Himno a Matías Ramón Mella

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
    No fue nunca la divisa del instinto de matar
    ni fue el rígido instrumento de la fuerza militar
    provocando las groseras ambiciones del poder:
    Fue tu espada la divisa del honor y del deber.


    Fiel discípulo de Duarte, comprendiste el ideal,
    y sirviendo los destinos de la causa nacional,
    disparaste tu trabuco , que rugió como León,
    despertando las conciencias y clamando redención.


   La Bandera fue tu culto, la Bandera fue tu altar,
   y dijiste: "Cuando vaya para siempre a descansar,
   que ella envuelva mi cadáver.." y moriste con honor,
   en los brazos siempre abiertos de la enseña tricolor.


  Y después cuando quisieron, de la fosa recoger,
  tus cenizas veneradas, un milagro pudo ser:
  encontraron la bandera, la bandera tricolor,
  reviviendo en sus matices la grandeza de tu amor.