A don Alonso Pérez de Guzmán: 01

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 01 de 2
A don Alonso Pérez de Guzmán


Carta de don Pedro Calderón a don Alonso Pérez de Guzmán (Capellán Mayor de los Reyes de Toledo)

Pedro Calderón de la Barca

Ilustrísimo señor: Mandome Vueseñoría Ilustrísima que, por que no pierda tiempo me dé por advertido de que este año, en consecuencia de los pasados, haya de escribir las fiestas de Santísimo Sacramento; y aunque para mí, dejando siempre en su primera estimación lo piadoso del asunto, no puede haber felicidad mayor que obedecer a Vueseñoría Ilustrísima, con todo eso me asisten hoy razones que no sin dolor me obligan a suplicarle, con cuanto debido rendimiento puedo, sea servido de hacerme merced de añadir a las honras que de su liberalidad confieso recibidas, la de tenerme esta vez por excusado. Y porque no parezca que sin grande disculpa pueden hallarse en mí aún menores señas de repugnancia a sus preceptos, suplico también a sus ocupaciones me permitan el breve espacio que tarde en motivar las causas que me mueven, con el seguro de que el ser de reputación afiancen la excusa de lo uno y el embarazo de lo otro.

Yo, señor, juzgué siempre, dejándome llevar de humanas y divinas letras, que el hacer versos era una gala del alma o agilidad del entendimiento, que ni alzaba ni bajaba los sujetos, dejándole a cada uno en el predicamento que le hallaba, sin presumir que pudiera nunca obstar ni deslucir la mediana sangre en que Dios fue servido que naciese, ni los atentos procederes en que siempre he procurado conservarla; y aunque es verdad que, ocioso cortesano, la traté con el cariño de habilidad hallada acaso, no dejé de desdeñarla el día que tomé el no merecido estado en que hoy me veo; pues para volver a ella fue necesario que el señor don Luis de Haro me lo mandase de parte de Su Majestad en el festivo parabién de la cobrada salud de la Reina nuestra señora (que Dios guarde), y no con menor fuerza de razones convenció mis excusas que con decirme en formales palabras: «¿Quién le ha dicho a vuesa merced que el mayor prelado no se holgara de tener una habilidad, y, más de ingenio, que tal vez fuese pequeño alivio a los cuidados de Su Majestad?»


>>>