Proverbios: Capítulo 21

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar





  1. Corriente de agua es el corazón del rey en la mano de Yahveh, que él dirige donde quiere.
  2. Al hombre le parecen rectos todos sus caminos, pero es Yahveh quien pesa los corazones.
  3. Practicar la justicia y la equidad, es mejor ante Yahveh que el sacrificio.
  4. Ojos altivos, corazón arrogante, antorcha de malvados, es pecado.
  5. Los proyectos del diligente, todo son ganancia; para el que se precipita, todo es indigencia.
  6. Hacer tesoros con lengua engañosa, es vanidad fugitiva de quienes buscan la muerte.
  7. La violencia de los malos los domina, porque se niegan a practicar la equidad.
  8. Tortuoso es el camino del hombre criminal, pero el puro es recto en sus obras.
  9. Mejor es vivir en la esquina del terrado, que casa en común con mujer litigiosa.
  10. El alma del malvado desea el mal, su vecino no halla gracia a sus ojos.
  11. Cuando se castiga al arrogante, el simple se hace sabio; cuando se instruye al sabio, adquiere ciencia.
  12. El Justo observa la casa del malvado, y arroja a los malvados a la desgracia.
  13. Quien cierra los oídos a las súplicas del débil clamará también él y no hallará respuesta.
  14. Regalo a escondidas, aplaca la cólera, y obsequio oculto, la ira violenta.
  15. Alegría para el justo es el cumplimiento de la justicia, pero horror para los que hacen el mal.
  16. El hombre que se aparta del camino de la prudencia reposará en la asamblea de las sombras.
  17. Se arruina el hombre que ama el placer, no será rico el aficionado a banquetes.
  18. Rescate del justo es el malo, y en lugar de los rectos, el traidor.
  19. Mejor es habitar en el desierto que con mujer litigiosa y triste.
  20. Tesoro precioso y aceite en la casa del sabio, pero el hombre necio los devora.
  21. Quien va tras la justicia y el amor hallará vida, justicia y honor.
  22. El sabio escala la ciudad de los fuertes, y derriba la fortaleza en que confiaban.
  23. El que guarda su boca y su lengua, guarda su alma de la angustia.
  24. Al insolente y altivo se le llama: "arrogante"; actúa en el exceso de su insolencia.
  25. El deseo del perezoso le lleva a la muerte, porque sus manos rehúsan el trabajo.
  26. Todo el día está el malo codicioso; pero el justo da sin rehusar jamás.
  27. El sacrificio de los malos es abominable, sobre todo si se ofrece con mala intención.
  28. El testigo falso perecerá, el hombre que escucha, por siempre podrá hablar.
  29. El hombre malo se muestra atrevido, el recto afianza su camino.
  30. No hay sabiduría, ni hay prudencia ni hay consejo, delante de Yahveh.
  31. Se prepara el caballo para el día del combate, pero la victoria es de Yahveh.



La Biblia - Antiguo Testamento - Proverbios

1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9 - 10 - 11 - 12 - 13 - 14 - 15 - 16
17 - 18 - 19 - 20 - 21 - 22 - 23 - 24 - 25 - 26 - 27 - 28 - 29 - 30 - 31