Historia General del Perú (1800): 08

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar


Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.



CAPÍTULO V.
Autoridades en confirmacion del nombre Perú.


Este es el principio y origen del nombre Perú, tan famoso en el mundo, y con razon famoso, pues á todo él ha llenado de oro y plata, de perlas y piedras preciosas; y por haber sido así impuesto acaso, los Indios naturales del Perú, aunque ha sesenta y dos años que se conquistó, no toman este nombre en la boca, como nombre nunca por ellos impuesto; y aunque por la comunicacion de los Españoles entienden ya lo que quiere decir, ellos no usan de él, porque en su lenguage no tuvieron nombre genérico para nombrar en junto los reynos y provincias que sus reyes naturales señorearon, como decir España, Italia ó Francia, que contiene en si muchas Provincias. Supieron nombrar cada provincia por su proprio nombre, como se verá largamente en el discurso de la historia; empero nombre proprio que significase todo el reyno junto no lo tuvieron; llamábanle Tavantin suyu, que quiere decir las quatro partes del mundo. El nombre Berú, como se ha visto, fue nombre proprio de un Indio, y es nombre de los que usaban entre los Indios Yuncas de los llanos y costa de la mar, y no en los de la sierra ni del general lenguage: que como en España hay nombres y apellidos que ellos mismos dicen de qué provincia son, así los habia entre los Indios del Perú. Que haya sido nombre impuesto por los Españoles, y que no lo tenian los Indios en su lenguage común, lo da a entender Pedro de Cieza de Leon en tres partes, en el capítulo tercero, hablando de la isla llamada Gorgona dice: aqui estuvo el Marques Don Francisco Pizarro con trece christianos Españoles compañeros suyos, que fueron los descubridores de esta tierra que llamamos Perú, &c. En el capítulo trece dice: por lo qual será necesario que desde el Quito, que es donde verdaderamente comienza lo que llamamos Perú &c; capítulo diez y ocho, dice: por las relaciones que los Indios del Cuzco nos dan, se colige que habia antiguamente gran desorden en todas las provincias de este reyno, que nosotros llamamos Perú, &c. Decirlo tantas veces por este mismo término, llamamos, es dar a entender que los Españoles se lo llaman, porque lo dice hablando con ellos, y que los Indios no tenian tal diccion en su general lenguage, de lo qual, yo como Indio Inca, doy fe de ello. Lo mismo, y mucho mas dice el P. M. Acosta en el libro primero de la historia natural de Indias, capítulo trece, donde, hablando en el mismo propósito, dice: ha sido costumbre muy ordinaria en estos descubrimientos del Nuevo Mundo, poner nombres a las tierras y puertos de la ocasion que se les ofrecia, y así se entiende haber pasado en nombrar á este reyno Pirú. Acá es opinion, que de un rio en que á los principios dieron los Españoles, llamado por los naturales Pirú, intitularon toda esta tierra Pirú: y es argnmento de esto, que los Indios naturales del Pirú ni usan ni saben tal nombre de su tierra &c. Bastará la autoridad de tal varon para confundir las novedades que despues acá se han inventado sobre este nombre, que adelante tocarémos algunas. Y porque el rio que los Españoles llaman Perú está en el mismo parage y muy cerca de la equinocial, osaria afirmar que el hecho de prender al Indio hubiese sido en él, y que tambien el rio como la tierra, hubiese participado del nombre proprio del Indio Berú: ó que el nombre Pelú, apelativo, que era comun de todos los rios, se le convirtiese en nombre proprio particular, con el qual le nombran despues acá los Españoles, dándoselo en particular á él solo, diciendo el rio Perú.

Francisco Lopez de Gomara, en su Historia general de las Indias, hablando del descubrimiento de Yucatan, capítulo cincuenta y dos, pone dos deduciones de nombres muy semejantes a la que hemos dicho del Perú, y por serlo tanto las saqué aquí como él lo dice, que es lo que se sigue. Partióse, pues, Francisco Hernandez de Cordoba, y con tiempo que no le dexó ir a otro cabo, ó con voluntad que llevaba a descubrir, fue á dar consigo en tierra no sabida ni hollada de los nuestros, do hay unas salinas en una punta que llamó de las mugeres, por haber allí torres de piedras con gradas y capillas cubiertas de madera y paja, en que por gentil órden estaban puestos muchos Idolos que parecian mugeres. Maravilláronse los Españoles de ver edificio de piedra, que hasta entónces no se habia visto, y que la gente vistiese tan rica y lucidamence: tenian camisetas, y mantas de algodon blancas y de colores: plumages, cercillos, bronchas y joyas de oro y plata; y las mugeres cubiertas pecho y cabeza. No paró allí sino fuese a otra punta que llamó de Cotoche, donde andaban unos pescadores que de miedo ó espanto se retiraron en tierra, y que respondian cotoche, cotoche, que quiere decir casa, pensando que les preguntaban por el lugar para ir allá. De aquí se le quedó este nombre al cabo de aquella tierra. Un poco mas adelante hallaron ciertos hombres que preguntados cómo se llamaba un gran pueblo allí cerca, dixeron tectetan, tectetan, que vale por no te entiendo. Pensaron los Españoles que se llamaba así, y corrompiendo el vocablo, llamaron siempre Yucatan, y nunca se le caerá tal nombradia. Hasta aquí es de Francisco Lopez de Gomara sacado á la letra; de manera que en otras muchas partes de las Indias ha acaecido lo que en el Perú, que han dado por nombres a las tierras que descubrian, los primeros vocablos que oian á los Indios quando les hablaban, y preguntaban por los nombres de las tales tierras, no entendiendo la significacion de los vocablos, sino imaginando que el Indio respondia á propósito de lo que le preguntaban, como si todos hablaran un mismo lenguage. Y este yerro hubo en otras muchas cosas de aquel Nuevo Mundo, y en particular en nuestro Imperio del Perú, como se podrá notar en muchos pasos de la historia.


← Capítulo anterior Título del capítulo Capítulo siguiente →
Capítulo IV Capítulo V Capítulo VI