Oseas: Capítulo 4

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar





  1. Escuchad la palabra de Yahveh, hijos de Israel, que tiene pleito Yahveh con los habitantes de esta tierra, pues no hay ya fidelidad ni amor, ni conocimiento de Dios en esta tierra;
  2. sino perjurio y mentira, asesinato y robo, adulterio y violencia, sangre que sucede a sangre.
  3. Por eso, la tierra está en duelo, y se marchita cuanto en ella habita, con las bestias del campo y las aves del cielo; y hasta los peces del mar desaparecen.
  4. ¡Pero nadie pleitee ni reprenda nadie, pues sólo contigo, sacerdote, es mi pleito!
  5. En pleno día tropezarás tú, también el profeta tropezará contigo en la noche, y yo haré perecer a tu madre.
  6. Perece mi pueblo por falta de conocimiento.Ya que tú has rechazado el conocimiento, yo te rechazaré de mi sacerdocio; ya que tú has olvidado la Ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos.
  7. Todos, cuantos son, han pecado contra mí, han cambiado su Gloria por la Ignominia.
  8. Del pecado de mi pueblo comen y hacia su culpa llevan su avidez.
  9. Mas será del sacerdote lo que sea del pueblo: yo le visitaré por su conducta y sus obras le devolveré.
  10. Comerán, pero no se saciarán, se prostituirán, pero no proliferarán, porque han abandonado a Yahveh para dedicarse
  11. a la prostitución.El vino y el mosto arrebatan el seso.
  12. Mi pueblo consulta a su madero, y su palo le adoctrina, porque un espíritu de prostitución le extravía, y se prostituyen sacudiéndose de su Dios.
  13. En las cimas de los montes sacrifican, en las colinas queman incienso, bajo la encina, el chopo o el terebinto, ¡porque es buena su sombra!Por eso, si se prostituyen vuestras hijas y vuestras nueras cometen adulterio,
  14. no visitaré yo a vuestras hijas porque se prostituyan ni a vuestras nueras porque cometan adulterio, pues que ellos también se retiran con esas prostitutas y sacrifican con las consagradas a la prostitución; ¡y el pueblo, insensato, se pierde!
  15. Si tú, Israel, te prostituyes, que no se haga culpable Judá. ¡No vayáis a Guilgal,No subáis a Bet-Aven, no juréis "por vida de Yahveh"!
  16. Ya que Israel se ha embravecido cual vaca brava, ¿los va a apacentar ahora Yahveh como a un cordero en ancho prado?
  17. Efraím se ha apegado a sus ídolos, ¡déjale!
  18. En saliendo de beber se prostituyen más y más, prefieren a su Prez la Ignominia.
  19. El viento los cerrará entre sus alas, y se avergonzarán de sus sacrificios.



La Biblia - Antiguo Testamento - Oseas

1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9 - 10 - 11 - 12 - 13 - 14