Viaje al centro de la Tierra: Capítulo 45

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar



He aquí la conclusión de un relato que no querrán creer ni aun las personas más acostumbradas a no asustarse de nada. Pero me he puesto en guardia de antemano contra la credulidad de los hombres.

Fuimos recibidos por las pescadores de Estrómboli con las consideraciones debidas a unos náufragos. Nos proporcionaron vestidos y víveres: y, después de cuarenta y ocho horas de espera, el 31 de agosto, una embarcación pequeña nos condujo a Mesina, donde algunos días de reposo bastaron para reponer nuestras fuerzas.

El viernes, 4 de septiembre, nos embarcamos a bordo del Volturne, uno de los vapores de las mensajerías imperiales de Francia, y, tres días más tarde tocamos tierra en Marsella, sin más preocupación en nuestro espíritu que nuestra maldita brújula. Aquel hecho inexplicable no cesaba de inquietarnos seriamente. El 9 de septiembre, por la noche, llegamos, por fin, a Hamburgo.

Imposible describir la estupefacción de Marta y la alegría de Graüben al vernos entrar por las puertas.

-¡Ahora que eres un héroe -me dijo mi adorada prometida-, no tendrás necesidad de separarte más de mí, Axel!

La miré, y ella me sonrió entre sus lágrimas.

Puede calcular el lector la sensación que produciría en Hamburgo la vuelta del profesor Lidenbrock. Gracias a las indiscreciones de Marta, la noticia de su partida para el centro de la tierra se había esparcido por el mundo entero. Pero nadie le creyó, y, al verlo de regreso, tampoco se le dio crédito.

Sin embargo, la presencia de Hans y las informaciones de Islandia modificaron la pública opinión.

Entonces mi tío llegó a ser un personaje importante, y yo, el sobrino de un ilustre sabio, lo que ya es alguna cosa. La ciudad de Hamburgo dio una fiesta en nuestro honor. Se celebró una sesión pública en el Jahannaeum, en la que el profesor hizo un detallado relato de su expedición, omitiendo, naturalmente, los hechos extraordinarios relativos a la brújula. Aquel mismo día depositó en los archivos de la ciudad el documento de Saknussemm, expresando el vivo sentimiento que le causaba el hecho de que las circunstancias, más poderosas que su voluntad, no le hubiesen permitido seguir hasta el centro de la tierra las huellas del explorador islandés. Fue modesto en su gloria, lo cual hizo aumentar su reputación.

Tantos honores tenían necesariamente que suscitarle envidiosos. Así sucedió, en efecto, y, como sus teorías, basadas en hechos ciertos, contradecían los sistemas establecidos por la ciencia sobre la cuestión del fuego central, sostuvo verbalmente y por escrito muy notables polémicas con los sabios de todos los países.

Por lo que a mí respecta, no puedo aceptar su teoría relativa al enfriamiento; a pesar de cuanto he visto, creo y seguiré creyendo siempre en el calor central; pero confieso que ciertas circunstancias, aún no muy bien definidas, pueden modificar esta ley bajo la acción de ciertos fenómenos naturales.

En el momento en que más enconadas eran las discusiones, experimentó mi tío un verdadero disgusto. Hans, a pesar de sus ruegos, se marchó de improviso de Hamburgo. El hombre a quien todo se lo debíamos no quiso permitir que le pagásemos nuestra deuda, minado por la nostalgia que le producía el recuerdo de su querida Islandia.

-Färval! -nos dijo un día; y, sin más despedida, partió para Reykiavik adonde llegó felizmente.

Profesábamos un verdadero afecto a aquel hombre singular que nos había salvado la vida en varias ocasiones; su ausencia no nos hará olvidar la deuda de gratitud que tenemos con él contraída, y abrigo la esperanza de no abandonar este mundo sin volver a verle otra vez.

Para concluir, añadiré que este Viaje al centro de la Tierra produjo una unánime sensación en el mundo. Fue traducido e impreso en todas las lenguas; los más importantes periódicos publicaron sus principales episodios, que fueron comentados, discutidos, atacados y defendidos con igual entusiasmo por los creyentes e incrédulos. Y, cosa rara, mi tío disfrutó todo el resto de su vida de la gloria que había conquistado, y no faltó un señor Barnuim que le propusiese exhibirle, a muy elevado precio, en los Estados Unidos.

Pero un profundo disgusto, un verdadero tormento amargaba esta gloria. El hecho de la brújula seguía sin explicación, y el que semejante fenómeno no hubiese sido explicado constituía verdaderamente un suplicio para la inteligencia de un sabio. El Cielo, sin embargo, reservaba a mi tío una felicidad completa.

Un día, arreglando en su despacho una colección de minerales, descubrí la famosa brújula y me puse a examinarla.

Hacía seis meses que estaba allí, en un rincón, sin poder sospechar los quebraderos de cabeza que estaba proporcionando.

¡Qué estupefacción la mía! Lancé un grito que hizo acudir al profesor.

-¿Qué ocurre? -preguntó.

-¡Esta brújula!

-¿Qué? ¡Acaba!

-¡Que su aguja señala hacia el Sur, en vez de señalar hacia el Norte!

-¿Qué dices?

-¡Mire usted! ¡Sus polos están invertidos!

-¡Invertidos!

Mi tío miró, comparó y pegó un salto que hizo retemblar la casa.

¡Qué luz tan viva iluminó de repente su inteligencia y la mía!

-¿De suerte -exclamó cuando pudo recuperar el uso de la palabra, que desde nuestra llegada al cabo Saknussemm, la aguja de esta condenada brújula señalaba hacia el Sur, en vez de señalar hacia el Norte?

-No cabe duda alguna.

-Nuestro error se explica entonces de un modo satisfactorio. Pero, ¿qué fenómeno ha podido producir esta inversión de sus polos?

-La cosa no puede ser más sencilla.

-Explícate, hijo mío.

-Durante la tempestad que hubo de desarrollarse en el mar de Lidenbrock, aquel globo de fuego que imanó el hierro de la balsa, desorientó nuestra brújula, invirtiendo sus polos.

-¡Ah! --exclamó el profesor, soltando la carcajada-, ¡buena nos lo ha jugado la electricidad!

A partir de aquel día, fue mi tío el más feliz de los sabios, y yo el más dichoso de los hombres; porque mi bella irlandesa, renunciando a su calidad de pupila, ocupó en la modesta casa de Kónig-strasse el doble puesto de sobrina y de esposa. No creo necesario añadir que su tío fue el ilustre profesor Otto Lidenbrock, miembro correspondiente de todas las sociedades científicas, geográficas y mineralógicas de las cinco partes del mundo.


Fin02.jpg

Viaje al centro de la Tierra de Julio Verne

I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X - XI - XII - XIII - XIV - XV - XVI - XVII - XVIII - XIX - XX - XXI - XXII - XXIII - XXIV - XXV - XXVI - XXVII
XXVIII - XXIX - XXX - XXXI - XXXII - XXXIII - XXXIV - XXXV - XXXVI - XXXVII - XXXVIII - XXXIX - XL - XLI - XLII - XLIII - XLIV - XLV