Al pasar del arroyo: 119

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 119 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CARLOS.

Hermano, de aquestas nuevas
solo las albricias faltan.
Ríome yo de los hombres
que un caballo, que una espada,
una pintura, una joya,
para su regalo guardan;
lo bueno, hermano, ha de ser
para el amigo que os ama,
para lo que bien queréis,
como aquella historia larga
de Apeles y de Alejandro
que hasta los niños la cantan.
Pues ansí será la nuestra.
La cosa más estimada
que yo he tenido es Jacinta,
y desde hoy, con manos francas,
te la doy; pero advirtiendo
que, si con ella te casas,
yo he llegado hasta sus labios
cuando estuvo desmayada,
al pasar de aquel arroyo;
pero esto no es de importancia
entre hermanos, pues lo somos.


<<<
>>>