Himno de Barranquilla (Colombia)

De Wikisource, la biblioteca libre.
(Redirigido desde «Himno de Barranquilla»)
Saltar a: navegación, buscar

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.


Himno de Barranquilla
Autor:
Letra: Amira de la Rosa (Concurso de 1942)
Música: Simón Urbina (Concurso de 1928)
Año: 1928-1942
Bandera de Barranquilla

[Coro]

Barranquilla, procera e inmortal

Ceñida de agua y madurada al sol

Savia joven del árbol nacional.


Del jubiloso porvenir crisol

Ilusión del Caribe blanco-azul

De Colombia tendida en el umbral

Da su voz y su músculo al progreso

Barranquilla, procera e inmortal!


Coronada de firme amanecer

te conduce en su espalda el porvenir:

las sirenas de fábrica y taller

son rumor arterial de tu vivir (existir).


Barranquilla sabe cantar

y sobre el yunque martillar.

Tajamares de Bocas de Ceniza

Cuchillada del río sobre el mar

al Caribe central colombianiza

tu robusta aptitud de navegar.


[Estrofas]


La llanura dormida junto al mar,

con esquilas y silbos de pastor,

ve en su entraña de virgen despertar

una lengua, una sangre y una flor.


Barrancas de San Nicolás

con el Magdalena detrás.


Sin caballos de guerra y sin hazaña,

sin el indio tambor interrumpir,

bajo el Cuarto Felipe, Rey de España,

Pedro Vásquez ordena tu vivir.


Prometida del mar casto y viril,

profesora de esfuerzo y dignidad,

hacen Patria tu gesto y tu perfil

y tu alegre y fragante mocedad.


Frente de América del Sur,

pensamiento de buen augur.

Luchando por Colombia libre y grande

diste gajos de sangre y de valor.


Tu bandera de luz sube y expande

el sentir del triunfal Libertador.


En el ímpetu verde y tropical

de tus patios de mango y de jazmín

es pasión el susurro nocturnal

del follaje, del tiple y del flautín.


Barranquilla, trenza de ardor,

danza la vida, alrededor.


Tus mujeres perfilan la alborada

de la rosa, el donaire y el honor,

por su gracia madura y recatada

apresura sus pulsos el amor.


Tierra madre, lujosa de matriz,

que a tus hombres enseñas tu tesón,

la honradez de la yuca y del maíz

y a llevar en la mano el corazón.


Barranquilla clara y leal,

con su ancha orilla de cristal.


Generosa renuevas cada día

cauce vivo de azul sinceridad:

frente al mar tiene puesta tu hidalguía

casa abierta y amistad.