Al pasar del arroyo: 012

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 012 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


LISARDA.

  ¡Jesús! ¿Carlos tan galán
a cosas de devoción?
¿A tan divina estación,
cosas tan humanas van?
  Plumas, colores. ¿Qué es esto?
Don Carlos, no me agradáis;
a diverso intento vais
con esas galas dispuesto.
  Si no es que a imitar venís,
temiendo mi desconsuelo,
al arco hermoso del cielo,
y tras las aguas salís.
  Que las disculpas mejores
es serenar de mis ojos
las tempestades de enojos,
vuelto en arco de colores.
  Pero, más que de un abril,
vuestro campo, Carlos, es,
pues en el del cielo hay tres,
y vos venís con tres mil.

CARLOS.

  Si añadís las que me salen
al rostro, de que os quejéis,
bien decís: ni aun hallaréis
arco o campo a quien se igualen.
  Mas como naturalmente
todas las mujeres son
quejosas, su condición
nunca dice lo que siente.
  Aquí no hay de qué tener
celos; yo voy a cumplir
lo que, llegando a morir,
después de Dios, pude hacer.
  Que fué rogar a su Santo,
por cuyo medio cobré
salud.


<<<
>>>