San Lucas - Capítulo 10

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar




1. Después de esto, el Señor eligió a otros setenta y dos discípulos y los envió de dos en dos delante de él, a todas las ciudades y lugares adonde debía ir.

2. Les dijo: "La cosecha es abundante, pero los obreros son pocos. Rueguen, pues, al dueño de la cosecha que envíe obreros a su cosecha.

3. Vayan, pero sepan que los envío como corderos en medio de lobos.

4. No lleven monedero, ni bolsón, ni sandalias, ni se detengan a visitar a conocidos.

5. Al entrar en cualquier casa, bendíganla antes diciendo: La paz sea en esta casa.

6. Si en ella vive un hombre de paz, recibirá la paz que ustedes le traen; de lo contrario, la bendición volverá a ustedes.

7. Mientras se queden en esa casa, coman y beban lo que les ofrezcan, porque el obrero merece su salario.

8. No vayan de casa en casa. Cuando entren en una ciudad y sean bien recibidos, coman lo que les sirvan,

9. sanen a los enfermos y digan a su gente: El Reino de Dios ha venido a ustedes.

10. Pero si entran en una ciudad y no quieren recibirles, vayan a sus plazas y digan:

11. Nos sacudimos y les dejamos hasta el polvo de su ciudad que se ha pegado a nuestros pies. Con todo, sépanlo bien: el Reino de Dios ha venido a ustedes.

12. Yo les aseguro que, en el día del juicio, Sodoma será tratada con menos rigor que esa ciudad.

13. ¡Pobre de ti, Corazaín! ¡Pobre de ti, Betsaida! Porque si los milagros que se han hecho en ustedes se hubieran realizado en Tiro y Sidón, hace mucho tiempo que sus habitantes habrían hecho penitencia, poniéndose vestidos de penitencia, y se habrían sentado en la ceniza.

14. Con toda seguridad Tiro y Sidón serán tratadas con menos rigor que ustedes en el día del juicio.

15. Y tú, Cafarnaún, ¿crees que te elevarás hasta el cielo? No, serás precipitada hasta el lugar de los muertos.

16. Quien les escucha a ustedes, me escucha a mí; quien les rechaza a ustedes, me rechaza a mí; y el que me rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado."

17. Los setenta y dos discípulos volvieron muy contentos, diciendo: "Señor, hasta los demonios nos obedecen al invocar tu nombre."

18. Jesús les dijo: "Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo.

19. Miren que les he dado autoridad para pisotear serpientes y escorpiones y poder sobre toda fuerza enemiga: no habrá arma que les haga daño a ustedes.

20. Sin embargo, alégrense no porque los demonios se someten a ustedes, sino más bien prque sus nombres están escritos en los cielos."

21. En ese momento Jesús se llenó del gozo del Espíritu Santo y dijo: "Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a los sabios y entendidos y se las has dado a conocer a los pequeñitos. Sí, Padre, pues tal ha sido tu voluntad.

22. Mi Padre ha puesto todas las cosas en mis manos; nadie sabe quién es el Hijo, sino el Padre; nadie sabe quién es el Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo quiera dárselo a conocer."

23. Después, volviéndose hacia sus discípulos, Jesús les dijo a ellos solos: "¡Felices los ojos que ven lo que ustedes ven!

24. Porque yo les digo, que muchos profetas y reyes quisieron ver lo que ustedes ven, y no lo vieron, y oír lo que ustedes oyen, y no lo oyeron."

25. Un maestro de la Ley, que quería ponerlo a prueba, se levantó y le dijo: "Maestro, ¿qué debo hacer para conseguir la vida eterna?"

26. Jesús le dijo: "¿Qué está escrito en la Escritura? ¿Qué lees en ella?"

27. El hombre contestó: "Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente; y amarás a tu prójimo como a ti mismo."

28. Jesús le dijo: "¡Excelente respuesta! Haz eso y vivirás."

29. El otro, que quería justificar su pregunta, replicó: "¿Y quién es mi prójimo?"

30. Jesús empezó a decir: "Bajaba un hombre por el camino de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de unos bandidos, que lo despojaron hasta de sus ropas, lo golpearon y se marcharon dejándolo medio muerto.

31. Por casualidad bajaba por ese camino un sacerdote; lo vió, tomó el otro lado y siguió.

32. Lo mismo hizo un levita que llegó a ese lugar: lo vio, tomó el otro lado y pasó de largo.

33. Un samaritano también pasó por aquel camino y lo vio; pero éste se compadeció de él.

34. Se acercó, curó sus heridas con aceite y vino y se las vendó; después lo montó sobre el animal que él traía, lo condujo a una posada y se encargó de cuidarlo.

35. Al día siguiente sacó dos monedas y se las dio al posadero diciéndole: "Cuídalo, y si gastas más, yo te lo pagaré a mi vuelta."

36. Jesús entonces le preguntó: "Según tu parecer, ¿cuál de estos tres fue el prójimo del hombre que cayó en manos de los salteadores?"

37. El maestro de la Ley contestó: "El que se mostró compasivo con él." Y Jesús le dijo: "Vete y haz tú lo mismo."

38. Siguiendo su camino, entraron en un pueblo, y una mujer, llamada Marta, lo recibió en su casa.

39. Tenía una hermana llamada María, que se sentó a los pies del Señor y se quedó escuchando su palabra.

40. Mientras tanto Marta estaba absorbida por los muchos quehaceres de la casa. A cierto punto Marta se acercó a Jesús y le dijo: "Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sola para atender? Dile que me ayude."

41. Pero el Señor le respondió: "Marta, Marta, tú andas preocupada y te pierdes en mil cosas:

42. una sola es necesaria. María ha elegido la mejor parte, que no le será quitada."



La Biblia - Nuevo Testamento - Evangelio según San Lucas

I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X - XI - XII - XIII - XIV

XV - XVI - XVII - XVIII - XIX - XX - XXI - XXII - XXIII - XIV -