San Mateo - Capítulo 17

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar




17.1 Seis días después, toma Jesús consigo a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan, y los lleva aparte, a un monte alto.


17.2. Y se transfiguró delante de ellos: su rostro se puso brillante como el sol y sus vestidos se volvieron blancos como la luz.


17.3. En esto, se les aparecieron Moisés y Elías que conversaban con él.


17.4. Tomando Pedro la palabra, dijo a Jesús: Señor, bueno es estarnos aquí. Si quieres, haré aquí tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.


17.5. Todavía estaba hablando, cuando una nube luminosa los cubrió con su sombra y de la nube salía una voz que decía: Este es mi Hijo amado, en quien me complazco; escuchadle.


17.6. Al oír esto los discípulos cayeron rostro en tierra llenos de miedo.


17.7. Mas Jesús, acercándose a ellos, los tocó y dijo: Levantaos, no tengáis miedo.


17.8. Ellos alzaron sus ojos y ya no vieron a nadie más que a Jesús solo.


17.9. Y cuando bajaban del monte, Jesús les ordenó: No contéis a nadie la visión hasta que el Hijo del hombre haya resucitado de entre los muertos.


17.10. Sus discípulos le preguntaron: ¿Por qué, pues, dicen los escribas que Elías debe venir primero?


17.11. Respondió él: Ciertamente, Elías ha de venir a restaurarlo todo.


17.12. Os digo, sin embargo: Elías vino ya, pero no le reconocieron sino que hicieron con él cuanto quisieron. Así también el Hijo del hombre tendrá que padecer de parte de ellos.


17.13. Entonces los discípulos comprendieron que se refería a Juan el Bautista.


17.14. Cuando llegaron donde la gente, se acercó a él un hombre que, arrodillándose ante él,


17.15. le dijo: Señor, ten piedad de mi hijo, porque es lunático y está mal; pues muchas veces cae en el fuego y muchas en el agua.


17.16. Se lo he presentado a tus discípulos, pero ellos no han podido curarle.


17.17. Jesús respondió: ¡Oh generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo estaré con vosotros? ¿Hasta cuándo habré de soportaros? ¡Traédmelo acá!


17.18. Jesús le increpó y el demonio salió de él; y quedó sano el niño desde aquel momento.


17.19. Entonces los discípulos se acercaron a Jesús, en privado, y le dijeron: ¿Por qué nosotros no pudimos expulsarle?


17.20. Díceles: Por vuestra poca fe. Porque yo os aseguro: si tenéis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: "Desplázate de aquí allá", y se desplazará, y nada os será imposible.


17.21. Pero este género de demonio sale Sólo con Oración y ayuno.


17.22. Yendo un día juntos por Galilea, les dijo Jesús: El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres;


17.23. le matarán, y al tercer día resucitará. Y se entristecieron mucho.


17.24. Cuando entraron en Cafarnaúm, se acercaron a Pedro los que cobraban el didracma y le dijeron: ¿No paga vuestro Maestro el didracma?


17.25. Dice él: Sí. Y cuando llegó a casa, se anticipó Jesús a decirle: ¿Qué te parece, Simón?; los reyes de la tierra, ¿de quién cobran tasas o tributo, de sus hijos o de los extraños?


17.26. Al contestar él: De los extraños, Jesús le dijo: Por tanto, libres están los hijos.


17.27. Sin embargo, para que no les sirvamos de escándalo, vete al mar, echa el anzuelo, y el primer pez que salga, cógelo, ábrele la boca y encontrarás un estáter. Tómalo y dáselo por mí y por ti.



La Biblia - Nuevo Testamento - Evangelio según San Mateo

I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X - XI - XII - XIII - XIV - XV - XVI - XVII

XVIII - XIX - XX - XXI - XXII - XXIII - XXIV - XXV - XXVI - XXVII - XXVIII