San Marcos - Capítulo 14

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar




1. Faltaban dos días para la Pascua y los Azimos. Los sumos sacerdotes y los escribas buscaban cómo prenderle con engaño y matarle.


2. Pues decían: Durante la fiesta no, no sea que haya alboroto del pueblo.


3. Estando él en Betania, en casa de Simón el leproso, recostado a la mesa, vino una mujer que traía un frasco de alabastro con perfume puro de nardo, de mucho precio; quebró el frasco y lo derramó sobre su cabeza.


4. Había algunos que se decían entre sí indignados: ¿Para qué este despilfarro de perfume?


5. Se podía haber vendido este perfume por más de trescientos denarios y habérselo dado a los pobres. Y refunfuñaban contra ella.


6. Mas Jesús dijo: Dejadla. ¿Por qué la molestáis? Ha hecho una obra buena en mí.


7. Porque pobres tendréis siempre con vosotros y podréis hacerles bien cuando queráis; pero a mí no me tendréis siempre.


8. Ha hecho lo que ha podido. Se ha anticipado a embalsamar mi cuerpo para la sepultura.


9. Yo os aseguro: dondequiera que se proclame la Buena Nueva, en el mundo entero, se hablará también de lo que ésta ha hecho para memoria suya.


10. Entonces, Judas Iscariote, uno de los Doce, se fue donde los sumos sacerdotes para entregárselo.


11. Al oírlo ellos, se alegraron y prometieron darle dinero. Y él andaba buscando cómo le entregaría en momento oportuno.


12. El primer día de los Azimos, cuando se sacrificaba el cordero pascual, le dicen sus discípulos: ¿Dónde quieres que vayamos a hacer los preparativos para que comas el cordero de Pascua?


13. Entonces, envía a dos de sus discípulos y les dice: Id a la ciudad; os saldrá al encuentro un hombre llevando un cántaro de agua; seguidle


14. y allí donde entre, decid al dueño de la casa: "El Maestro dice: ¿Dónde está mi sala, donde pueda comer la Pascua con mis discípulos?"


15. El os enseñará en el piso superior una sala grande, ya dispuesta y preparada; haced allí los preparativos para nosotros.


16. Los discípulos salieron, llegaron a la ciudad, lo encontraron tal como les había dicho, y prepararon la Pascua.


17. Y al atardecer, llega él con los Doce.


18. Y mientras comían recostados, Jesús dijo: Yo os aseguro que uno de vosotros me entregará, el que come conmigo.


19. Ellos empezaron a entristecerse y a decirle uno tras otro: ¿Acaso soy yo?


20. El les dijo: Uno de los Doce que moja conmigo en el mismo plato.


21. Porque el Hijo del hombre se va, como está escrito de él, pero ¡ay de aquel por quien el Hijo del hombre es entregado! ¡Más le valdría a ese hombre no haber nacido!


22. Y mientras estaban comiendo, tomó pan, lo bendijo, lo partió y se lo dio y dijo: Tomad, este es mi cuerpo.


23. Tomó luego una copa y, dadas las gracias, se la dio, y bebieron todos de ella.


24. Y les dijo: Esta es mi sangre de la Alianza, que es derramada por muchos.


25. Yo os aseguro que ya no beberé del producto de la vid hasta el día en que lo beba nuevo en el Reino de Dios.


26. Y cantados los himnos, salieron hacia el monte de los Olivos.


27. Jesús les dice: Todos os vais a escandalizar, ya que está escrito: Heriré al pastor y se dispersarán las ovejas.


28. Pero después de mi resurrección, iré delante de vosotros a Galilea.


29. Pedro le dijo: Aunque todos se escandalicen, yo no.


30. Jesús le dice: Yo te aseguro: hoy, esta misma noche, antes que el gallo cante dos veces, tú me habrás negado tres.


31. Pero él insistía: Aunque tenga que morir contigo, yo no te negaré. Lo mismo decían también todos.


32. Van a una propiedad, cuyo nombre es Getsemaní, y dice a sus discípulos: Sentaos aquí, mientras yo hago oración.


33. Toma consigo a Pedro, Santiago y Juan, y comenzó a sentir pavor y angustia.


34. Y les dice: Mi alma está triste hasta el punto de morir; quedaos aquí y velad.


35. Y adelantándose un poco, caía en tierra y suplicaba que a ser posible pasara de él aquella hora.


36. Y decía: ¡Abbá, Padre!; todo es posible para ti; aparta de mí esta copa; pero no sea lo que yo quiero, sino lo que quieras tú.


37. Viene entonces y los encuentra dormidos; y dice a Pedro: Simón, ¿duermes?, ¿ni una hora has podido velar?


38. Velad y orad, para que no caigáis en tentación; que el espíritu está pronto, pero la carne es débil.


39. Y alejándose de nuevo, oró diciendo las mismas palabras.


40. Volvió otra vez y los encontró dormidos, pues sus ojos estaban cargados; ellos no sabían qué contestarle.


41. Viene por tercera vez y les dice: Ahora ya podéis dormir y descansar. Basta ya. Llegó la hora. Mirad que el Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los pecadores.


42. ¡Levantaos! ¡vámonos! Mirad, el que me va a entregar está cerca.


43. Todavía estaba hablando, cuando de pronto se presenta Judas, uno de los Doce, acompañado de un grupo con espadas y palos, de parte de los sumos sacerdotes, de los escribas y de los ancianos.


44. El que le iba a entregar les había dado esta contraseña: Aquel a quien yo dé un beso, ése es, prendedle y llevadle con cautela.


45. Nada más llegar, se acerca a él y le dice: Rabbí, y le dio un beso.


46. Ellos le echaron mano y le prendieron.


47. Uno de los presentes, sacando la espada, hirió al siervo del Sumo Sacerdote, y le llevó la oreja.


48. Y tomando la palabra Jesús, les dijo: ¿Como contra un salteador habéis salido a prenderme con espadas y palos?


49. Todos los días estaba junto a vosotros enseñando en el Templo, y no me detuvisteis. Pero es para que se cumplan las Escrituras.


50. Y abandonándole huyeron todos.


51. Un joven le seguía cubierto sólo de un lienzo; y le detienen.


52. Pero él, dejando el lienzo, se escapó desnudo.


53. Llevaron a Jesús ante el Sumo Sacerdote, y se reúnen todos los sumos sacerdotes, los ancianos y los escribas.


54. También Pedro le siguió de lejos, hasta dentro del palacio del Sumo Sacerdote, y estaba sentado con los criados, calentándose al fuego.


55. Los sumos sacerdotes y el Sanedrín entero andaban buscando contra Jesús un testimonio para darle muerte; pero no lo encontraban.


56. Pues muchos daban falso testimonio contra él, pero los testimonios no coincidían.


57. Algunos, levantándose, dieron contra él este falso testimonio:


58. Nosotros le oímos decir: Yo destruiré este Santuario hecho por hombres y en tres días edificaré otro no hecho por hombres.


59. Y tampoco en este caso coincidía su testimonio.


60. Entonces, se levantó el Sumo Sacerdote y poniéndose en medio, preguntó a Jesús: ¿No respondes nada? ¿Qué es lo que éstos atestiguan contra ti?


61. Pero él seguía callado y no respondía nada. El Sumo Sacerdote le preguntó de nuevo: ¿Eres tú el Cristo, el Hijo del Bendito?


62. Y dijo Jesús: Sí, yo soy, y veréis al Hijo del hombre sentado a la diestra del Poder y venir entre las nubes del cielo.


62. El Sumo Sacerdote se rasga las túnicas y dice: ¿Qué necesidad tenemos ya de testigos?


64. Habéis oído la blasfemia. ¿Qué os parece? Todos juzgaron que era reo de muerte.


65. Algunos se pusieron a escupirle, le cubrían la cara y le daban bofetadas, mientras le decían: Adivina, y los criados le recibieron a golpes.


66. Estando Pedro abajo en el patio, llega una de las criadas del Sumo Sacerdote


67. y al ver a Pedro calentándose, le mira atentamente y le dice: También tú estabas con Jesús de Nazaret.


68. Pero él lo negó: Ni sé ni entiendo qué dices, y salió afuera, al portal, y cantó un gallo.


69. Le vio la criada y otra vez se puso a decir a los que estaban allí: Este es uno de ellos.


70. Pero él lo negaba de nuevo. Poco después, los que estaban allí volvieron a decir a Pedro: Ciertamente eres de ellos pues además eres galileo.


71. Pero él, se puso a echar imprecaciones y a jurar: ¡Yo no conozco a ese hombre de quien habláis!


72. Inmediatamente cantó un gallo por segunda vez. Y Pedro recordó lo que le había dicho Jesús: Antes que el gallo cante dos veces, me habrás negado tres. Y rompió a llorar.



La Biblia - Nuevo Testamento - Evangelio según San Marcos

I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X - XI - XII - XIII - XIV - XV - XVI