Proverbios: Capítulo 27

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar





  1. No te regocijes por el día de mañana, porque no sabes lo que deparará el día de hoy.
  2. Que otro te alabe y no tu propia boca; un extraño, que no tus labios.
  3. Pesada es la piedra y pesada la arena, la ira del necio es más pesada que ellas.
  4. El furor es cruel, agua desbordada la cólera; mas ¿quién resistirá ante la envidia?
  5. Mejor es reprensión manifiesta que amor oculto.
  6. Leales son las heridas del amigo, falsos los besos del enemigo.
  7. Alma saciada pisotea la miel, al alma hambrienta, hasta lo amargo es dulce.
  8. Como yerra el pájaro lejos de su nido, así yerra el hombre lejos de su lugar.
  9. El aceite y el perfume alegran el corazón, la dulzura del amigo consuela el alma.
  10. No abandones a tu amigo ni al amigo de tu padre; no entres en la casa de tu hermano el día de tu infortunio. Mejor es vecino próximo que hermano alejado.
  11. Sé sabio, hijo mío, y alegra mi corazón; y podré responder al que me ultraja.
  12. El hombre precavido ve el mal y se esconde, los simples pasan y reciben castigo.
  13. Tómale su vestido, pues salió fiador de otro; tómale prenda por los extraños.
  14. Al que ya de mañana a su prójimo bendice en alta voz, le será contado como una maldición.
  15. Goteo incesante en día de lluvia y mujer chismosa, son iguales;
  16. el que la retiene, retiene viento y aceite encuentra su derecha.
  17. El hierro con hierro se aguza, y el hombre con su prójimo se afina.
  18. El que vigila una higuera come de su fruto, el que guarda a su señor será honrado.
  19. Como en el agua un rostro refleja otro rostro, así el corazón de un hombre refleja el de otro hombre.
  20. Seol y Perdición son insaciables; tampoco se sacian los ojos del hombre.
  21. Crisol para la plata, horno para el oro, el hombre vale según su reputación.
  22. Aunque machaques al necio en el mortero, (entre el grano, con el pilón) no se apartará de él su necedad.
  23. Conoce a fondo el estado de tu ganado, aplica tu corazón a tu rebaño;
  24. porque no es eterna la riqueza, no se transmite una corona de edad en edad.
  25. Cortada la hierba, aparecido el retoño, y apilado el heno de los montes,
  26. ten corderos para poderte vestir, machos cabríos con que pagar un campo,
  27. leche de cabras abundante para tu sustento, para alimentar a tu familia y mantener a tus criados.



La Biblia - Antiguo Testamento - Proverbios

1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9 - 10 - 11 - 12 - 13 - 14 - 15 - 16
17 - 18 - 19 - 20 - 21 - 22 - 23 - 24 - 25 - 26 - 27 - 28 - 29 - 30 - 31