Al pasar del arroyo: 125

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 125 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LISARDA.

¿Es el Cid
  vuestra merced, por ventura,
Amadís o Esplandián
los que obligados están
a emprender toda aventura?
  ¿Pasó Urganda por allí?
¿Qué le dijo la doncella
de Dinamarca?

CARLOS.

Por ella
no lo intenté: fue por mí;
  que esto debo al ser quien soy.

LISARDA.

Y el haberla regalado,
¿cómo queda disculpado?

CARLOS.

La misma disculpa doy.
  Pero, si quieres quedar
satisfecha que te adoro,
da lugar, con tu decoro,
que pueda esta noche entrar
  en tu aposento, y ordena
cómo lo entienda tu hermano:
verás si te doy la mano.

LISARDA.

Buena industria, Isabel.

ISABEL.

Buena,
  y justa satisfacción.


<<<
>>>