Afectos de odio y amor: 202

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 202 de 206
Afectos de odio y amor Jornada III Pedro Calderón de la Barca


FEDERICO:

Vengativa una mujer,
no habrá crueldad que no intente.

TURÍN:

Si esto tenía guardado
la que calló más prudente,
¿qué hay que fiar de las que hablan?

CRISTERNA:

¡Ay de mí, infeliz!, que al verle
segunda vez, del amor
y el odio la duda vuelve.
El empeño que he traído,
a castigarle me mueve;
mi obligación, a ampararle.
¡Quién un medio hallar pudiese
a todo! Mas esto el tiempo
lo ha de hacer. Marche la gente
a la corte.

AURISTELA:

Antes que marche,
permíteme que te acuerde
que a quien le dé muerto o vivo,
tu mano ofrecida tienes.

CRISTERNA:

¿Cómo puedo yo negar
mi homenaje?


<<<
>>>