Afectos de odio y amor: 079

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 079 de 206
Afectos de odio y amor Jornada II Pedro Calderón de la Barca


SIGISMUNDO:

Que haga
Cristerna, príncipe, el juicio
que quisiere, es dama y puede;
mas que vós le hagáis, no es digno
de vuestro valor; que pechos
tan generosos y altivos
creen desdichas, no ruindades,
y en ellas el fuego activo
de lo rencoroso, apagan
llantos de lo compasivo;
fuera de que es argumento
contra el propio interés mío;
creer, que mi enemigo hiciera
lo que no hiciera yo mismo.

FEDERICO:

Ya sé que el tener yo honor
es tenerlo mi enemigo;
pero cuando el caso sea
tan no nunca acontecido,
puede arbitrar la sospecha.

SIGISMUNDO:

No puede, y así os suplico
que advirtáis que prisionero
soy, y que aunque sea mi primo
amigo y cuñado, no
tengo acción para pediros
de otra suerte, que miréis
como habláis de Casimiro.


<<<
>>>