Afectos de odio y amor: 113

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 113 de 206
Afectos de odio y amor Jornada II Pedro Calderón de la Barca


CRISTERNA:

Y en fin, ¿es tan bella?

TURÍN:

Un día
que él estaba embelesado,
llegué queditito y vi
el más pernicioso trasto
que vio amor en su armería,
entre las flechas y rayos
de su munición.

CRISTERNA:

Pues bien,
¿qué se me da a mí? ¡Qué enfado
tan necio y impertinente!

TURÍN:

Ni a mí.

CRISTERNA:

Id a ver si ha llegado
(El clarín.)
vuestro amo, que ese clarín
y estas tropas de a caballo
quizá son suyas.


<<<
>>>