Las aceitunas: (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Esta es la versión para imprimir de Las aceitunas.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada




none
Pág. 1 de 2
Las aceitunas Lope de Rueda


LAS ACEITUNAS.

PASO.

PERSONAS.


TORUVIO, simple , viejo. AGUEDA DE TORUÉGANO, su muger.

MENCIGÜELA, su hija. ALOJA, vecino.


Calle de un lugar.

Las aceitunas1.png
Toruvio: ¡Válame Dios , y qué tempestad ha hecho desd'el resquebrajo del monte acá , que no

parescia sino qu’el cielo se quería hundir y las nubes venir abajo! Pues decí agora qué
os terná aparejado de comer la señora de mi muger, así mala rabia la mate. ¿Oíslo?
mochacha, Mencigüela. Si , todos duermen en Zamora. Agueda de Toruégano , ¿oislo?

Mencigüela: ¡ Jesus , padre ! y habeisnos de quebrar las puertas.


Toruvio: Mira qué pico, mira qué pico, ¿ y adónde está vuestra madre , señora?


Mencigüela: Allá está en casa de la vecina, que le ha ido á ayudar á cocer unas madejillas.


Toruvio: Malas madejillas vengan por ella y por vos : andad , y llamalda.


Agueda: Ya, ya el de los misterios : ya viene de hacer una negra carguilla de leña, que

no hay quien se averigüe con él.

Toruvio: Si , carguilla de leña le paresce á la señora : juro al cielo de Dios, que éramos

yo y vuestro ahijado á cargalla, y no podíamos.

Agueda: Ya , noramala sea , marido ; ¡y qué mojado que venís!


Toruvio: Vengo hecho una sopa d'agua. Muger, por vida vuestra que me deis algo que cenar.


Agueda: ¿Yo qué diablos os tengo de dar si no tengo cosa ninguna?


Mencigüela: ¡Jesús , padre, y qué mojada que venia aquella leña!


Toruvio: Sí , despues dirá tu madre qu'es el alba.


Agueda: Corre , mochacha , adrézale un par de huevos para que cene tu padre , y hazle

luego la cama : y os aseguro, marido, que nunca se os acordó de plantar aquel renuevo
de aceitunas que rogué que plantásedes.

Toruvio: ¿Pues en qué me he detenido sino en plantalle como me rogastes?


Agueda: Calla , marido , ¿ y adónde lo plantastes ?



Toruvio: Allí junto á la higuera breval ,adonde si se os acuerda os dí un beso.


Mencigüela: Padre , bien puede entrar á cenar que ya está adrezado todo.


Agueda: Marido , ¿no sabeis qué he pensado? Que aquel renuevo de aceitunas que plantestes

hoy, que de aquí á seis ó siete años llevará cuatro ó cinco hanegas de aceitunas
y que poniendo plantas acá y planta acullá de aqui á veinte y cinco ó treinta años
terneis un olivar hecho y drecho.

Toruvio: Eso es la verdad , muger, que no puede dejar de ser lindo.


Agueda: Mira, marido, ¿ sabeis qué he pensado? Que yo cogeré el aceituna , y vos la

acarreareis con el asnillo , y Mencigüela la venderá en la plaza ; y mira , mochacha,
que te mando que no las des menos el celemín de á dos reales castellanos.

Toruvio: ¿Cómo á dos reales castellanos? ¿No veis qu'es cargo de consciencia, y nos

llevará el amotacen cad'al dia la pena? que basta pedir á catorce ó quince dineros per celemin.

Agueda: Callad , marido , qu'es el veduño de la casta de los de Córdoba.


Toruvio: Pues aunque sea de la casta de los de Córdoba, basta pedir lo que tengo dicho.


Agueda: Hora no me quebreis la cabeza; mira mochacha , que te mando que no las des menos el celemin de á

dos reales castellanos.

Toruvio: ¿Cómo á dos reales castellanos? Ven acá , mochada , ¿á cómo has de pedir?


Mencigüela: A como quisiéredes , padre.


Toruvio: A catorce o quince dineros.


Mencigüela: Asi lo haré, padre.


Agueda: ¿Cómo así lo haré, padre? Ven acá mochacha, ¿á cómo has de pedir?


Mencigüela: A como mandáredes madre.


Agueda: A dos reales castellanos.


Toruvio: ¿Cómo á dos reales castellanos? Y'os prometo que si no haceis lo que yo’s mando,

 que os tengo de dar mas de doscientos correonazos. ¿A. cómo has de pedir?

Mencigüela: A como decís vos, padre.



<<<
>>>

none
Pág. 2 de 2
Las aceitunas Lope de Rueda


Las aceitunas2.png
Toruvio: ¡ A catorce ó quince dineros!


Mencigüela: Así lo haré, padre.


Agueda: ¿Cómo así lo haré, padre? Toma, toma, hacé lo que y'os mando.


Toruvio: Dejad la mochacha.


Mencigüela: ¡Ay madre! ¡ ay padre! que me mata.


Aloja: ¿Qu'es esto, vecinos? ¿Porqué maltratais ansí la mochacha?


Agueda: ¡ Ay señor ¡ este mal hombre que me quiere dar las cosas á menos precio , y

quiere echar á perder mi casa : unas aceitunas que son como nueces.

Toruvio: Yo juro á los huesos de mi linaje, que no son ni aun como piñones.


Agueda: Sí son.


Toruvio: No son.


Aloja: Hora, señora vecina, hacéme tamaño placer que os entreis allá dentro , que yo lo averiguaré todo.


Agueda: Averigüe , ó póngase todo del quebranto.


Aloja: Señor vecino. ¿qué son de las aceitunas? Sacaldas acá fuera , que yo las compraré aunque

sean veinte hanegas.

Toruvio: Qué, no señor, que no es d'esa manera que vuesa merced se piensa, que no están las

aceitunas aquí en casa, sino en la heredad.

Aloja: Pues traeldas aquí, que y'os las compraré todas al precio que justo fuere.


Mencigüela: A dos reales quiere mi madre que se vendan el celemín.


Aloja: Cara cosa es esa.

 

Toruvio: ¿No le paresce á vuesa merced?


Mencigüela: Y mi padre á quince dineros.


Aloja: Tenga yo una muestra dellas.


Toruvio: Válame Dios , señor, vuesa merced no me quiere entender. Hoy he yo plantado

un renuevo de aceitunas, y dice mi muger que de aquí á seis ó siete años llevará cuatro ó
cinco hanegas de aceituna, y qu'ella la cogería y que yo la acarrease y la mochacha la vendiese ,
y que á fuerza de drecho había de pedir á dos reales por cada celemín; yo que no, y ella que sí,
y sobre esto ha sido la quistión.

Aloja: ¡Oh qué graciosa quistion ! Nunca tal se ha visto : las aceitunas no están plantadas,

y ha llevado la mochacha tarea sobre ellas ?

Mencigüela: ¿ Qué le paresce , señor ?


Toruvio: No llores, rapaza : la mochacha, señor, es como un oro. Hora andad, hija,

y ponedme la mesa, que y'os prometo de hacer un sayuelo de las primeras aceitunas que se vendieren.

Aloja: Hora , andad , vecino, entraos allá dentro, y tené paz con vuestra muger.


Toruvio: A Dios señor.


Aloja: Hora por cierto , que cosas vemos en esta vida, que ponen espanto. Las aceitunas

no están plantadas y ya las habemos visto reñidas.



<<<
>>>