Afectos de odio y amor: 119

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 119 de 206
Afectos de odio y amor Jornada II Pedro Calderón de la Barca


AURISTELA:

¡Ha, tirano!
¿Creíste que había yo de ser
tan vil como tú?

CRISTERNA:

A mi cuarto
venid, donde reparéis,
señora, susto y cansancio.

AURISTELA:

Con la merced que habéis hecho
a tan valiente soldado,
he descansado de todas
mis fortunas.

CRISTERNA:

¡Qué afectados
estremos!

TURÍN:

Entren a ver
callar una dama, a cuarto.
Señor, ¿qué aventura es esta,
que la toco y no la alcanzo?


<<<
>>>