Página:Recordacion Florida Tomo I.pdf/22

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Esta página no ha sido corregida


DISCURSO PRELIXINAK. XI

creyó que á su honra cumplía seguir á los que fueron sus compañeros en las otras jornadas, y alistóse en la de Cortés; esperando hallar en el tercer viaje el premio que en los an- teriores no había conseguido. A las órdenes de aquel héroe, si no el primero, uno de los más grandes capitanes que la historia memora, se embarcó nuestro soldado el lo de Fe- brero de 1 5 19 en el navio San Sebastián, que mandaba el valeroso Pedro de Alvarado, y llegó á Cozumel dos días an- tes que el del caudillo y los otros buques que le seguían.

Después de tomar allí algún descanso, siguieron su viaje el día I.* de Marzo. «Embarcamos en Cozumel, é dimos velas é con muy buen tiempo íbamos nuestra derrota, dice en su historia, cuando vimos virar y retroceder al puerto el buque de Juan de Escalante.» «Al notarlo Cortés, exclamó: — ¿Qué es aquello? ¿qué es aquello? Y un soldado que se de- cía Zaragoza (i) le respondió que se anegaba el navio de Escalante, que era á donde iba el cazabe (2).» Entonces Cortés mandó al piloto Alaminos que hiciese las señales á todos los navios para que arribasen á Cozumel, como lo hi- cieron, y llegados, descargaron y compusieron el navio que hacia agua. Uno de los cuatro días que en esto se ocupa- ron, presentóse á los españoles el náufrago medio indiani- zado Jerónimo de Aguilar, que el providente acaso había lanzado allí cinco años antes para que aprendiera la lengua de los naturales y sirviese en esta ocasión á Cortés, como sirvió eficazmente, de gran auxiliar en la realización de sus temerarias empresas.

Alistado ya el buque, recorridos los demás y embarcados


(i) Miguel de Zaragoza, padre de Juan, escribano público en México que medió en las probanzas de Bernal Díaz. Véase Adiciones y aclara- ciones, pag. 370 7 siguientes y 410-416.

(2) Cajabej Casabe, Casabi,— Torta, circular y delgada hecha de la raíz de la yuca agria, rallada y exprimido el jugo venenoso de la planta: cuécese en el Burén ú hornillo de barro, echando por un cedazo la fé- cula, que se extiende y comprime con una paleta ó tablilla ó Cuisa, hasta que cocida de un lado ac vuelve del otro; luego se saca y enfría: puede contervarse mucho tiempo si no «e moja, 7 es alimento sano.