Afectos de odio y amor: 009

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 009 de 206
Afectos de odio y amor Jornada I Pedro Calderón de la Barca


AURISTELA:

Cinco campales batallas
lo digan, díganlo, vueltas
a tu primero dominio,
diez ciudades; y si ellas
no bastan, dígalo yo,
que en fe de que tus fronteras
ya resguardadas estaban,
di a sus umbrales la vuelta,
no tanto atenta al cariño
de la patria, cuanto atenta
a no sé qué vanidad
de mi heredada nobleza;
pues muriendo nuestro tío,
no me pareció decencia
de mi decoro durar,
ni huéspeda, ni estranjera,
en poder de Sigismundo,
joven de tan altas prendas
como publica la fama,
llena de plumas y lenguas;
mayormente cuando el vulgo,
monstruo también, que de nuevas
se mantiene, dio en decir
que sería congruencia
de todos casar conmigo,
cuya voz me dio más priesa,
¡ha, tirano!, porque cuando
eso con mi gusto sea,
no se presuma de mí,
que fue mi casamentera
la ocasión, y así previne
qué medios y conveniencias
se traten desde tu casa,
porque si le admito, vean
que es porque me pide y no
porque en su poder me tenga.


<<<
>>>