Afectos de odio y amor: 013

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 013 de 206
Afectos de odio y amor Jornada I Pedro Calderón de la Barca


CASIMIRO:

En esta, pues, pausa astuta,
porque hay precepto que enseña
que flemática ha de ser
la cólera de la guerra,
estábamos, cuando supe
de no sé qué espía secreta,
que Cristerna... Pero antes
que llegue a hablarte en Cristerna,
es bien que te la difina,
porque lo que diga della
no haga escándalo, sabiendo
en qué condición te asienta.
Es Cristerna tan altiva
que la sobra la belleza.
¡Mira si la sobra poco
para ser vana y soberbia!
Desde su primer infancia
no hubo en la inculta maleza
de los montes, en la vaga
región de los aires, fiera
ni ave que su piel redima,
ni que su pluma defienda,
sin registrar unas y otras
en el dental de sus puertas,
ya desplumadas las alas,
ya destroncadas las testas.


<<<
>>>