La vuelta al mundo en 80 días: Capítulo XX

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar





Durante esta escena, que iba, quizá, a comprometer gravemente el porvenir de mister Fogg, éste se paseaba con Aouida por las calles de la ciudad inglesa. Desde que la joven había aceptado la oferta de conducirla a Europa, mister Fogg había tenido que pensar en todos los pormenores que requiere tan largo viaje. Que un inglés como él diese la vuelta al mundo con un saco de noche, pase; pero una mujer no podía emprender semejante travesía, en tales condiciones. De aquí resultaba la necesidad de comprar vestidos y objetos necesarios para el viaje. Mister Fogg hizo este servicio con la calma que le caracterizaba, y a todas las excusas y observaciones de la joven viuda, confundida con tanto obsequio, respondió invariablemente:

-Esto es en interés de mi viaje; está en mi programa.

Verificadas las compras, mister Fogg y la joven entraron en el hotel, y comieron en la mesa redonda, donde estaba servida suntuosamente. Después, mistress Aouida, algo cansada, se fue a su cuarto, estrechando antes la mano de su imperturbable salvador.

El honorable gentleman pasó toda la velada leyendo el "Times" y el "Ilustrated London News".

Si algo debiera haberio asombrado, era no haber visto a su criado a la hora de acostarse; pero, sabiendo que el vapor no salía de Hong Kong hasta el siguiente día, no se preocupó de ello. Picaporte no acudió, sin embargo, por la mañana, al llamamiento de la campanilla.

Nadie hubiera podido decir lo que pensó el honorable gentleman, al saber que su criado no había vuelto a la fonda. Mister Fogg no hizo más que tomar su saco, avisar a mistress Aouida y enviar a buscar un palanquín.

Eran entonces las ocho, y la marea, que debía aprovechar el "Carnatic" para su salida, estaba indicada para las nueve y media.

Cuando el palanquín llegó a la puerta de la fonda, mister Fogg y mistress Aouida subieron al confortable vehículo, y el equipaje siguió detrás en una carretilla.

Media hora más tarde, los viajeros bajaban al muelle de embarque, y allí supieron que el "Carnatic" se había marchado la vispera.

Mister Fogg, que esperaba encontrar, a la vez, el buque y a su criado, tuvo que pasar sin el uno y sin el otro; pero en su rostro, no apareció ninguna señal de inquietud, y se contentó con responder.

-Es un incidente, señora, y nada más.

En aquel momento, un personaje, que lo observaba con atención, se acercó a él. Era el inspector Fix, que lo saludó y le dijo:

-¿No sois, como yo, caballero, uno de los pasajeros del "Rangoon" llegado ayer?

-Sí, señor- respondió con frialdad mister Fogg-. Pero no tengo la honra...

-Dispensadme, pero creí encontrar aquí a vuestro criado.

-¿Sabéis dónde está, caballero?- preguntó con viveza la joven viuda.

-¡Cómo! ¿No está con vosotros? -dijo Fix, fingiéndose sorprendido.

-No- respondió Aouida-. Desde ayer no ha vuelto a verse. ¿Se habrá embarcado sin nosotros a bordo del "Camatic"?

-¿Sin vos, señora?- respondió el agente-. Pero, permitidme una pregunta, ¿pensabais, por lo visto, marchar en el vapor?

-Sí, señor.

-Yo también, señora, y me encuentro muy contrariado. ¡Habiendo terminado el "Carnatic" sus reparaciones, ha salido de Hong Kong, doce horas antes, sin avisar a nadie, y ahora será menester aguardar ocho días la próxima salida!

Al pronunciar estas palabras "ocho días", Fix sentía latir su corazón de gozo. ¡Ocho días! ¡Fogg detenido ocho días en Hong Kong! Había tiempo de recibir el mandamiento. En fin, la suerte se declaraba en favor del representante de la ley.

Júzguese del golpe que recibió cuando oyó decir a Phileas Fogg, con sosegada voz:

-Pero me parece que en el puerto de Hong Kong hay otros buques.

Y mister Fógg, ofreciendo su brazo a Aouida, se dirigió a los docks, en busca de un buque dispuesto a marchar.

Fix lo seguía, desconcertado. Phileas Fogg, durante tres horas, recorrió el puerto en todos los sentidos, decidido, si era menester, a fletar una embarcación para ir a Yokohama; pero no vio más que buques en carga o descarga, y que, por consiguiente, no podían aparejar. Fix comenzó a recobrar esperanzas.

Pero mister Fogg no se desanimaba, e iba a continuar sus investigaciones, aun cuando para ello tuviera que ir hasta Macao, cuando le salió al encuentro un marino que, descubriéndose, le dijo:

-¿Busca Vuestro Honor un barco?

-¿Lo tenéis dispuesto a marchar?- preguntó mister Fogg.

-Sí, señor; un barco piloto, el número 43, el mejor de la flotilla.

-¿Marcha bien?

-Entre ocho y nueve millas, lo menos. ¿Queréis verlo?

-Sí.

-Vuestro Honor quedará satisfecho. ¿Se trata de un paseo por mar?

-No. De un viaje.

-¡Un viaje!

-¿Os encargáis de conducirme a Yokohama?

El marino, al oír esto, se quedó con los brazos colgando y los ojos desencajados.

-¿Vuestro Honor se quiere reír? -dijo.

-¡No!- He perdido la salida del "Camatic", y tengo que estar el 14, lo más tarde, en Yokohama, para tomar el vapor de San Francisco.

-Lo siento- respondió el piloto-, pero es imposible.

-Os ofrezco cien libras por día, y una prima de doscientas libras si llego a tiempo.

-¿Formalmente? -preguntó el piloto.

-Muy formal- respondió mister Fogg.

El piloto se había retirado aparte. Miraba al mar, luchando evidentemente entre el deseo de ganar una suma enorme y el temor de aventurarse tan lejos. Fix estaba sufriendo mortales angustias.

Entretanto, mister Fogg se había vuelto hacia Aouida, diciéndole:

-¿No tendréis miedo?

- Con vos, no, míster Fogg- respondió la joven viuda.

El piloto se había adelantado de nuevo hacia el gentleman, dando vueltas al sombrero entre las manos.

-¿Y bien, piloto?- dijo mister Fogg.

-Pues bien, Vuestro Honor- respondió el piloto ; no puedo arriesgar ni a mis hombres, ni a mí, ni a vos mismo en tan larga travesía, sobre una embarcación de veinte toneladas y en esta época del año. Además, no llegaríamos a tiempo, porque hay mil seiscientas cincuenta millas de Hong Kong a Yokohama.

-Mil seiscientas tan sólo -dijo mister Fogg.

-Lo mismo da.

Fix respiró una bocanada de aire.

-Pero- añadió el piloto-, habría, quizá, medio de arreglar la cosa de otro modo.

Fix ya no respiró.

-¿Cómo? -preguntó Phileas Fogg.

-Yendo a Nagasaki, en la punta meridional del Japón, mil cien millas, o a Shangai, ochocientas millas de Hong Kong. En esta última travesía nos separariamos poco de la costa china, lo cual sería una gran ventaja, tanto más cuanto que las corrientes van hacia el Norte.

-Piloto -dijo Phileas Fogg-, en Yokohama es donde debo tomar el correo americano, y no en Shangai ni en Nagasaki.

-¿Por qué no? -repuso el piloto-. El vapor de San Francisco no sale de Yokohama, sino que hace allí escala, así como en Nagasaki, siendo Shangai su punto de partida.

-¿Estáis cierto de lo que decís?

-Cierto.

-¿Y cuándo sale el vapor de Shangai?

El 11, a las siete de la tarde. Tenemos cuatro días para llegar, esto es, noventa y seis horas; y con un promedio de ocho millas por hora, si tenemos fortuna, si el viento es del Sureste, si la mar está bonancible, podemos salvar las ochocientas millas que nos separan de Shangai.

-¿Y cuándo podéis marchar?

-Dentro de una hora. El tiempo de comprar víveres y aparejar.

-Asunto convenido... ¿Sois el patrón del buque?- Sí, señor; John Bunsby, patrón de la "Tankadera".

-¿Queréis una señal?

-Si no sirve de molestia a Vuestro Honor...

-Ahí tenéis doscientas libras a cuenta... Caballero- añadió Phileas Fogg, volviéndose hacia Fix-, si queréis aprovechar...

- Iba a pediros ese favor- respondió resueltamente Fix.

-Pues bien; dentro de media hora, estaremos a bordo.

-Pero este pobre muchacho... -dijo mistress Aouida, a quien la desaparición de Picaporte preocupaba mucho.

-Voy a hacer por él todo cuanto pueda- respondió Phileas Fogg.

Y mientras que Fix, nervioso, calenturiento, rabioso, se dirigía al barco piloto, ambos se fueron a las oficinas de la policía de Hong Kong. Allí Phileas Fogg dio las señas de Picaporte, y dejó una cantidad suficiente para que lo mandasen a Europa. La misma formalidad se cumplió en el consulado de Francia, y después de haber tocado en el hotel, donde se recogió el equipaje, volvieron los viajeros al puerto.

Daban las tres. El barco piloto número 43, con su tripulación a bordo, y sus víveres embarcados, estaba a punto de darse a la vela.

Era la "Tankadera" una bonita goleta de veinte toneladas, delgada de proa, franca de corte, muy prolongada en su línea de agua. Parecía un yate de carrera. Sus colores brillantes, sus herrajes galvanizados, su puente blanco como el marfil, indicaban que el patrón John Bunsby entendía muy bien en eso de limpieza y curiosidad. Sus dos mástiles se inclinaban algo hacia atrás. Llevaba cangreja, mesana, trinquete, foques, cuchillos y botalones, y podía aparejar bandola para tiempo en popa. Debía marchar maravillosamente, y de hecho había ganado ya muchos premios en las carreras de barcos pilotos.

La tripulación de la "Tankadera" se componía del patrón John Bunsby y de cuatro hombres. Eran marinos de esos atrevidos, que en todos tiempos se aventuran en empresas difíciles y conocen perfectamente aquellos mares. John Bunsby, hombre de 45 años, vigoroso, de tez morena, mirada viva y figura enérgica, actitud bien plantada y muy sobre sí, hubiera inspirado confianza a los más recelosos.

-Phileas Fogg y mistress Aouida pasaron a bordo, donde ya se encontraba Fix. Por la carroza de popa de la goleta se bajaba a una cámara cuadrada, cuyas paredes se arqueaban por encima de un diván circular. En medio había una mesa, alumbrada por una lámpara a prueba de vaivén. Era aquello muy pequeno, pero muy limpio.

-Siento no poderos ofrecer otra cosa mejor- dijo mister Fogg a Fix, que se inclinó sin responder.

El inspector de policía sentía cierta humillación en aprovechar así los obsequios de mister Fogg.

-¡Seguramente -decía para sí-, que es un bribón muy cortés; pero es un bribón!

A las tres y diez minutos se izaron las velas. El pabellón de Inglaterra ondulaba en el cangrejo de la goleta. Los pasajeros estaban sentados en el puente. Mister Fogg y mistress Aouida dirigieron una postrera mirada al muelle, a fin de ver si Picaporte aparecía.

Fix no dejaba de tener su miedo, porque la casualidad hubiera podido guiar hasta aquel paraje al desgraciado muchacho a quien había tratado tan indignamente, y entonces hubiera habido una explicación desventajosa para el agente.

Pero el francés no se vio, y sin duda estaba todavía bajo la influencia del embrutecimiento narcótico.

Por fin el patrón John Bunsby pasó mar afuera, y tomando el viento con cangreja, mesana y foques, se lanzó ondulando sobre las aguas.


← Capítulo anterior Título del capítulo Capítulo siguiente →

Capítulo XIX

Capítulo XX

Capítulo XXI

PD-icon.svg
Esta obra se encuentra en dominio público. Esto es aplicable en todo el mundo debido a que su autor falleció hace más de 100 años. La traducción de la obra puede no estar en dominio público.