Sobre las normas de la escuela

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar


Sobre las normas de la escuela
de Max Stirner
1834



Contexto[editar]

Tesis presentada a las pruebas de acceso a la docencia realizadas por Johann Kaspar Schmidt en el verano de 1834 bajo el título Über Schulgesetze.

Sobre la traducción[editar]

Traducción libre de Usuario:KillOrDie sobre el original alemán de 1834 y la traducción italiana de Pier Giuseppe Milanesi, 1920.

Texto[editar]

No puede ser cierta nuestra tarea de administrar las normas que observa la escuela en su sentido más vasto, en una tal extensión que se irían no solamente a considerar como las normas dadas a los estudiantes, sino también a los profesores y para todas las relaciones internas y externas de la escuela. Reconoceremos más bien, como objeto de nuestra investigación de las normas de la escuela, únicamente ese sentido para el cual son normas para los estudiantes, excluyendo un significado más amplio, también porque con la solución justa de esta tarea vendrán al tiempo las líneas de fondo fundamentales para su extensión y trato exhaustivo. En la práctica la esencia de las normas para los estudiantes debe permanecer sin cambios y siempre ser reflejo también para los profesores - habitualmente en este caso en términos inversos - y todas las relaciones de la escuela, en relación con, desde su organización interna hasta su colocación en las comparaciones restantes de las instituciones del Estado y del mismo Estado.

Aún con esta limitación las normas de la escuela son necesariamente la flexible vía en el concepto de la norma en general y solo con el correcto entendimento de tal concepto será aun posible llegar a intuir con claridad su ámbito autentico ambito y perspectiva. Cada ley de hecho no es ni casual ni arbitraria, sino que está fundada, diremos englobada, en la naturaleza del objeto por el cual está. Porque de hecho cada entidad, sea que pertenezca a la esfera natural de los fenomenos, sea que pertenezca a la esfera del espíritu, tanto si se representa en esta o esa otra particular forma, cuando, precisamente por ello, también es algo en sí mismo complejo, rico de contenidos, variadamente articulado gracias a las diferencias en que se descompone internamente. Si estas diferencias se acentúan y se muestran relevantes, como y en que la relación y a través de un tipo de fusión pertenecen necesariamente a esa simplicidad del objeto, en estas internas relaciones aparece el objeto como en su unidad, rica de contenidos y diferencias, y estas mismas diferencias, en tanto está el objeto explicitado, y en cuanto daños, el objeto en sus relaciones internas o sus leyes.

De ello se concluye que ninguna norma viene dada al objeto desde el exterior: las leyes de la gravedad son el contenido explícito del concepto de la gravedad; las normas del pueblo hebreo no se han creado y dado por el espíritu de un solo legislador, sino extraído del espíritu del pueblo, y es este mismo espíritu, cuyo concepto es restituido en la revelada plenitud de su contenido.

Fuentes[editar]