Página:Grierson Primeros Auxilios.djvu/44

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido corregida


-40-

terminación una red compacta de conductos microscópicos, que llamaremos: vasos capilares (láminas 21 y 22). Estos capilares están distribuídos en enorme cantidad por todo el cuerpo y dan á la piel un tinte rosado. Si se comprime con el dedo sobre cualquier sitio de la piel, se forma una mancha blanquecina, que desaparece lentamente, cuando se hace cesar la presión; porque durante el tiempo que dure ésta, la sangre refluye fuera de los capilares; así quitando el dedo la sangre vuelve lentamente. La coloración súbita de las mejillas, es efecto de una repleción rápida de sus capilares. Una picadura ó cortadura ligera en la piel, abre muchos de estos vasos microscópicos, y la sangre se escapa, como una esponja.

Las últimas ramificaciones de los capilares se reunen á su vez para formar ramas más voluminosas, por las cuales la sangre vuelve al corazón. Se llaman éstas: venas (láminas 20, 23 y 24). Son los cordones azules que se ven debajo de la piel, cuando dejan colgador el brazo (láminas 23 y 24) y que desaparecen completamente cuando lo levantan bien alto, porque son de paredes elásticas y poco resistentes y tienen válvulas que ayudan á llevar la sangre al corazón, y oponerse á la gravedad. Cuando se dilatan permanentemente forman las várices, principalmente en las piernas (lámina 23), y casi siempre hay una doble red que acompaña las arterias, una profunda y otra superficial.

Los auxiliares de estos vasos son los capilares linfáticos, que recogen los líquidos de diverasas partes del cuerpo y los llevan al corazón mezclada con la sangre venosa para luego ir á purificarse al pulmón (lámina 22). El peligro de las infecciones es principalmente por los vasos linfáticos, también por ellos es la dirección centrípeta en que debe efectuarse el masaje para ayudar la circulación de retorno, cuando se desea auxiliar el corazón que trabaja mucho en alguna enfermedad.

Aunque las venas y arterias casi siempre siguen el mismo camino, puede suceder que en un accidente sólo se hiera uno ú otro; así, si punzan una vena, se escapa sangre de un color rojo obs-