Afectos de odio y amor: 088

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 088 de 206
Afectos de odio y amor Jornada II Pedro Calderón de la Barca


AURISTELA:

Mi quietud solo estriba en no tenella.
El día que, mentidos mis desvelos,
me di por satisfecha de los celos
de Sigismundo, al ver cuán manifiesta
satisfación la libertad le cuesta;
y el día también que trágico mi hermano,
ya de infelice, o ya de cortesano,
no parece; ¡infelice
si el despeño es verdad que el vulgo dice!
Cortesano, si es que retirado,
por vivir de Cristerna enamorado,
verse escusa con ella
en campal lid, dejándole a mi estrella
las armas, porque a fin de empresas tales,
de mujer a mujer lidien iguales.
Y pues, sea verdad o no lo sea
su despeño o su amor, es bien que vea
Cristerna, si blasona
de que ella Palas es, que soy Belona,
no ha de saber que se rindió mi pecho
al ocio blando del mullido lecho.
(Sacan luces, siéntase, y vanse todos.)
Poned ahí unas luces y un asiento,
que este le basta a mi cansado aliento,
cuando porfiado el sueño
se quiera hacer de mis sentidos dueño.
Salíos todos afuera.
¡Oh vaga obscuridad, corre ligera,
que la hora no ve la saña mía
de que me vuelvas a traer el día!


<<<
>>>