Afectos de odio y amor: 203

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 203 de 206
Afectos de odio y amor Jornada III Pedro Calderón de la Barca


AURISTELA:

Luego viene
a ser mía, pues yo soy
quien te le entrega.

CRISTERNA:

¿Quién puede
dudarlo, y más cuando está
tan bien a mis altiveces,
que cumplida mi palabra,
en mi libertad me quede?

AURISTELA:

Pues si ya tu mano es mía,
¿qué hay para que darla esperes?

CRISTERNA:

Yo la doy.

AURISTELA:

Yo la acepto.

TURÍN:

Mas ¿qué fuera que se viese
acabar una novela,
casándose dos mujeres?


<<<
>>>