Al pasar del arroyo: 047

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 047 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


BENITO.

  San Jerónimo del Prado,
que, cansado del desierto,
a ser palacio de reyes
subió su merecimiento,
vestido de luminarias,
como de estrellas el cielo,
que por sus torres antiguas
lugar sus almenas dieron,
dio, Pascual y Antón, la noche,
antes de entrar en su centro
este planeta divino,
a su grandeza aposento.
El sol, viendo que en Madrid
entraba Isabel, corriendo
cortinas de varias nubes
a su rostro y rayos bellos,
dejó todo pardo el día,
pues entra Isabel, diciendo:
”No he menester salir yo,
porque dos soles daremos
tanta luz, que, por ventura,
piense el concertado tiempo,
o que ella viene a ser sol
o que de ella envidia tengo.


<<<
>>>