Al pasar del arroyo: 115

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 115 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BENITO.

Esa mi amorosa empresa,
don Carlos, me trae perdido.

CARLOS.

  ¿Pues queréis bien todavía
a tan principal señora?

BENITO.

El alma no es labradora,
y amar lo que amé porfía.
  Que si de un barro a un cristal
pasasen algún licor,
no muda especie, en rigor,
sino el lugar desigual.

CARLOS.

  Tenéis tal entendimiento,
para en el campo criado,
que me habéis siempre admirado.

BENITO.

Nace de mi nacimiento.
  Y hablando con vos, es bien
que en lengua discreta sea;
cuando en el campo me vea
hablaré en necio también.
  ¿No habéis visto que pretende
el vulgo en las cosas altas
poner muchas veces faltas,
porque es lengua que no entiende?
  ¿Y que, en hablándole en necio,
celebra lo que entendió?
Pues de aquesta suerte yo
de entrambas lenguas me precio.
  Hablo discreto con vos,
y necio con mis iguales;
que aunque lenguas desiguales,
me importa saber las dos.
  Finalmente, yo querría
que agora vos me ayudéis.


<<<
>>>