes oficios se podrian formar tres diferentes denominaciones para distinguir los participios pasivos, llamando á los del primer oficio participios auxîliares: á los del segundo, participios pasivos: á los del tercero, adjetivos verbales. Pero como la figura de unos suele convenir con la de otros, seria fácil equivocarlos, y de aquí habrá nacido acaso la costumbre de llamarlos á todos indistintamente participios pasivos.


Gramática de la Lengua Castellana de Real Academia Española

Introducción - Prólogo
Parte I : I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X - XI - XII
Parte II: I - II - III