Afectos de odio y amor: 124

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 124 de 206
Afectos de odio y amor Jornada II Pedro Calderón de la Barca


AURISTELA:

De fuego y nieve a mí, no
la duda, sino el agravio.

SIGISMUNDO:

¿Tú, Auristela, aquí? ¿Pues cómo
o cuándo veniste?

AURISTELA:

Ingrato,
como vengo a ver mi ofensa,
no hay que averiguarme el cuándo.
En fin, con Lesbia te encuentro
diciendo, donde escucharlo
pude, ¡ha cruel!, que prosiga
el gusto con que, ¡ha tirano!,
la estabas oyendo; bien
me pagas, sí, lo que paso
por ti, pues por ti he venido
a dar prisionera, en manos
de mi enemiga.

SIGISMUNDO:

Bien dicen
que fuera el dolor amago,
si supiera venir solo.
¿Tú prisionera?


<<<
>>>