Afectos de odio y amor: 062

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 062 de 206
Afectos de odio y amor Jornada II Pedro Calderón de la Barca


CASIMIRO:

Un monte muevo
en cada planta que animo.

CRISTERNA:

Casimiro, desde el día
que supo que vengativo
mi rencor ha de buscarle,
no parece. ¿Si habrá sido
ardid y cautela?

CASIMIRO:

Sí.

CRISTERNA:

¿Qué oráculo ha respondido?

CASIMIRO:

Si a la deidad del milagro
llevar debe agradecido
la tabla de la tormenta
el naufragio peregrino,
bien yo a tus aras, señora,
en piadoso sacrificio,
pues vida y alma te debo,
la alma y la vida te rindo.


<<<
>>>