Afectos de odio y amor: 182

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 182 de 206
Afectos de odio y amor Jornada III Pedro Calderón de la Barca


CASIMIRO:

Y así, al ver que la ley era
excepción, falté, no tanto
porque a muchos temí, cuanto
porque uno no os mereciera;
y para que no pudiera
dar nadie temor en mí,
vós sabéis cómo os serví,
sin que yo os acuerde que
aquí Segismundo esté,
ni que esté Auristela aquí.
Pues para que sea verdad
el que os pudo dar mi fe,
vida y libertad, quedé
sin vida y sin libertad,
en cuya felicidad
toda mi vida viviera,
si a mi honor tal voz no diera
de Federico el valor,
que me obliga a que mi honor
le responda, aunque no quiera.
Y pues fe a vós, a él y a Dios
de ser yo ha de dar mi vida,
séanlo una y otra herida,
que he recibido por vós.
Y si al duelo de los dos
he de jurar no traer
ventaja, déjese ver
en que no la traerá, creo,
quien viene con más deseo
de morir que de vencer.


<<<
>>>