Página:La reforma educacional.djvu/12

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido corregida
— 8 —

amable San Paterno y el complaciente Greluchon!

 Y sobre todo eso, aumentada por la irresponsabilidad que el diploma confiere; y por el formulismo hermético, aquella audacia sin control cuyas consecuencias acaban de develar las doloroas Memorias de Veressaief (Vicente Szmidowicz).

 De tal modo, bajo la morbidez habitual macerada por el ambiente de los dormitorios aristocráticos, y la untuosa cortesía del alcobista científico, suelen erizarse á la menor resistencia las susceptibilidades del déspota casero, para quién toda contradicción es capricho mujeril y toda libertad heregía[1]. La vida se ha deslizado para él entre maridos lívidos y esposas regalonas.

 Los hechos dirán si muchos rasgos de esta silueta coinciden ó no con los propios del ministro.

 Recordaré su estreno. Apenas recibido de la cartera, los alumnos del colegio Central demandaron con un bochinche en la casa y un asalto al colegio Sur... la restauración del horario continuo. Se imponía la clausura del establecimiento, ó cuando menos un sumario. El ministro se dejó

  1. En el caso particular, esto tiene una agravante: el señor Fernández ha sido por muchos años profesor de la Escuela de Parteras.