Página:Recordacion Florida Tomo I.pdf/35

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada
XXIV Biblioteca de los Americanistas.

ya todo, se puso en movimiento el ejército; llevando Cortés consigo, además de los capitanes Sandoval, Marín, Marmolejo y otros, á los señores de México y Tezcuco, y á varios caciques y principales mexicanos con gran suma de indios tlamemes y de guerra. Reunió, además, una buena colección de instrumentos músicos, con el fin de divertir á los soldados en los trances más penosos; aumentó el convoy con muchos cerdos y las semillas europeas que pudo adquirir, para propagar las especies en los puntos del camino que juzgase á propósito, y juntó cuantos objetos de oficio y arte pudieran necesitarse en la fundación de poblaciones españolas.

 De la de Guazacoalco dirigióse la expedición á Tonala, y desde allí á Ayaguayulco y al río Mazapa, y á Iquinapa y Copilco, que era principio de la muy poblada provincia de Chontalpa; luego fueron á Nacaxuxuica y Zagután, donde les obsequiaron con bastimentos los caciques de Tabasco y unos indios de Tlapa encomendados á Bernal Díaz, y seguidamente á Tepitán é Iztapa, y al cenagoso río de Cholapa; empezando allí los consejos de nuestro soldado á servir de mucho para vencer las dificultades de la marcha, que no fueron pocas, á pesar de guiarse Cortés «por un paño de nequen en que iban señalados todos los pueblos del camino desde Guazacoalco á Hucayala.» Pero eran los montes tan espesos, que para atravesarlos y tomar rumbos tenían necesidad los expedicionarios de valerse á menudo del piloto Pedro López, quien con la brújula en la mano y acompañado de Bernal Díaz, iba en la vanguardia abriendo paso al ejército. Y con todo se extraviaban diariamente, y continuamente se encontraban privados de bastimentos y sin saber cómo buscarlos.

 A tal extremo llegó en ciertos días la carencia de éstos, que los mexicanos que iban en la expedición, excitados por el hambre, mataron á los indios de la tierra, que servían de guías, y á escondidas se los comieron; y tanto apremió la necesidad de todos en aquella ocasión, que al regresar Bernal Díaz de Ciguatepecad, á donde había ido en busca de