Himno del Estado Mérida (Venezuela)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.


Himno del Estado Mérida
Autor:
Letra: DR. Antonio Febres Cordero
Música: Gil Antonio Gil
Año: 1870
[[Imagen:{{{Imágen}}}|center|200px|{{{Descripción}}}]]

CORO
Con orgullo lancemos al Viento
La canción de la tierra natal
de confín a confín que resuene
de la tierra la Patria Triunfal



I
Del preciado laurel se corona
como madre de sabios varones
y figura su timbre guerrero
Esculpido en sus patrios blasones.



II
Porque fue de las siete provincias
Que ganaron la heráldica estrella
y por eso muy alta en los fastos
Cual sus níveas montañas descuella.
(CORO)



III
Donde se alzan los montes andinos
Coronados de fúlgido hielo
Donde duermen clavadas las águilas
De los índicos mitos del suelo.



IV
De allí salen los bravos hidalgos
Con la rica y gentil armadura
A luchar del terrible pirata
Que doquiera sembrar a pavura
(CORO)



V
De allí salen los tiernos donceles
que se cubren de honor en la Hazaña
El varón que realiza prodigios
Al batir las legiones de España.



VI
Y el que lega la bala a su esposa
En señal de una dicha postrera
Al caer inspirante y sublime
Victoreando la santa bandera.
(CORO)



VII
Con sus clásicos glorias La Sierra
En sus patrios anales fulgura
Como el limpio cristal de su nieve
Centellante y grandiosa en la altura.



VIII
¿Qué alabanza al honor de sus hijos
Que alabanza más grande en la tierra
Ser cantado del héroe que guía
Con su espada de fuego la guerra.
(CORO)




IX
Recordemos que el mismo Bolívar
Con grandiosas palabras nos llama
Cuando dicta las partes del triunfo
En sus únicos versos exclama.




X
Y tú padre que exhalas suspiros
Al perder el objeto más tierno
Interrumpe tu llanto y recuerda
Que el amor a la patria es primero.
(CORO)




XI
Compatriotas juremos unidos
Odio santo a la lucha de hermanos
Tras el siglo que en libres naciones
Convirtió los dominios hispanos.



XII
Ya no más la doméstica guerra
Que desdichas muy hondas nos trajo
Y a la patria rindamos el culto
De la santa virtud del trabajo.