A una mujer (1 - Reina)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
A una mujer de Manuel Reina


    Es de rayos de sol tu cabellera 
 la línea de tu rostro seductora; 
 eres la encarnación de la hermosura; 
          de las gracias la diosa. 

    La voluptuosidad, ave de fuego, 
 tiene por nido tus divinas formas; 
 y hay un cielo de esencias y rubíes 
          en tu risueña boca. 
 
    Sólo te falta el alma, hermosa mía 
 no tienes alma, no; pero, ¡qué importa! 
 tampoco tienen alma las estrellas, 
           las perlas, ni las rosas.