Al pasar del arroyo: 014

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 014 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


MAYO.

Y ella que, en fin, ha callado,
¿qué es lo que dice de mí?
  Si se visten los criados
lo que los amos desechan,
¿cómo tan mal se aprovechan
de esta verdad sus cuidados?
  De las sobras de los celos
que su ama gasta aquí,
¿no hay un retal para mí?

ISABEL.

¿Comparaciones de cielos
  presumía el lacayón?
Sus amores son indinos;
los de Carlos son merinos,
y los suyos burdos son.
  Que sus requiebros, en fin,
están, por gente de plaza,
impresos con almohaza
en las ancas de un rocín.

MAYO.

  Luego hay celos de ramplón,
y requiebros de obra gruesa.

ISABEL.

Los amores que el profesa
comedias de vulgo son.
  De éstas de grandes patrañas,
imposibles y ruido,
a quien les ha sucedido
lo que a los juegos de cañas:
  que van a ver las libreas
y no lo que han de jugar.


<<<
>>>