Página:La reforma educacional.djvu/17

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido corregida
— 13 —

la segunda se obtendrá en el nuestro por el estudio del suelo, de las costumbres y de las tradiciones nacionales, con la geografía é historia pátria y con la constitución nacional, núcleo fundamental del derecho argentino.» (!)

 Esta inocente pedantería, á la que sólo faltan los «héroes que nos dieron patria y libertad», incurre más adelante en una clasificación curiosa. Según ella (parte dispositiva del plan) la Historia argentina se divide desde ahora en coloniaje, independencia, caudillaje y organización (!).

 Sin comentar el dislate en sí, su último término revela algo. Confundir «era constitucional» con «organización», importa sustituir cantidades iguales para la mente ministerial. Sería la Constitución lo que habría organizado al país. Y aquí apunta ya el vicio radical de todos estos planes, decretos, proyectos y discusiones: el intento supersticioso de curar con palabras.

 El mismo señor Fernández, en su tartamudeo adversis Musis, lo ratifica con mayor fuerza[1]:

 «Que el plan de instrucción, siendo la norma y el nervio de toda reforma educacional, es lo primero á resolver», etc.

 Esto es no entender ni el principio del problema.

  1. Considerando 4.º del decreto.