Afectos de odio y amor: 016

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 016 de 206
Afectos de odio y amor Jornada I Pedro Calderón de la Barca


CASIMIRO:

Con que mezclada mi gente
ya con la suya, en la esfera
del cuerpo de la batalla,
adonde estaban las tiendas,
corte de Adolfo, me hallé
casi apoderado dellas,
si el batallón de su guarda,
según las heroicas señas
de los grabados arneses,
plumas y bandas, no hiciera,
con desesperado empeño,
la última resistencia.
Disputábase el relance,
cuando vimos en la sierra,
de infantes y de caballos
coronarse la eminencia.
Reconoce su socorro
su gente, sin que la nuestra
por eso el tesón dejase
el alcance, de manera
que a un mismo tiempo unas tropas
con la oposición se alientan;
otras, con las auxiliares
armas que miran tan cerca,
se reparan, y otras, viendo
a cuán buena ocasión llegan,
aceleradas avanzan;
entre cuyas tres violencias
quiso, no sé si mi dicha
o mi desdicha, que hubiera
puesto los ojos en un
caballero, por las señas
que de particular daba,
coronada la cimera,
sobre un peñasco de acero,
de plumas blancas y negras.


<<<
>>>