Página:Literatura policial en la Argentina. Waleis, Borges, Saer.djvu/18

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Esta página no ha sido corregida


producción: la relación con el mercado es "inmediata, la escritura se orienta hacia una demanda preexistente, el público es amplio y heterogéneo, la producción busca la uniformidad de sus productos y se organiza bajo la forma de producción en serie con el fin de incrementar la cantidad y la velocidad de la producción. La serie organiza no sólo la producción sino también el consumo: los escritores escriben "series" basadas en la continuidad de la figura del detective o en las repeticiones de los titulos (la reiteración de la palabra "mystery", por ejemplo, identificaba laserie de Ellery Queen), y las editoriales publican el policial bajo la forma de colección; al mismo tiempo aparece, con la figura del lector "adicto", la lectura en serie. Esta modalidad de producción y recepción del género ha quedado grabada en algunas de sus denominaciones, como la italiana de giallo, cuyo origen fue el color de las tapas de la colección policial de un editor de Milán, o la francesa de série noire, por la colección famosa creada en 1945 por Marcel Duhame/F‘ En contradicción con este funcionamiento del género en el que se basan las concepciones restrictas del policial, es decir, las concepciones que sólo reconocen el género en sus manifestaciones más estereotipadas, existe otra tradición del policial que se escribe bajo el régimen de las literaturas “de autor”. Todos los rasgos antes mencionados que definen la producción de una literatura de masas aparecen, en esta zona del policial, invertidos: esta literatura policial se aparta del estereotipo, porque en este espacio la norma consiste en transgredir o usar libremente los géneros, su público es más reducido y homogéneo, etc. Si puede describirse una tendencia del policial que a través de la repetición lo constituye en un género cerrado, uniforme yestereotipado, también es posible describir una tendencia opuesta que por el camino de la parodia, de la mezcla y del uso de sus formas narrativas lleva al género más allá de sus formas ortodoxas. Ciertamente, en todo género se podría indicar un centro más homogéneo, donde los textos se parecen más entre sí, y zonas periféricas por las que el género gradualmente se esparce, cambia y se disuelve. Pero estas dos tendencias del policial son algo más que la inevitable distribución de cualquier género. Lo que distingue al género policial, lo que le otorga un carácter doble y contradictorio, es el hecho de queen él se manifiesten ambas tendencias de un modo extremo: si buscamos un género excepcionalmente definido y monótono, el policial es probablemente el mejor ejemplo posible; si buscamos un género excepcionalmen- 19 literatura de masas, y exhibe, en esta zona, todas las características de este tipo de