Página:Grierson Primeros Auxilios.djvu/49

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido corregida


-45-
Los riñones

Hay otros productos de cambio de los materiales de la combustión, a más del gas carbónico, que deben ser eliminados; que son sobre todo: el agua y la úrea. Esta última sustancia encierra los elementos nitrogenados que se encuentran fuera de uso, y es segregada por los riñones (lám. 12 y 18).

Los riñones son los filtros del cuerpo, los mejores eliminadores de las impurezas; son dos órganos oblongos de la forma de una habichuela, que se encuentran en la parte posterior de la cavidad abdominal, á cada lado de la columna vertebral, y en donde la úrea y otras sustancias, disuelta en una gran cantidad de agua, se derrama por dos largos conductos: uréteres en la vejiga (láminas 12, 13 y 19), que está alijada en la parte baja y anterior de la pelvis y comunica al exterior por la uretra (lámina 12).

La piel

La piel es un órgano que ayuda la respiración, y es no menos importante para la eliminación de las sustancias ya inútiles (lámina 26). La piel envuelve todo el cuerpo, y en su calidad de mala conductora del calórico es, ante todo, una capa protectora para la conservación de la temperatura del cuerpo, a lo cual también contribuye, en gran parte, la capa grasosa subcutánea.

En el espesor de la piel (lámina 26), se encuentra una gran cantidad de glándulas sudoríparas(aproximadamente tres millones), que segregan en las veinticuatro horas, poco más ó menos tanta agua como los riñones (cerca de un kilogramo), en parte por la transpiración y en parte por exhalación imperceptible ó perspiración (lámina 26); tiene a más gran cantidad de glándulas sebáceas