Página:Historia de la Patagonia, Tierra de Fuego, é Islas Malvinas.djvu/14

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido corregida

6

HISTORIA DE LA

pulgadas de lonjitud, y pueden pasar por los modelos mas completos y bellos en su jénero.


HISTORIA NATURAL.— Vejetales.— La proximidad de los establecimientos agrícolas de Buenos-Aires ha influido muy poderosamente sobre la parte de la Patagonia que baña el Rio Negro, para que se hallen allí haciendas donde se cultivan la mayor parte de nuestros cereales y algunos árboles frutales, indicados ya en el párrafo relativo al aspecto del pais. Mr. de Orbigay ha reunido ciento diez y siete especies de plantas, número mas que suficiente para vindicar al pais de la nota de completa esterilidad; pero por desgracia, entre esas 117 especies no hay ninguna que sea digna de fijar particularmente nuestra atencion.

Animales.— El reino animal ofrece mas interés. Citarémos el lobo rojo (canis jubatus), que hace la guerra á las gallinaceas; el enguardo, ese tigre americano, que despues de haberse hartado de sangre y de carne palpitante, oculta bajo la yerba, las hojas ó la arena, el despojo de su presa para volver á ella cuando le apremie la necesidad; dos especies muy pequeñas de gatos salvajes, el pajero y el mbaracayá, que hacen la caza, en concurrencia con el enguardo, en las llanuras que baña el Rio-Negro; la mofeta o vivera, que exhala un olor fétido insufrible cuando un enemigo cualquiera se le acerca; el oso canoso, especie de huron que socaba la tierra y que dotado de las mismas cualidades que la mofeta, arroja tambien cuando se le irrita un olor fuerte de almizcle (Bufon le llama fuina de Cayena); el zorrillo, otra clase de mofeta, parecida á las martasen las formas esveltas y graciosas, en la piel negra con dos rayas blancas desde la cabeza hasta la cola, y el zorro de Patagonia que, segun Catesby, solo difiere del de Europa por la piel de un gris plateado. Este animal, todavía mas astuto que el que nos es ya conocido, sale por la tarde de su guarida para ir á sorprender á las aves caseras en las granjas, y sucede frecuentemente que acosado por el hambre y no hallando con que satisfacerla, se arroja sobre los cueros de piel no curtida que usan los habitantes , los corta y se los lleva. Así es que á veces los animales ó los caballos encerrados en un coto hecho de estacas y travesaños, atados con tiras de cuero, se escapan durante la noche por haber sido arrebatadas estas tiras por algún descarado zorro. Los Patagones les temen mucho: cuentan de ellos una multitud de historias mas ó menos estravagantes ; llegan hasta asegurar que son bastante atrevidos para venir á cortar, mientras duermen , las correas que suspenden sus recados puestos debajo de la almohada, por cuya razón tienen siempre cuidado de ponerlos en su caja. Suponen todavía que tirando cierta noche uno de estos zorros del ramal de un caballo para apropiárselo , logró conducirle hasta su cueva.

Debemos tambien citar, entre los mamíferos que se encuentran en mayor ó menor número en la Patagonia, la semivulpeja , cuya maternal ternura es conocida de todo el mundo, sabiéndose, como se sabe, que al menor peligro que amenace á sus hijuelos, los escande en su buche. En lo alto del pais se hallan muchas especies de animales roedores , como los eténomes, que labran las llanuras como nuestros topos; las ratas en bandadas numerosas, indíjenas ó traidas por los buques europeos; el raton y el guya, de los que algunas familias , venidas del Norte, pueblan los pantanos, y hacen oir quejidos melancólicos en la hora de la noche en que la biscacha huelga ; este último es un animal especial á estas comarcas , y nunca se acerca á los trópicos. Lo mismo sucede al veloz mara, ó liebre de América. Este cuadrúpedo que se aproxima al jénero de los agoutis, es notable por su costumbre de escavar profundamente la tierra; su piel es parda-roja, oscura por por el lomo y blanca por el vientre; hácia lá cola reina una media luna negra que resalta agradable-