Página:Literatura policial en la Argentina. Waleis, Borges, Saer.djvu/25

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Esta página no ha sido corregida


su nombre), sino, precisamente, aplicar bien la receta”. Para rechazar la afirmación de Todorov es inútil contradecirla mediante ejemplos que prueben lo contrario. El hallazgo de una novela policial original, por ejemplo, no refutaría a Todorov: simplemente significaría que no se trataba, en realidad, de una verdadera novela policial ("no merecería su nombre”). Su argumento puede reconstruirse asi’: Todorov parte de la comprobación de esa notable relación de fidelidad entre textos y género caracteristica del policial. Luego emplea esa propiedad del género policial como un criterio de demarcación para establecer qué textos pertenecen y no pertenecen al género: si un texto no posee esa propiedad (si un texto es original), entonces no forma parte del género policial. La debilidad del argumento no reside en su carácter circular (esta circularidad es propia de la " ógica” de los géneros) sino en la ambigüedad de uno de sus términos. Cuando hablamos de las propiedades (características, rasgos, etc.) de un género, podemos estar refiriéndonos a dos categorías diferentes. Por un lado, un conjunto de propiedades atribuibles a los miembros de la clase, y por otro, un conjunto de propiedades atribuibles a la clase como tal. Si me preguntan cómo es el género policial (cuáles son sus propiedades), puedo responder indicando la presencia de crimenes e investigaciones, pero puedo responder también con la observación de que el género policial es numeroso. Evidentemente no es válido aplicar a la clase las propiedades atribuibles a los miembros de la clase, o viceversa, no es válido afirmar, por ejemplo, que un texto policial es numeroso. En esta confusión se basa el argumento. La uniformidad de un género es una propiedad de la clase, no de sus miembros. Los defensores de una concepción restricta del policial consideran el alto grado de uniformidad que atribuyen al género como una propiedad de sus textos. Suponen que, por las mismas razones que podria excluirse del género policial un texto sin investigación, puede excluirse también un texto original. Para comprobar la mala lógica de este argumento basta con aplicarlo a un género imaginario caracterizado por un bajo grado de uniformidad: todo nuevo texto demasiado fiel debería ser excluido. El buen novelista policial no procura ser "original" (de serlo, ya no merecería "género policial" significa todos los miembros de una clase -|a dase de las narraciones policiales. Pero "género" puede significar también, y éste es quizá "el 26 7. La paiabra “género” puede ser empleada en un sentido concreto. En este caso,