Página:Daany Beédxe.djvu/8

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido corregida


D A A N Y B E É D X E.

PRIMERA PARTE

El día había sido muy largo, el Sol declinaba lentamente. El cielo se encendía entre montañas de nubes, rojas y naranjas que se amontonaban en el horizonte, acompañando al incandescente Señor de los Dardos de Fuego en su viaje al inframundo, al lugar de los descarnados. El Valle de Etla, todo cubierto de amorosas milpas, se preparaba para recibir los misterios de la noche.

La casa de Garra de Jaguar estaba llena de amigos y parientes, en especial de mujeres laboriosas, que preparaban todo lo necesario para el gran acontecimiento. Flor Menudita, su esposa, estaba por hacer florecer el fruto de su amor, que durante nueve meses llevó en su vientre.

Tenía cinco días de haber llegado la partera, era la costumbre que ella preparara los alimentos y dirigiera a las mujeres jóvenes, que aprendían y servían con emoción. Los amigos de Garra de Jaguar por su parte, además de traer alimentos para el "gasto" de los invitados y ayudantes, traían palabras de aliento al futuro padre.

Garra de Jaguar entendía ahora, porqué su corazón fue atrapado por la energía de Flor Menudita. Al aproximarse el nacimiento de su hijo, se le juntaban todas las emociones en el pecho. Estaba cumpliendo con su destino.

La noche cubrió totalmente el fértil valle. La luz de las antorchas y los fogones alumbraban las casas del pueblo, el cual se preparaba para descansar. De pronto, el cielo iluminado por una enorme luna llena, se vio obscurecido por una invasión de negras y pesadas nubes, que presagiaban tormenta.

8