Al pasar del arroyo (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de Al pasar del arroyo.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada


Personas
Pág. 001 de 148
Al pasar del arroyo Félix Lope de Vega y Carpio


Al pasar del arroyo

Félix Lope de Vega y Carpio

Los que hablan en ella son los siguientes:

 



JACINTA, labradora
TERESA, labradora
DORENA, labradora
BENITO


PASCUAL
LAURENCIO
SILVIO
UN HORTELANO


LISARDA, dama
ISABEL
DON LUÍS
DON CARLOS


MAYO, criado
ANTÓN
MENDO, viejo
GUZMÁN


>>>

Acto I
Pág. 002 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


(Salen JACINTA, y TERESA, labradoras.)
JACINTA.

  En mi vida tuve amor.

TERESA.

Para ser tan entendida,
mucho admira tu rigor.

JACINTA.

Yo paso mejor mi vida.

TERESA.

La sola no es la mejor.

JACINTA.

  El que dio su voluntad,
ya no goza libertad;
luego vivir en prisión
no parece discreción,
sino fina necedad.

TERESA.

  No ha dado el cielo a la tierra
otro bien como el amor:
todos los bienes encierra.

JACINTA.

Mas antes todo el rigor,
toda la discordia y guerra,
  y el mas soberbio enemigo.

TERESA.

Antes su descanso y paz.


<<<
>>>

Pág. 003 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


JACINTA.

Yo le huyo.

TERESA.

Yo le sigo.

JACINTA.

Yo pienso estar pertinaz.

TERESA.

 (Salen PASCUAL, y BENITO, labradores.)
Y yo esperar tu castigo.

BENITO.

  Esto que digo, me cuesta.

PASCUAL.

Tu pasas vida inhumana.

BENITO.

Y con un “no”, por respuesta,
sin sol toda la semana,
hasta que llegue la fiesta.
  Aunque ya el tiempo me vale,
no porque el torno solar
días y noches iguale,
mas porque a ver vendimiar
tal vez a las viñas sale.

PASCUAL.

  Vendrá a matar labradores;
mas, siendo alegre dolor
el amor en sus rigores,
en parte es hacer favor
Benito, el matar de amores.
  Pero, ¿no es Jacinta aquella?


<<<
>>>

Pág. 004 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


BENITO.

Teresa, su grande amiga,
a la fe, viene con ella;
pero déjame que diga
que es de sus rayos estrella.

JACINTA.

¿Que hay, Benito?

BENITO.

  ¡Dafne esquiva!

PASCUAL.

¿Teresa!

TERESA.

¡Pasqual, hermano!

JACINTA.

¿Qué se trataba?

BENITO.

Así viva
la luz de ese soberano
sol, que al sol de rayos priva,
  que de un monstro se trataba,
de cuya pintura brava
tiembla, Jacinta, la villa:
que si hay de ellos maravilla,
eres maravilla octava.
  Monstros son tus bellos ojos,
contradiciéndose en ellos
las paces y los enojos:
tan bellos, que el ir a vellos
se lleva el alma en despojos.
  ¿Que monstros hay en el suelo
como ver sus luces puras,
dar fuego entre nieve y hielo,
con que parecer procuras
cielo, mas airado cielo?
  ¿Cuándo ha de llegar el día
que a algún dichoso himineo
rindas tu helada porfía?
Que verte de otro deseo
si es imposible ser mía.


<<<
>>>

Pág. 005 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


JACINTA.

  Benito, si cada cual
sigue bien su inclinación,
no haces bien en sentir mal
de mi esquiva condición.
Por decreto celestial
  esto quieren las estrellas,
y yo lo que quieren ellas.
Nunca su Autor las crio
para forzarnos, que yo
bien puedo librarme de ellas.

JACINTA.

Pues ¿cuál es tu inclinación?

BENITO.

Quererte.

JACINTA.

O fuerza, o padece.

BENITO.

No puedo.

JACINTA.

Luego ellas son
quien fuerzan al que aborrece,
como al que tiene afición.

BENITO.

  No dices bien, porque yo
amo, y el amar es bien,
y al bien nadie resistió;
pues siendo mal el desdén,
tú has de resistir, yo no.


<<<
>>>

Pág. 006 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


JACINTA.

  Forzándome aborrecer
el cielo a todos los hombres,
resistir a su poder
fuera locura.

BENITO.

¿Qué nombres
fuerza tu mismo querer?
  Deja la vana aspereza
con que me tratas así,
que ofende tanta belleza;
¿Cómo el cielo puso en ti
tan bárbara rustiqueza?
  Escoge en todo Barajas
el mozo de más ventajas,
o algún criado del Conde,
si más a tu humor responde
la seda, que no las pajas.
  Toma ejemplo en la azucena,
que, de granos de oro llena,
al aurora resplandece,
y que, marchita, anochece
llena de tristeza y pena.
  Mira los lirios al alva,
cuando al padre de Faetón
hacen los pájaros salva,
que no en balde a la ocasión
pintaron desnuda y calva.
  Si cuando verte no quieras,
piensas que te han de querer,
yerras loca, y necia esperas,
que en belleza de mujer
pasan las horas ligeras.


<<<
>>>

Pág. 007 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


JACINTA.

  Ya tu mucha libertad
con mi paciencia se mide:
que es dar, aunque haya amistad,
consejo a quien no le pide,
bachillera necedad.
  Para lo que yo profeso
no es mi soledad exceso,
ni esquiva mi condición,
pues que ya la inclinación
de mi aspereza confieso.
  Más precio en el soto o selva
seguir de Atalanta el paso,
sin que al oro el rostro vuelva,
hasta que el Sol al ocaso
en oro y sangre se envuelva.
  Y en aqueste manantial
que riega con varias venas
el prado, a un jardó igual,
ver retozar las arenas
con los golpes del cristal.
  Más precio coger las flores
de quien la Naturaleza,
y el Cielo fueron pintores,
y que ciñan mi cabeza
las cintas de sus colores.
  Más precio ver susurrando
las abejas codiciosas
su arquitectura formando,
y en estas selvas quejosas
los ruiseñores cantando,
  que tus penas y cuidados,
amores ciegos y locos,
buenos sólo imaginados,
donde ay dichosos tan pocos
y tantos son desdichados.

(Vase.)


<<<
>>>

Pág. 008 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


BENITO.

  A tanta resolución
y furia, yo no aconsejo:
que donde ay obstinación
sirve el más cuerdo consejo
de espuela a la ejecución.
  Mucho en casarte acertaras,
que mal tu belleza empleas,
si en selvas y aguas reparas:
después que casada seas
serán tan verdes y claras.
  No ay bien que pueda llamarse
bien, faltando compañía,
que es fuerza comunicarse.

PASCUAL.

Deja esa vana porfía,
que es ignorancia cansarse.
  Después, en otro lugar,
podrás a Jacinta hablar,
y merecer sus favores:
que no andan bien los amores
en cestos de vendimiar.
  Mira cómo tus criados
cogen racimos opimos,
de que van carros cargados,
para colgar de racimos
tantos lagares lavados.
  Que, si no fue con ventajas
la cosecha deste agosto,
agora en toda Barajas,
con la abundancia del mosto
rebosarán las tinajas.
  ¡Ea, pues, vamos de aquí!


<<<
>>>

Pág. 009 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


BENITO.

Vamos, y plega a los cielos,
pues no te dueles de mí,
que quieras con tantos celos
como yo tengo de ti.
  Que supuesto que te vea
como dices, no querer,
no es posible que lo crea:
que es condición de mujer
negar lo que más desea.
(Vase, y salen LISARDA y ISABEL.)

ISABEL.

  Esto responde al papel.

LISARDA.

Muestra, que ya estoy turbada.

ISABEL.

Si ya estás desconfiada,
¿qué temes que venga en él?
  Demás que ya son excesos
tanto cuidado y temor.

LISARDA.

Desconfianzas de amor
no mejoran los sucesos.
(Lee)
”En mi enfermedad hice una promesa a San
Diego, y así me parto a Alcalá. Holgárame que
hubiera en ella qué traeros; pero, como su tra-
to es estudiantes, no pienso q serán a pro-
pósito para regalaros. Pasaré con el coche por
vuestra puerta para llevar más presentes vues-
tros ojos en esta ausencia.”


<<<
>>>

Pág. 010 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


ISABEL.

  Donaire tiene el papel.

LISARDA.

Y tiene tanto donaire,
que le ha de llevar el aire,
y al mismo dueño con él.

ISABEL.

  Yo me acuerdo que algún día
fuera reliquias, colgado
del cuello.

LISARDA.

No se ha pasado
la misma necia porfía:
  Pero un disgusto de amor
al más tierno pensamiento
obliga a desabrimiento,
y el enojarse, a rigor.
  Vuelve a coger los papeles,
que así, rotos como están,
mis celos estimarán
sus desengaños crueles.

ISABEL.

  Bien dicen que es niño Amor,
pues lo mismo que tú has hecho,
suelen hacer, con despecho,
y con infante furor.
  Que aunque pidiéndole están
con notable desconsuelo,
arrojan el pan al suelo,
si no les dan presto el pan.
  ¿Qué haré de aquestos pedazos?


<<<
>>>

Pág. 011 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


LISARDA.

En esta manga los pon,
que si del alma lo son,
bien andarán con los brazos.
  Espera, ¿qué dice aquí?

ISABEL.

Tú propia enciendes tu fuego.

LISARDA.

En esta parte, “San Diego”;
¡buen agüero para mí!
  No miro más, Isabel.

ISABEL.

Ni ay para qué mirar más.

LISARDA.

¿Es coche aquel?

ISABEL.

Buena estás.

LISARDA.

Tengo el pensamiento en él.

ISABEL.

  Coche pienso que ha parado.

LISARDA.

Antes, en mi pensamiento,
anda más que el mismo viento.
(Salen DON CARLOS,
galán, de camino,
y MAYO, criado.)

MAYO.

¿Sin licencia te has entrado?

CARLOS.

  Cuando la vengo a pedir,
¿cómo la puedo tomar,
y no me vengo a mudar,
aunque me vengo a partir?


<<<
>>>

Pág. 012 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


LISARDA.

  ¡Jesús! ¿Carlos tan galán
a cosas de devoción?
¿A tan divina estación,
cosas tan humanas van?
  Plumas, colores. ¿Qué es esto?
Don Carlos, no me agradáis;
a diverso intento vais
con esas galas dispuesto.
  Si no es que a imitar venís,
temiendo mi desconsuelo,
al arco hermoso del cielo,
y tras las aguas salís.
  Que las disculpas mejores
es serenar de mis ojos
las tempestades de enojos,
vuelto en arco de colores.
  Pero, más que de un abril,
vuestro campo, Carlos, es,
pues en el del cielo hay tres,
y vos venís con tres mil.

CARLOS.

  Si añadís las que me salen
al rostro, de que os quejéis,
bien decís: ni aun hallaréis
arco o campo a quien se igualen.
  Mas como naturalmente
todas las mujeres son
quejosas, su condición
nunca dice lo que siente.
  Aquí no hay de qué tener
celos; yo voy a cumplir
lo que, llegando a morir,
después de Dios, pude hacer.
  Que fué rogar a su Santo,
por cuyo medio cobré
salud.


<<<
>>>

Pág. 013 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


LISARDA.

¿Niego yo que fue
justo, ni me alargo a tanto?
  Mas pienso yo que San Diego
sayal pardo se vistió,
y no muy nuevo, que yo
bien sé que era pobre y lego.
  Y como ir a visitar
a un hombre en una prisión
con galas no era razón,
o algún muerto acompañar
  con plumas hasta el entierro,
paréceme que no vais
a propósito.

CARLOS.

Vos dais,
Lisarda, en un grande yerro,
  pues no voy a visitar
preso, ni muerto: pues vive
en Dios, adonde recibe
parabién, que no pesar.
  Pues quien goza tanta gloria,
con colores se ha de ver.

LISARDA.

Ya sé que habéis de vencer.

CARLOS.

Será la primer vitoria,
  pues no tengo cosa en mí
de que vos no hayáis triunfado.


<<<
>>>

Pág. 014 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


MAYO.

Y ella que, en fin, ha callado,
¿qué es lo que dice de mí?
  Si se visten los criados
lo que los amos desechan,
¿cómo tan mal se aprovechan
de esta verdad sus cuidados?
  De las sobras de los celos
que su ama gasta aquí,
¿no hay un retal para mí?

ISABEL.

¿Comparaciones de cielos
  presumía el lacayón?
Sus amores son indinos;
los de Carlos son merinos,
y los suyos burdos son.
  Que sus requiebros, en fin,
están, por gente de plaza,
impresos con almohaza
en las ancas de un rocín.

MAYO.

  Luego hay celos de ramplón,
y requiebros de obra gruesa.

ISABEL.

Los amores que el profesa
comedias de vulgo son.
  De éstas de grandes patrañas,
imposibles y ruido,
a quien les ha sucedido
lo que a los juegos de cañas:
  que van a ver las libreas
y no lo que han de jugar.


<<<
>>>

Pág. 015 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


MAYO.

Pues di, ¿cómo me has de hablar
si no es que no lo deseas?

ISABEL.

  Lisarda hablará discreto
con Carlos, yo en necio a ti.

MAYO.

Una necedad me di.

ISABEL.

Que me guardes un secreto,

MAYO.

  ¿Pues no le sabré guardar?

ISABEL.

¿Tú no eres criado?

MAYO.

Sí.

ISABEL.

Pues basta.

MAYO.

Ahora bien, a ti
¿cómo te tengo de hablar?
  Que si tú en necio me hablas,
no te he de hablar en discreto.

LISARDA.

Frívolas son, te prometo,
cuantas disculpas entablas.
  Pagas mi amor con rigor.

CARLOS.

Por esta cruz de Santiago,
Lisarda, que te le pago
en cambio de más amor.


<<<
>>>

Pág. 016 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


LISARDA.

  Pues así sobre ella veas
la encomienda de más fama,
como mientes, que quien ama
no da disgustos.

CARLOS.

No creas
  que te le dé mi partida;
acabose, no me voy,
ya no me voy.

LISARDA.

Necia estoy;
mas confieso que en mi vida
  cosa me ha dado temor,
como es aquesta jornada.

CARLOS.

Digo que ya está acabada.

LISARDA.

No, Carlos; no, mi señor;
  que sólo con que digáis:
sólo con verme afligir,
que ya no os queréis partir,
ya quiero yo que os partáis.
  Amor entre los amantes
tiene aquesta condición.

CARLOS.

Vanos los temores son
en jornadas semejantes.
  Que temáis me maravilla,
desde Madrid a Alcalá,
¿qué Toledo en medio está,
qué Granada o qué Sevilla?


<<<
>>>

Pág. 017 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


LISARDA.

  Luego sin celos, quien ama
¿no teme peligros fieros?

CARLOS.

¿Pues la venta de Viveros
es la canal de Bahama,
  la Bermuda o las Sirenas,
donde ay peligros tan grandes,
o son los bancos de Flandes,
de Jarama las arenas?
  ¿He de topar de aquí allá
más que estudiantes y aldeas?

LISARDA.

Parte, mi bien, como creas,
que quedo sin alma ya.

ISABEL.

  ¡Ay, señora, tu hermano!

CARLOS.

¿Qué remedio?

LISARDA.

Piénsale tú, porque esconderte es cosa,
como mas sospechosa, peligrosa.
(Sale DON LUÍS.)

LUÍS.

¿Búscanme a mí, Lisarda, por ventura,
aquestos caballeros?


<<<
>>>

Pág. 018 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


LISARDA.

No hay en casa
otra persona a quien buscar pudieran.
Como el señor Don Carlos es del Hábito,
envíale el Consejo de las Órdenes,
a cierta información de un caballero;
y dice que al partir, y aún en el coche,
le dijeron que [tú] jurar podrías,
por conocer sus padres, y así viene
a informarse de ti, como me ha dicho.

MAYO.

(¿Hase visto embeleco semejante?)

CARLOS.

Con esta información vine a buscaros,
que es cosa que me importa sumamente,
y a ofrecerme también para serviros,
que estoy aficionado a vuestro nombre.

LUÍS.

Bésoos las manos por merced tan grande,
que yo lo estoy del vuestro desde un día
que en la carrera os vi con aire tanto,
que pudieran en Córdoba emvidialle:
y así os suplico que de aqui adelante
os sirváis de esta casa como propia.

CARLOS.

Lo mismo os pido yo, que de la mía
habéis de ser, de aquí adelante, dueño.

MAYO.

¿Qué te parece de esta polvoreada
que levantó tu ama?


<<<
>>>

Pág. 019 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


ISABEL.

Que se usan
mil amistades de esta misma traza,
adonde el ofendido y agraviado
queda con las ofensas obligado.

LUÍS.

¿Qué caballero es éste que conozco,
a cuya información partís agora?

CARLOS.

(Si digo nombre conocido, y miento,
destruyo la invención; más acertado
será decir un nombre que no haya).
Yo pienso que es muy vuestro conocido
Don Nofre de Canaria.

LUÍS.

Ni a mi oído
llegó jamás su nombre.

CARLOS.

Si por dicha
no le tenéis por limpio, ¿de qué sirve?

LUÍS.

Por esa cruz y por la desta espada,
que os engañó, don Carlos, quien os dijo
que conozco a don Nofre de Canaria.

CARLOS.

Pues yo jurara que con él un día
os vi jugar en casa de un amigo.

LUÍS.

¿Qué señas tiene ese hombre?


<<<
>>>

Pág. 020 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


CARLOS.

Es alto y flaco,
de color macilento y barbirrubio,
un poco calvo, pero gran soldado,
que por la guerra el Hábito le han dado.

LUÍS.

Vuelvo a decir que no le vi en mi vida.

CARLOS.

Hoy ha de ser forzosa mi partida;
dadme licencia, que, volviendo, os juro
de veniros a ver con más espacio.

LUÍS.

Yo acudo algunas veces a Palacio,
que tengo un pleitecillo en el Consejo,
y nos podremos ver todos los días.

CARLOS.

Señora, ¿qué mandáis?

LISARDA.

Que os guarde el cielo
y que os traiga con bien.

CARLOS.

¿Qué te parece?

MAYO.

Que fue toda la traza necesaria:
¿dónde hallaste a don Nofre de Canaria,
tan alto, desvaído y vayandino?

CARLOS.

Bien llevo que reír todo el camino.


<<<
>>>

Pág. 021 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


LUÍS.

¡Honrado caballer, por Dios vivo!

LISARDA.

Un poco hablé con él, y me parece
de buen entendimiento.

LUÍS.

De esta traza
quisiera yo, Lisarda…

LISARDA.

¿Qué?

LUÍS.

Un cuñado.

LISARDA.

Sin duda que te trae desvelado
ese cuidado a ti.

LUÍS.

Pues, por tu vida,
que si agora vivieran nuestros padres,
no les diera ventaja en el deseo
de tu remedio.

LISARDA.

Basta, yo lo creo.
Mándente a ti jugar a la pelota,
y de noche a las pintas, y mudarte
del hábito galán que traes de día,
en el tabí de plata, medias blancas;
tomar sombrero con la falda vuelta,
asida del corchete de diamantes,
cadena y otras galas semejantes.
Y venir a dar golpes y acostarse
cuando ya quiere el alba levantarse,
y pedir de comer a las dos dadas,
riñendo sobre el cuello a mis criadas,
que no acordarte, Luís, de mi remedio;
porque ésas son las cosas, que olvidadas
tienen el mar de tu rigor en medio.


<<<
>>>

Pág. 022 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


LUÍS.

Dejemos quejas, ¡oh Lisarda mía!,
comunes entre hermanos, cuanto injustas,
que tú verás, si mi cuidado es sólo
esas galas que dices y esos pasos;
nunca ponéis en cuenta las mujeres
aquello de sentaros al espejo
con tanta multitud de redomillas,
que no hay pintor que tenga más colores;
el tiempo que gastáis en hacer muda
el dinero en vestidos y tocados,
de enriquecidas tiendas inventados,
pues con vuestras cabezas, a su viento,
levantan mercaderes, hasta el cielo
casas, que tantas tienen por el suelo;
ya parecéis Sibilas, ya Cleopatras,
ya romanas, ya griegas, ya flamencas,
finalmente….

LISARDA.

No más, nunca yo hablara:
digo que no me cases en tu vida.

LUÍS.

Si tú me riñes, es razón que sepas
que doy satisfacción de mis costumbres;
mas yo te casaré, luego que acabe
una encomienda de un amigo mío.

LISARDA.

¿Qué amigo, y qué encomienda?


<<<
>>>

Pág. 023 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


LUÍS.

El Conde Fabio,
de quien yo fuí tan regalado en Nápoles,
me escribe que es ya muerta la Condesa:
no dejó hijos, y llevar querría
una que tuvo aqui de unos amores,
que la dejó a criar en cierto pueblo
adonde vive, sin saber quién sea.
Yo tengo ya las señas, y una cédula
para cobrar aqui dos mil ducados;
por ella quiero ir, y has de ir conmigo,
para que de ti venga acompañada,
pero no han de saber quién es.

LISARDA.

Pues dime,
¿has de traerla aquí?

LUÍS.

Mientras que viene
la orden que en llevarla me mandare,
y que la mudes el traje y el lenguaje.

LISARDA.

¿En qué lugar está?

LUÍS.

Barajas.

LISARDA.

Bueno,
el traje sólo podía ser mudarle,
que en lo demás, la lengua de la Corte
tiene jurisdición por cinco leguas,
y Barajas está dos leguas solas;
¿qué día quieres ir?


<<<
>>>

Pág. 024 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


LUÍS.

Pase la entrada
de nuestra serenísima princesa.

LISARDA.

¿Tienes ventanas ya? Pero no creo
que serás tan galán: allá tus damas
merecerán balcones para verla.

LUÍS.

Tú tienes los mejores de la Corte.

LISARDA.

Doite mis brazos.

LUÍS.

A comer nos vamos.

LISARDA.

Gran principio me has dado en las ventanas.

LUÍS.

Yo te daré los postres en casarte.

LISARDA.

¡Isabel!

ISABEL.

¡Mi señora!

LISARDA.

Bien se ha hecho.

ISABEL.

Amor es un Juanelo en artificios.

LISARDA.

Carlos se fue, yo pierdo mil juicios;
pero, pues su partida no me agrada,
no ha de ser por mi bien esta jornada.

(Vanse,


<<<
>>>

Pág. 025 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


y salen los músicos de labradores,
DORENA, SILVIO, PASCUAL, BENITO y ANTÓN.)
PASCUAL.

  Famoso baile se ordena;
no hay lugar que tenga igual
con Barajas.

DORENA.

¿Es Pascual?

BENITO.

Acá están Silvio y Dorena.

PASCUAL.

  Si tú vienes a cantar,
¿quién ha de faltar a oírte?

SILVIO.

Pues bien puedes prevenirte.

BENITO.

De la música y la mar
  Oigo decir que entristecen
mucho más los que lo están.

PASCUAL.

Los ojos te alegrarán,
que sólo bien te parecen.

BENITO.

  ¿Sabes tú que han de venir?

PASCUAL.

Al baile nunca faltaron.

BENITO.

Hoy mis penas intentaron,
Pasqual, morir o vivir.


<<<
>>>

Pág. 026 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


PASCUAL.

  ¿Cómo?

BENITO.

Con su padre hablé,
y por mujer la pedí.

PASCUAL.

Mas ¿qué te dijo, que sí?

BENITO.

Hasta agora no lo sé,
  porque es tan prudente el viejo,
que término me pidió.

PASCUAL.

El viene.

BENITO.

Hablarele yo.

PASCUAL.

Habrán entrado en consejo
  él y su hija, por dicha.
(Sale LAURENCIO, viejo.)

BENITO.

Laurencio, el cielo te guarde,
¿Qué hay de mi dicha esta tarde?
Bien dijera mi desdicha.


<<<
>>>

Pág. 027 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


LAURENCIO.

  Benito, de tus méritos seguro,
y del valor de tus honrados padres,
no dudes de que diera a tu esperanza,
con dulce posesión, tan dulce efeto.
Eres, para ser mozo, hombre discreto;
no te falta dinero ni limpieza,
(que no es pequeño bien limpia riqueza),
bien quisto, liberal y generoso,
digno de ser en esta villa esposo
de la mujer más bella que la habita;
mas si Jacinta, ingrata, solicita
que mi memoria y sucesión se acabe,
y, por ventura, algún secreto sabe,
y sólo de vivir sola se precia,
¿qué puedo hacer, pues todo amor desprecia?
Ya está mi imperio en ruego convertido.

BENITO.

Conozco su rigor; lloro su olvido;
mas como nunca el pensamiento humano
está firme, Laurencio, en un propósito,
y vemos que del cielo las mudanzas
mudan también las cosas de la tierra,
por si tu hija, vanamente esquiva,
mudare del propósito que tiene,
que en la mujer no suele ser muy firme,
quiero de tu palabra prevenirme.
No son los pensamientos ríos caudales
que sigue un camino eternamente
y van entre dos márgenes corriendo
con ley precisa al mar; que bien podría
volver atrás, Laurencio, su porfía.
Lo que hoy se aborreció, mañana se ama,
y quien huye, tal vez persigue y llama;
con la necesidad, lo injusto es justo:
que no tiene color ni ley el gusto.


<<<
>>>

Pág. 028 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


LAURENCIO.

Allí, Benito, un poco te retira,
que ella viene bizarra al baile.

BENITO.

Advierte
que están mis esperanzas a la muerte.
(Salen JACINTA, y TERESA.)

TERESA.

  Acá están los bailadores;
no hay lugar desocupado.

JACINTA.

Los ojos me han ocupado
otras distintas colores.
  Que Benito estaba allí,
y con mi padre trataba
esto que hoy no le escuchaba.

TERESA.

¿Pues quieres hablarle?

JACINTA.

Sí.
  Cansados te habrá dejado
este necio los oídos;
que amantes aborrecidos
cansarán un monte helado.
  Son como enfermos que cuentan
a todos su enfermedad;
que es peso la voluntad
de quien descansar intentan.
  ¿Qué te habrá dicho de mí?


<<<
>>>

Pág. 029 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


LAURENCIO.

Hija, los extremos son
una cierta imperfección,
como la que miro en ti.
  No te quisiera, si digo
verdad, que debo estimar
de ingenio tan singular
y de su consejo amigo.
  Si muchas hijas tuviera,
amara tu condición;
mas si en ti la sucesión
de mi sangre aumento espera,
  pierde la injusta porfía
de tu vano entendimiento:
darás con tu casamiento
aumento a la sangre mía.
  Elige en toda Barajas
el más rico labrador,
que el negar tiempo al amor
no son discretas ventajas.
  En la edad dispuso el cielo,
hija, tiempo para amar;
quien no le ha dado lugar
el alma tiene de hielo.
  Tú lo mirarás mejor;
tanto de tu ingenio fío,
así por ser gusto mío,
como por pagar a Amor
  el censo que los mortales
le deben, y hasta las fieras;
porque como amar no quieras,
serán a tu pecho iguales.


<<<
>>>

Pág. 030 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


JACINTA.

  No es fiereza, padre mío,
no dar al amor lugar.

LAURENCIO.

Es condición singular,
y, aunque labrador, me río
  de todos cuantos lo son;
que las singularidades,
cuando no por vanidades,
arguyen imperfección.

JACINTA.

  Yo te oí más de vna vez
decir que no me podías
casar; pues si esto decías,
yo te establezco juez
  de la causa de los dos.

LAURENCIO.

Tuve una esperanza incierta,
que ya presumo que es muerta.

JACINTA.

Pues bien, perdónela Dios.
  Pero dime, ¿qué secreto
en aquesto puede haber?


<<<
>>>

Pág. 031 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


LAURENCIO.

En no decirle a mujer
quiero parecer discreto.
  De casamiento naciste,
no eres parto de la tierra;
alma que ese cuerpo encierra,
de carne y sangre se viste.
  Jacinta, casados son
todos los mas animales;
en las palmas orientales
dicen que hay hembra y varón.
  No dan dátiles opimos,
sino es que los dos se ven;
pero como cerca estén
nacen dorados racimos.
  Aquellas palomas van
casadas a hacer sus nidos;
los peces mas escondidos
casados también están.
  Mira la salvaje cierva
seguir alegre su esposo;
mira el novillo celoso
peinar con los pies la hierba.
  Todo ama; no es razón
que no quieras bien lo que eres;
pero mientras no quisieres
no has de tener perfección.

(Váyase.)


<<<
>>>

Pág. 032 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


TERESA.

  Enojado va contigo.

JACINTA.

Valiente sermón me ha hecho.

TERESA.

¿Y habrá sido de provecho?,
que el pretensor es mi amigo.

JACINTA.

  Mientras cosas tan discretas
me decía, yo pensé,
si, por dicha, me dejó
en casa las castañetas.
  Aquí las traigo; ¡ea, Gil,
toquen, y de vayle vaya!

TERESA.

Hoy he perdido una saya.

GIL.

¿Qué va?

JACINTA.

La del tamboril.


<<<
>>>

Pág. 033 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


(Los MÚSICOS canten, y ella,
y el que baila, o cuatro,
si fuere mejor, bailen así.)
MÚSICOS.

  ¡Oh, qué bien que baila Gil
con las mozas de Barajas,
la chacona a las sonajas
y el villano al tamboril!
  ¡Oh, qué bien, cierto y galán,
baila Gil, tañendo Andrés!,
o pone en fuego los pies,
o al aire volando van.
  No hay mozo que tan gentil
agora baile en Barajas,
la chacona a las sonajas
y el villano al tamboril.
  ¿Qué moza desecharía
un mozo de tal donaire,
que da de coces al aire
y abolar le desafía?
  A lo menos, mas sutil
cuando baila, se hace rajas,
la chacona a las sonajas
y el villano al tamboril.

BENITO.

  Pudiera verte bailar
la misma hermosa Princesa.

JACINTA.

De haber bailado me pesa,
si es que te pude agradar.


<<<
>>>

Pág. 034 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


BENITO.

  ¡Esto llamaras favor,
cuando más discreta fueras!

JACINTA.

Mejor, Benito, dijeras
la que te tuviera amor.
  Pero si gusto te di
yo me quiero desquitar
con darte aqueste pesar.

BENITO.

No lo será para mí.
  Ya es noria mi pensamiento;
mas tales vasos alcanza
los vacíos de esperanza
y los llenos de tormento;
  pues en tal desconfiar
y luego en tal padecer,
¿qué males puedo temer?
¿qué bienes puedo esperar?

JACINTA.

  Teresa, escucha.

TERESA.

Crueldad
usas con aqueste mozo.

JACINTA.

De esas crueldades me gozo;
yo nací sin voluntad.

TERESA.

  Guárdate del refrancillo:
”del agua no beberé”.


<<<
>>>

Pág. 035 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


JACINTA.

Esta mañana pensé,
ahora bien quiero decillo,
  ir a Madrid, para ver
la entrada de la Princesa.
¿No irás conmigo, Teresa?

TERESA.

Si; pero ¿cómo ha de ser?
  Mas ya sé lindo remedio.
¿Benito?

BENITO.

¿Hay algo en mi bien?

TERESA.

Así los cielos te den
para tu desdicha un medio,
  que pongas un repostero
en tu carro y que nos lleves
a Madrid.

BENITO.

Como tu apruebes
lo que esta dice.

JACINTA.

No quiero.


<<<
>>>

Pág. 036 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


BENITO.

  Haz, Jacinta, tan feliz
mi dicha, a mi amor responde,
que al mayordomo del Conde
pediré un rico tapiz,
  y a las mulas las pondré
jáquimas de mil colores,
y de alfombras de labores
las estacas cubriré.
  En almohadas labradas
de seda asentada irás;
desde allí me abrasarás,
si de abrasarme te agradas.
  Haz esto, Jacinta mía;
seré en tu fuego crisol;
llevaré a Madrid el sol,
por si hiciere pardo el día.
  Yo sé que su regimiento
me lo sabrá agradecer,
porque máscara y llover,
¿cómo puede dar contento?
  Iré como sobre apuesta,
diciendo en mi carro nuevo:
¡Fuera!, ¡apártense, que llevo
el sol para aquesta fiesta!
  ¡Ea! voy a uncir.


<<<
>>>

Pág. 037 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


JACINTA.

Teresa,
en dos pollinos iremos,
que más a placer veremos
a la divina Princesa.
  Sombreros con plumas bellas
en tocas de argentería;
manteos con bizarría;
sartas, perlas como estrellas.
  ¡Ea, vamos!

TERESA.

¡Qué porfia!

BENITO.

Óyeme, Jacinta, aguarda.

JACINTA.

¿Alfombrita sobre albarda?
¡Famosa caballería!
(Tañan los MÚSICOS,
y el que baila acabe esta cena.)

MÚSICOS.

  ¡Oh, qué bien que baila Gil
con las mozas de Barajas,
la chacona a las sonajas,
y el villano al tamboril!
(Sale don CARLOS y MAYO, criado.)

CARLOS.

  Milagro de Dios ha sido.

MAYO.

Todas las piernas me ha roto.


<<<
>>>

Pág. 038 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


CARLOS.

No hay duda; él iba borracho.

MAYO.

Tal es el año de zorros.
Rogamos a Dios por santos,
a los viejos decir oigo;
mas no por tantos que ya
valga el vino a diez y ocho.
Brañigal es nombre antiguo
de este endemoniado arroyo,
de hoy más le llamo braguero,
en llegando me le pongo.

CARLOS.

¡Jesús mil veces! ¿Tenía
seso, Mayo, este demonio?
¿Hay tal cochero en el mundo?
¿Dónde llevaba los ojos?
¡Volcar el coche en el agua!

MAYO.

Bajó la cuesta furioso,
y tropezando en las piedras
volvióse a un lado, y vaciónos.

CARLOS.

¡Vive Dios, que fue milagro
mi paciencia en tanto enojo;
que el darle una cuchillada
fue, en saliendo, mi propósito!


<<<
>>>

Pág. 039 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


MAYO.

A lo menos, de san Diego,
de quien eres tan devoto,
que caer sobre las piedras
era peligro notorio.
Yo en el agua parecía
tortuga echada en remojo;
a lo menos, bacallao,
pardo atún o bayo tollo.
No en balde temió Lisarda.

CARLOS.

Un corazón amoroso
es adivino del daño,
Mayo, que padece el otro.

MAYO.

¿Para qué me llamas Mayo?

CARLOS.

¿Pues qué nombre?

MAYO.

Abril lluvioso;
tal como yo estoy en agua,
tomara en vino un bizcocho.

CARLOS.

Mira si ha sacado el coche.

MAYO.

Allí le ayudaban todos;
pero entienden poco de agua
y todos se ayudan poco.


<<<
>>>

Pág. 040 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


CARLOS.

¿Mojáronseme las cajas?

MAYO.

Sembrado está el campo en torno
de alcorzas y peladillas,
y todos hacen su agosto.

CARLOS.

¡Media legua de Madrid
tal desgracia!

MAYO.

Es fiero mostro
este arroyo que miras,
y paso tan peligroso,
que cuentan del mil desgracias,
traiciones, muertes y robos.

CARLOS.

¡Alto!, saquemos la ropa;
esta vez no cumplo el voto,
que ya con tantos azahares
me da la jornada asombro.
Alcalá, de noche ha sido
siempre lugar temeroso.
A Madrid me vuelvo, Mayo.
-Silbos y grita, y un Hortelano.-
¿Qué grita es esta?

MAYO.

Esos monos
que deben de haber sacado
el coche del agua en hombros.


<<<
>>>

Pág. 041 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


HORTELANO.

¡Guarda, el toro, aparta, guarda!

CARLOS.

¿Qué dicen de toro?

MAYO.

¿Cómo?

CARLOS.

De un toro.

MAYO.

¿Pues toro aquí?

HORTELANO.

¿Qué hiciera más en el coso?
(Salga.)
Apártense, caballeros,
que viene por esos olmos
un toro que han perseguido
de Madrid, algunos mozos,
en la vacada que tiene
la Villa en aquestos sotos,
para las fiestas que agora
hace de cañas y toros
a la Princesa de España.

CARLOS.

¿Toro agora tan furioso?

HORTELANO.

¿Cómo furioso? Por Dios,
que los hortelanos somos
de aqueste arroyo en las huertas
bastantemente animosos,
y que ha dado, por silbarle,
con algunos de nosotros,
muy lindas vueltas agora.


<<<
>>>

Pág. 042 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


MAYO.

¿Por silbar? ¿Por eso es poco?
¡Cuál era para comedias
ese toro valeroso,
que hay pícaro que de un silbo
deja [a] un compañero tonto!

HORTELANO.

Aquí estaréis más guardados,
porque es un torillo hosco,
cual suele un recién casado
a pocas noches de novio:
herrado de las dos puntas,
arrugado y negro el rostro,
corto de cuello y de pies,
ancho y hundido de lomo,
después de mil rejonazos
con que da bramidos roncos,
un reguilero de plumas
le ofende el hocico romo.
Del jardín del Condestable
estos hidalgos briosos
salieron hoy a caballo,
como galeras en corso.
¡Bien lo han hecho! Mas, de seis,
vuelquen tres caballos solos,
y aun algunos gorgoranes
se han guarnecido de lodo.
¡Oh, hele allí!


<<<
>>>

Pág. 043 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


MAYO.

¡Pesia tal!
Levantando viene el polvo
con los pies hasta las nubes,
y a testaradas los chopos.

CARLOS.

Espera, por Dios, que vienen
pasando agora el arroyo
dos labradoras.

MAYO.

Y a fe
que no son de malos rostros.
Él parte a los dos pollinos.
¡San Diego! ¡San Blas Apóstol!

CARLOS.

Con una ha dado en el suelo.

MAYO.

Y aun por eso dijo el otro
que [a] la que bien hila y tuerce
bien se le parece.

CARLOS.

¿Cómo?
(Saque la espada y entre.)
¿Dejaré que muera allí?
Espérame, infame toro.

MAYO.

A mí no hay que me esperar.

HORTELANO.

Discreto sois.


<<<
>>>

Pág. 044 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


MAYO.

No soy bobo.

HORTELANO.

¡Qué cuchillada le ha dado!
¿No le ayudáis vos?

MAYO.

No oso,
que tengo tan poco pulso
que no sé partir un hongo.

HORTELANO.

Las dos piernas le ha cortado.

MAYO.

Debían de ser de corcho.

HORTELANO.

La mujer en brazos saca.

MAYO.

Pensé que sacaba al toro.

HORTELANO.

¿Quién es este caballero,
que pienso que le conozco?

MAYO.

Yo os lo escribiré mañana,
que andamos de prisa todos?
(Sale DON CARLOS,
con JACINTA en los brazos.)

CARLOS.

¡Ánimo, bella aldeana!

HORTELANO.

Desmayola el alboroto.


<<<
>>>

Pág. 045 de 148
Al pasar del arroyo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


MAYO.

Y no habrá menester agua,
que ha rato que está en remojo.

CARLOS.

Al coche quiero llevarla.

TERESA.

Haréis un hecho famoso,
señor, en darle la vida.

MAYO.

¿Eso llevas?

CARLOS.

Calla, loco,
que algo a mis ojos les debo.

MAYO.

¿Cuándo?

CARLOS.

Al pasar del arroyo.


<<<
>>>

Acto II
Pág. 046 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Salen BENITO, PASCUAL, ANTÓN.)
PASCUAL.

  ¡Que por tan breve jornada
tan ignorante haya sido!

BENITO.

¡Oh, lo que os habéis perdido
por no haber visto la entrada
  de la divina Isabel,
Princesa de España hermosa,
del cuarto Felipe esposa,
digna de engastarse en él!
  Soy hombre, al fin, de labranza,
¡voto a mi sayo, Pascual!,
que estoy, aunque hablando mal,
por hablar en su alabanza.
  Mas lo que entiendo advertid
para más grandeza suya.

ANTÓN.

Cuéntanos, por vida tuya,
lo que ha pasado en Madrid.


<<<
>>>

Pág. 047 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


BENITO.

  San Jerónimo del Prado,
que, cansado del desierto,
a ser palacio de reyes
subió su merecimiento,
vestido de luminarias,
como de estrellas el cielo,
que por sus torres antiguas
lugar sus almenas dieron,
dio, Pascual y Antón, la noche,
antes de entrar en su centro
este planeta divino,
a su grandeza aposento.
El sol, viendo que en Madrid
entraba Isabel, corriendo
cortinas de varias nubes
a su rostro y rayos bellos,
dejó todo pardo el día,
pues entra Isabel, diciendo:
”No he menester salir yo,
porque dos soles daremos
tanta luz, que, por ventura,
piense el concertado tiempo,
o que ella viene a ser sol
o que de ella envidia tengo.


<<<
>>>

Pág. 048 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


BENITO.

Bajó, en fin, acompañada
este divino lucero
hasta las casas del Duque,
como al Occidente vemos
la luna en serena noche,
del espléndido ornamento
de sus brilladoras luces
del Norte, a su lumbre opuesto,
las Hélices, las dos Osas,
el Carro y la blanca Venus.
Allí la Villa aguardaba
cerca de un arco del cielo,
porque allí se apareció
y estuvo en dos horas hecho;
de un palio de blanca tela
dieciséis varas abrieron
una generosa calle
al sol, porque fuese dentro.
Los vestidos que llevaba
el ilustre regimiento
eran conformes al día,
que no ay más que encarecerlos,
y ya sabéis que Madrid
excede, como en el celo,
a muchas grandes ciudades
en riquezas, y deseos.
Formaron por dos hileras
las dos guardas, paralelos
al planeta que traía
luz a nuestro hesperio suelo.


<<<
>>>

Pág. 049 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


BENITO.

Los bizarros españoles,
y los gallardos tudescos
llevaban, sobre amarillo,
blanco y rojo terciopelo;
allí sus dos capitanes,
y sus tinientes hicieron
el lugar, orden y plaza
que se fue siempre siguiendo:
atabales y trompetas,
del mismo color cubiertos,
parece que quién venía
iban delante diciendo:
”¿Cómo sabré yo pintaros
tan grande acompañamiento?”
Ignorante labrador,
que de sólo el campo entiendo,
no sé quién eran los grandes;
solamente decir puedo
que nadie en tan gran lugar
puede llamarse pequeño;
verdad es que conocí,
Pascual, al Conde, mi dueño,
con vestido regidor,
entre muchos caballeros;
aquel insigne Zapata,
cuyos blasones excelsos
tomó de los pies del sol,
aunque son blancos y negros;
el Conde, en fin, de Barajas,
como a señor conociendo,
me divirtió de los otros.


<<<
>>>

Pág. 050 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


PASCUAL.

De que le alabes me alegro,
que, al fin, es nuestro señor,
y hijo de padre tan bueno,
que su famosa memoria
vivirá siglos eternos.

BENITO.

También conocí al Mendoza,
ilustrissimo sujeto
para versos de Virgilio,
para excelencias de Homero.

ANTÓN.

El Duque del Infantado,
Benito, a los extranjeros
está diciendo quién es.


<<<
>>>

Pág. 051 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


BENITO.

Pues con él me amanecieron
los rayos de un alba clara;
por sus heroicos abuelos,
por sus generosos padres,
cuyas grandezas hicieron
que en las de Alejandro y César,
callen el latino y griego.
Hablando en el Duque de Alba,
volví la cara a un mancebo
que estaba alabando al Duque
de Sesa, y Soma, diciendo:
”Aquí se cifró la gloria
de los Córdobas, que dieron
honra a España, fama al mundo
y al Rey Católico Reinos.”
Pero dejé de escucharle,
Pascual y Antón, os prometo,
por ver un Príncipe en quien
puso las partes el cielo
de mas grandeza y valor
que en muchos siglos se vieron.
Ya sabéis que yo no soy
pretendiente lisonjero,
porque más precio una flor
de un huertecillo que tengo,
que cuantas riquezas cubren
los doseles de sus techos.
No daré tan sólo un paso
por cuantos diamantes bellos
fueron pedazos del sol
que de sus rayos cayeron.


<<<
>>>

Pág. 052 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


BENITO.

Pero dar justa alabanza
a grandes merecimientos
mi natural condición
me obliga, sin otro premio;
que vi, pues, tan gran señor,
otra vez a decir vuelvo;
el de Lerma y Denia digo,
con que digo cuanto puedo.
Mas porque ofenderse puede
que villano tan grosero
ose tomarle en la boca,
la sello con el silencio,
y porque después de ver
reyes de armas y maceros
uso de Castilla antiguo,
con reales instrumentos,
vi debajo de aquel palio
la flor de lis de los cielos:
la soberana Princesa,
por quien dimos igual peso
de estrellas, de sol, de perlas,
que con Isabel nos dieron.
Pintaros de qué manera
iba aquel ángel haciendo
cielo el palio, es dar a un vidrio
todo el resplandor de Febo;
si os pintara su vestido,
pudiera cualquier discreto
decirme: “¿En eso ocupaste
los ojos tan breve tiempo?


<<<
>>>

Pág. 053 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


BENITO.

¿No era mejor ocupalle
en ver el rostro, el cabello,
las manos, la compostura,
el aire gentil del cuerpo?”
Pues a la fe que paré
más en su belleza atento
que en vestidos y diamantes,
y en el palafrén, soberbio
de verse con tanta dicha,
porque, a tenerle, sospecho
que, desvanecido y loco
perdiera el entendimiento.
Sus damas yuan después
con galanes, que quisieron
ver hablar francés a Amor,
y castellano al deseo.
La calle Mayor pasaron,
la Princesa bendiciendo
de ventanas y balcones,
cuantos verla merecieron;
porque pienso que llevó,
más que perlas y cabellos,
almas y ojos aquel día
en sus muchas gracias puestos.


<<<
>>>

Pág. 054 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


PASCUAL.

¿No nos dices de la Puerta
de Guadalajara?

BENITO.

Hicieron
en ella un arco de seda,
y los insignes plateros,
una calle toda de oro,
ostentación de sus pechos.
Y advertid que esta pintura
es solamente bosquejo,
que nadie gasta colores
si no hay agradecimiento.
(Salen LISARDA, DON LUÍS
y LAURENCIO con una carta.)

LAURENCIO.

  Cuanto decís es verdad,
y conocida esta letra,
hasta el alma me penetra
el pensar mi soledad.
  Lo que hasta agora encubrí
es fuerza que se descubra.

LUÍS.

Sí; pero no que se encubra
la prenda que vive aquí.
  Ya no ay que disimular:
el Conde quiere su hija.


<<<
>>>

Pág. 055 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LAURENCIO.

¿Pues no queréis que me aflija
de que falte del lugar?
  A Madrid fue a ver la entrada
de la señora Princesa,
si su tardanza me pesa,
será disculpa escusada.
  Demás que dicen que un toro,
de unos mozos perseguido,
vengado, puesto que herido,
en romper capas con oro,
  trató mi Jacinta mal,
hasta derribarla al suelo,
al pasar del arroyuelo
que llaman de Brañigal.
  ¡Ay de mi!

LISARDA.

Si por amor
la habéis, buen hombre, escondido,
justa disculpa habrá sido,
mas no carece de error.
  Considerad que mi hermano
no se irá de aquí sin ella.

LAURENCIO.

Puesto que será el perdella
mi muerte, tened por llano
  que os he tratado verdad:
aquí hallaréis labradores,
de esta villa los mejores,
que os dirán mi calidad.
  Benito, Pascual, Antón,
¿soy hombre yo de invenciones?


<<<
>>>

Pág. 056 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


BENITO.

Pues ¿tú das satisfacciones,
Laurencio, de tu opinión?
  Señores de aquí partió
Jacinta a Madrid; no ha vuelto:
de buscarla estoy resuelto,
que he de ser su esposo yo.
  Esto del arroyo y toro
averiguaré lo que es,
porque ha dos años, y aun tres,
que sus desdenes adoro.
  Mas ¿para qué la queréis?

LUÍS.

Buen hombre, cesad de hablar,
que no os habéis de casar
con Jacinta, ni podéis.
  Jacinta es hija de un hombre
noble, que por ella envía.

BENITO.

Aunque la bajeza mía
no tenga de noble el nombre.
  Bien la puedo merecer.

LISARDA.

Dejad eso labrador,
que ni entendéis su valor,
ni le podréis entender.


<<<
>>>

Pág. 057 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LAURENCIO.

  Benito, cesa de hablar,
que éstas son cosas tan altas
que será descubrir faltas
el pretenderla igualar.
  Señores, la relación
vuestra y las cartas son ciertas:
un coche llegó a mis puertas
años ha, pasados son.
  Aquesta niña traía:
mi mujer la recibió,
y el dueño me refirió
que por bautizar venía.
  Dejáronme buen dinero,
porque a Italia se ausentaba;
y, supuesto que tardaba,
fue, en efecto, caballero.
  Siempre acudió por Madrid
con lo que fue menester;
mas, en fin, por no saber
nombre que darle, advertid
  que porque al cuello traía
un San Jacinto de oro
y diamantesm, el decoro
le guardé que le debía.
  Y Jacinta la llamé.


<<<
>>>

Pág. 058 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LUÍS.

Pues esa misma Jacinta,
que vuestra piedad me pinta
y en esta carta se ve
  me habéis, buen hombre, de dar.

BENITO.

¿Que Jacinta es gran señora?

LAURENCIO.

¿Cómo he de poder, si agora
no ha venido a su lugar?

PASCUAL.

  Vaya Benito a buscalla.

BENITO.

Presto pienso que os la diera,
si del corazón pudiera,
como la tengo, sacalla.
(Salen JACINTA y TERESA.)

JACINTA.

  ¿Gente de la Corte a mí?

TERESA.

Y un caballero y su hermana.

ANTÓN.

Perdida que hoy tanto gana,
mirad que os buscan aquí.

LAURENCIO.

  Hija, a quien yo no podré
dar ese nombre, pues tienes
otro padre, ¿cómo vienes
de aquesta suerte?


<<<
>>>

Pág. 059 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


JACINTA.

No sé:
  que, según ha sido el mal,
bien puedo decirlo así.

LUÍS.

¿Es ésta?

LAURENCIO.

Señores, sí.

LUÍS.

Muestra a su nobleza igual
  la hermosura y gentileza.

LISARDA.

Dad los brazos a los dos,
y guarde mil años Dios
tan extremada belleza,
  señora doña Jacinta.

JACINTA.

¿Cuál diablo de don? ¿qué es esto?
A la fe que me le han puesto
con alfiler o con cinta.
  ¿Tan enhorabuena fuimos
las dos a Madrid, Teresa?

LUÍS.

¿De esto os pesa?

JACINTA.

Más me pesa
del peligro en que nos vimos.

LAURENCIO.

  Hija, vos no lo sois mía;
mirad que vienen por vos:
de dividirnos los dos
llegó, con mi muerte, el día.
  Lagrimas son, estoy viejo;
bien me pagáis la crianza
con mi muerte.


<<<
>>>

Pág. 060 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


JACINTA.

¿Qué mudanza
es ésta?

LAURENCIO.

Ser vos mi espejo
  y haberos quebrado aquí.

JACINTA.

¿Otro padre tengo yo?

LAURENCIO.

Sí, hija: el que os engendró,
que yo solamente fui
  el que con vos ha pasado
los trabajos que sabéis;
allá, en Italia, tenéis
quien me dejó su cuidado.
  Que estos caballeros vienen
por vos; a Madrid iréis
con ellos, donde tendréis
los vestidos que convienen
  a mujer tan principal.
Padre tenéis señoría,
que yo era vos, hija mía,
y vos envuelto en sayal.
  Tierno estoy, tengo razón;
Dios os haga venturosa.
(Váyase.)

LISARDA.

No lloréis, Jacinta hermosa,
aunque es justa obligación,
  que aquí estaremos los dos
el tiempo que vos gustéis,
y cuando vais, si queréis,
irá Laurencio con vos.


<<<
>>>

Pág. 061 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LUÍS.

  No se ha de hacer cosa aquí
que a vuestro gusto no sea.

JACINTA.

Así es justo que lo crea,
y esto habéis de hacer por mí:
  que es estar algunos días
en Barajas, por el llanto
de mi padre, y hasta tanto
que dispongo cosas mías.
  Entrad porque descanséis,
y contaréisme quién soy.

LUÍS.

Palabra, Jacinta, os doy
de que iréis quando querréis:

LISARDA.

  Un coche tenéis aquí.

JACINTA.

No me le nombréis, señora,
que pienso que paso agora
el peligro en que me vi.
  Aunque por cierto que debo
a un caballero la vida.

TERESA.

Calla, que vienes perdida.

JACINTA.

No puedo, amiga, aunque pruebo.
(Vanse.)

LISARDA.

  ¿No tiene buen parecer
nuestra bella labradora?

LUÍS.

No ve el Sol, en cuanto dora,
tan peregrina mujer.
(Vanse,y salen PASCUAL y BENITO.)
  ¿Qué tenemos de amor?


<<<
>>>

Pág. 062 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


BENITO.

Pierdo el sentido.

PASCUAL.

Pues ¿qué hay de tu esperanza?

BENITO.

Que ya es muerta.

PASCUAL.

¿No queda alguna luz?

BENITO.

Cerró la puerta.

PASCUAL.

Quien vive, espere bien.

BENITO.

Ya el bien es ido.

PASCUAL.

¿Qué puedes tu perder?

BENITO.

Lo que he sufrido.

PASCUAL.

¿Qué puedes tú ganar?

BENITO.

Pena tan cierta.

PASCUAL.

¿Nunca tuviste alguna gloria?

BENITO.

Incierta.

PASCUAL.

Alienta el corazón.


<<<
>>>

Pág. 063 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


BENITO.

Estoy perdido.

PASCUAL.

El sufrir es valor.

BENITO.

No hay resistirme.

PASCUAL.

¿Los males tienen fin?

BENITO.

Son inmortales.

PASCUAL.

¿Con ellos has de amar?

BENITO.

Soy roca firme,

PASCUAL.

Pretende, pues.

BENITO.

No hay méritos iguales.

PASCUAL.

Pues ¿qué piensas hacer?

BENITO.

Pascual, morirme.

PASCUAL.

Pues ¿qué cura el morir?

BENITO.

Todos los males.


<<<
>>>

Pág. 064 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Salen DON CARLOS y MAYO.
MAYO.

  Este es aquel labrador;
ya que no te has escusado
de venir mal disfrazado,
háblale luego, señor.

CARLOS.

  Mayo, si Jacinta bella
me trajo el alma tras sí,
¿cómo puedo estar en mi,
mientras que no vuelvo a vella?
  Pasaba Leandro vn mar,
rompiéndole con sus brazos,
por llegar a los abrazos
de quien le pudo obligar.
  Ya en olas altas, ya en bajas,
una y muchas veces fue,
pues ¿por qué no pasaré
desde Madrid a Barajas.
  Dos leguas son, todo es calle;
¿hay mar?, ¿hay montes de hielo?

MAYO.

No; pero hay un arroyuelo
que el diablo puede passalle.

CARLOS.

  No le infames, que le debo
haber visto una mujer,
cuyos brazos pueden ser
laureles del rojo Febo.
  Tal, en fin, que de Lisarda
a penas memoria tengo.


<<<
>>>

Pág. 065 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MAYO.

Yo, señor, con gusto vengo;
solamente me acobarda,
  el venir a este lugar
a tratar cosas de amor
en casa de un labrador,
donde no puede faltar
  mozo de siega y vendimia,
robusto, como del campo,
y su Roldán o Melampo
con su carranca de alquimia.
  Perrazo que cuando ladra
ya tiene a un hombre en el suelo,
con presas, como un anzuelo,
que hasta el ánima taladra.
  Pero con esta invención
que tienes imaginada,
no hay que temer.

CARLOS.

Todo es nada,
Mayo, en habiendo afición.
  ¡Dios os guarde!

BENITO.

Su merced
venga muy enhorabuena.

CARLOS.

Traigo…

BENITO.

Hablad, no tengáis pena


<<<
>>>

Pág. 066 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CARLOS.

Habéisme de hacer merced…

BENITO.

  Vete en buen hora, Pascual.

PASCUAL.

Adiós, si estorbo.

BENITO.

Ya sabes
que hablando personas graves,
testigos parecen mal.

PASCUAL.

  Bien sé que es “no estorbarás”
mandamiento cortesano.

BENITO.

Hablad, que aunque soy villano,
es en lo exterior no más.

CARLOS.

  Antes estoy informado
de vuestra mucha nobleza:
que sangre donde hay limpieza
dora el más humilde estado.
  ¿No os llamáis Benito?

BENITO.

Sí.

CARLOS.

Pues de Madrid vengo huyendo;
anoche herí…

BENITO.

Ya lo entiendo;
no hay más que decirme a mí.


<<<
>>>

Pág. 067 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CARLOS.

  Soy Zapata, y soy pariente
del Conde; sé que tenéis
aquí una huerta…

BENITO.

Podéis
defenderos fácilmente
  en la casa que allí tengo.

CARLOS.

Pienso que me han de buscar.

BENITO.

Será solo en el lugar.

CARLOS.

Del Conde informado vengo
  que sois hombre de valor
y que ayudarme podéis.

BENITO.

No se engaña (y lo veréis
presto) el Conde mi señor.

CARLOS.

  Si me visto de hortelano,
¿podré estar en esa huerta?

BENITO.

Y seguro que a su puerta
no ha de llegar hombre humano.

CARLOS.

  ¿Tendréis vestidos, por dicha,
para mí y este criado?

BENITO.

No soy pobre, y soy honrado
con pensión de una desdicha.


<<<
>>>

Pág. 068 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CARLOS.

  ¿Cuál es la huerta?

BENITO.

Esa es;
en ella entrad, mientras voy.

CARLOS.

Mayo, de ventura soy.

BENITO.

¿Quién es Mayo?

MAYO.

Cierto mes:

BENITO.

  Pensé que era vuestro nombre.

MAYO.

No, hermano.
{{Pt|CARLOS.|
Si fuera ingrato,
jamás a tan noble trato…v

BENITO.

No prosigáis, que no hay hombre
  que tenga vuestro apellido
que no pueda ser dechado
de nobleza.

CARLOS.

Este cuidado
me quiere más escondido.
  A la huerta voy, adiós;
despacio hablaremos luego.


<<<
>>>

Pág. 069 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MAYO.

No se entabla mal el juego,
pues disfrazados los dos,
  no hay que temer al lugar.

CARLOS.

De noche, salir podremos
a donde a Jacinta hablemos.

MAYO.

Por ti se podrá cantar:
  ”Hortelano era Velardo
de las huertas de Valencia;
si ha de haber hambre, ¡paciencia!
Embutir lechuga y cardo.”
(Váyanse, y salga Mendo, labrador viejo.)

MENDO.

  Pascual me ha dicho que estás
con una tristeza extraña.

BENITO.

Pascual, padre, no te engaña,
y en mí verás lo demás.

MENDO.

  ¿Qué te importa el casamiento
de Jacinta?

BENITO.

En esa edad
no reina la voluntad,
más puede el entendimiento.
  Pero, padre, en esta mía,
¿qué consuelo puede haber
para dejar de querer
lo que Jacinta querría?
  Dicen que es hija…


<<<
>>>

Pág. 070 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO.

¿De quién?

BENITO.

De un conde napolitano,;
yo soy un pobre villano.

MENDO.

Tú eres más noble también.
  Y, llegada esta ocasión,
estoy, Benito, en efecto,
por romper, para un secreto,
las puertas del corazón.
  Que no es mayor calidad
la suya.

BENITO.

Padre, no creas,
por lo bien que me deseas,
engañar mi voluntad.
  Que si piensas remediarme
y con mentiras valerme,
será, por dicha, encenderme
con lo que intentas helarme.

MENDO.

  Hijo, buen padre te dio
tu fortuna, y no extranjero,
sino español caballero,
que no soy tu padre yo.
  Deudo en esa casa tiene
las armas de su blasón;
no perdieron opinión
por lo que a tocarlas viene.
  Esto basta para ti,
y no me preguntes más.


<<<
>>>

Pág. 071 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


BENITO.

La vida me quitarás,
¡oh padre!, en dejarme ansí.

MENDO.

  No soy tu padre, que yace
en Madrid, en la capilla
del Conde.

BENITO.

No es maravilla
que mientas: de tu amor nace.
  Oye, padre, dime el nombre.

MENDO.

Déjame, que ya me pesa
de haber hablado.
(Vase.)

BENITO.

Aquí cesa
mi ser, pues que soy más hombre.
  Animo, pues, pensamientos,
que si es aquesto verdad,
amor en mi calidad
hará menos fundamentos.
  Demás, que si al caballero,
que hoy a mi huerta ha venido,
favor y consejo pido,
consejo y favor espero.
  Si en calidad no hay ventajas,
y mi loco amor porfía,
o Jacinta será mía,
o se ha de perder Barajas.

(Vase,


<<<
>>>

Pág. 072 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


y sale DON LUÍS, LISARDA y ISABEL.)
LUÍS.

  Yo he dado en esta locura.

LISARDA.

Desde Madrid lo temí.

LUÍS.

Lisarda, en mi vida vi
tan extremada hermosura.

LISARDA.

  Tú eres lindo Galaor,
no ves mujer que no quieras;
mas dime, hermano, ¿es de veras
tener a Jacinta amor?

LUÍS.

  Si es hija del Conde Fabio,
y ya por fuerza heredera,
será justo que la quiera;
seré ,en pretendella, sabio.
  Si la tengo de llevar
a mi casa, estando allí,
¿no es mejor que para mí
la intente solicitar?
  Háblala, hermana, y dirás
que por ella estoy perdido;
cosa tan justa te pido,
que negarla no podrás.
  Yo me retiro a esa huerta;
llévamela sola allá:
quizá el amor me dará
para estos principios puerta.
  No examines aficiones,
porque es una ley amor
tan bárbara que, en rigor,
no le averiguan razones.
  Yo veré si tengo en ti
tanta sangre como pienso.


<<<
>>>

Pág. 073 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LISARDA.

Yo lo haré.

LUÍS.

Pondrás un censo
perpetuo, Lisarda, en mí.
(Vase.)

LISARDA.

  Para mis cuidados es
el de mi hermano extremado.

ISABEL.

De haber don Carlos tardado,
es bien que con él estés,
  pues ya pasó de novena
la jornada de Alcalá.

LISARDA.

Si en ella, Isabel, está,
no, a lo menos, con mi pena.
(Sale JACINTA y TERESA.)
  Esta es Jacinta.

JACINTA.

Ya estoy
con humos de cortesana.

LISARDA.

Oigo decir que Diana
(que a Ovidio inclinada soy)
  es Luna y es Proserpina;
vos también seréis agora
cortesana y labradora,
y, si Venus, seréis trina.


<<<
>>>

Pág. 074 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


JACINTA.

  No me habléis de esa manera,
que no lo entiendo, por Dios;
bajáos a mi campo vos,
pues no subo a vuestra esfera.

LISARDA.

  Yo tengo un poco que hablaros,
y en una huerta ha de ser.

JACINTA.

Yo os tengo de obedecer
y como a mi dueño amaros.

LISARDA.

  Pienso que mi hermano intenta
hacerme vuestra cuñada.

JACINTA.

Si es burla, será extremada.

LISARDA.

Esa humildad me contenta
  Ya desseo que os vistáis
para que soberbia estéis.

JACINTA.

Siempre humilde me hallaréis,
y más si vos me mandáis.

LISARDA.

  Voy a hacer que allá nos lleven
algo con qué regalaros.

(Vase.)


<<<
>>>

Pág. 075 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


JACINTA.

¿Qué más que veros y hablaros,
aunque con las fénix prueben?
  ¿Qué te dice el casamiento?

TERESA.

Que no te estuviera mal,
con hombre tan principal,
si aquel nuevo pensamiento
  no te tuviera tan loca.

JACINTA.

Teresa, en mi vida amé;
castigo, y muy justo, fue:
que amor por agravio toca.
  ¡Oh, qué bien me lo decías!
Mas dime, ¿a quién no obligara
hazaña tan noble y rara
en tantas desdichas mías?
  Pues sacarme desmayada
y dejar de ir a Alcalá
por llevarme donde ya
fui curada y regalada
  de sus hermanas hermosas,
¿a quién no pudo obligar?

TERESA.

Carlos es digno de amar,
por mil prendas generosas.
  Mas, ya que has de ir a su casa
de don Luís, ¿no habrá remedio
de verle?

JACINTA.

Siempre halla un medio
quien de ciego amor se abrasa.


<<<
>>>

Pág. 076 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Sale MAYO de buhonero.)
MAYO.

  ¿Hay quien compre lindas cosas,
joyas, y curiosidades?

TERESA.

Creciendo las calidades,
serán las galas forzosas:
  compra de aqui niñerías.

JACINTA.

Buen hombre, llegaos acá.

MAYO.

(Sola con Teresa está.)

JACINTA.

¿Qué vendéis?

MAYO.

Locas porfías
  de un ciego amante abrasado.

JACINTA.

¡Mayo!, ¿eres tú?

MAYO.

Y tan florido,
que una huerta me ha tenido
en almendro transformado.
  Yo vengo, como me ves,
a decirte que está aquí
don Carlos.

JACINTA.

¿Es cierto?


<<<
>>>

Pág. 077 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MAYO.

Sí.

JACINTA.

Amante bizarro es,
  y paga al justo mi amor.

MAYO.

En la huerta de Benito
me ha dado por sobre escrito,
que está vuelto en labrador.
  Porque le ha dado a entender
que fugitivo ha venido
de la corte, y se ha querido
de su persona valer.
  Dice que es deudo del Conde,
y en esto dice verdad;
Benito, por amistad
en su enramada le esconde.
  Véle a ver con un gabán,
y un escardillo en la mano,
porque en forma de hortelano
no le conozca Galván.

JACINTA.

  Iré, sin duda, esta tarde.
(Salen LISARDA y ISABEL.)

LISARDA.

¿Y qué compra?

ISABEL.

No lo sé.


<<<
>>>

Pág. 078 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LISARDA.

Lo que fuere pagaré;
no estéis, Jacinta, cobarde.
  ¿Qué traéis?

MAYO.

Tocas famosas
y cintas de mil maneras.
 (¡Cielos!, ¿qué es esto? Por Dios,
que o tengo el mosto en la testa,
o es aquesta Lisarda.)
Señora, aquí un poco espera,
que voy hasta la posada;
verás una caja llena
de varias curiosidades:
El Escarramán, La venta
y hasta El pasar del arroyo.

JACINTA.

¡Ay, Dios! Si de eso me acuerdas,
cuéntame por desmayada.

LISARDA.

Buen hombre, escucha a la oreja.

MAYO.

Más quisiera que un alano
del Rastro me la mordiera,

LISARDA.

Mayo, ¿eres tú?

MAYO.

Yo soy Mayo;
mas tantas mayas me cercan,
que he de mayar como gato.


<<<
>>>

Pág. 079 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LISARDA.

¿Cómo estás de esa manera?

MAYO.

Carlos supo que aquí estabas,
y con este hábito y cesta
me mandó venirte a hablar.

LISARDA.

¿Ya está en Madrid?

MAYO.

Allá queda,
triste de no haberte hablado.

LISARDA.

Porque aquestos no lo entiendan
ven aquesta noche a hablarme;
aguardarete a la puerta,
que de todo lo que pasa
le quiero dar larga cuenta.
¿Tráesme carta?v

MAYO.

En la posada
la dejo; pero traerela
esta noche. Adiós.

ISABEL.

Mayo, escucha.

MAYO.

Cuando vuelva.

LISARDA.

Ya nos podemos partir:
prevenida está merienda
y algún entretenimiento.


<<<
>>>

Pág. 080 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


JACINTA.

Teresa, cuando ésta sepa
que quiero bien a don Carlos
¿qué importa?

TERESA.

Solo que tenga
envidia de tu buen gusto.

LISARDA.

Isabel, ¡brava fineza!
Carlos a Mayo me envía.

ISABEL.

Habrá sentido tu ausencia.

JACINTA.

¡Ay, Carlos!

LISARDA.

¡Ay, Carlos mío!
Ya estoy besando sus letras.
(Sale [DON] CARLOS de Hortelano.)

CARLOS.

  Amor, que siempre barajas
los bienes y males, ciego,
ya tienes casa de juego,
ya das naipes en Barajas.
Jugadoras de ventajas
son tus manos, que estos días
ganan las potencias mías,
pues, en efecto, te vales,
amor, de barajas tales
para tales fullerías.
  Amor, ¿de quién te acompañas
para perder y ganar,
pues sólo en el barajar
echo de ver que me engañas?


<<<
>>>

Pág. 081 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CARLOS.

No son honradas hazañas
ver de Lisarda la suerte
y barajarla de suerte
que llegue la de Jacinta:
figura que con su pinta
pudiese darme la muerte,
  porque tomas mis cuidados,
en Barajas, tan a pechos:
pues jugar con naipes hechos
no es amor de hombres honrados;
si así los tienen cortados
en barajas de pesares,
ganaras cuanto repares,
pues en ellas juntos vi
los encuentros para ti,
y para mí los azares.
  Barajas, y alzo por mano,
puesta en Madrid la mitad;
pero con tu habilidad
ha sido remedio en vano.
Poco en tus barajas gano,
pues juego temiendo ausencia
en Barajas, sin licencia,
adonde vengo a probar
la mano para ganar;
y si perdiere, paciencia.


<<<
>>>

Pág. 082 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Sale DON LUÍS.)
LUÍS.

  Buen hombre, que Dios te guarde
y en verde hortaliza aumente,
¿no sabes que todo Oriente
viene a tu huerta esta tarde?
  ¿No sabes cómo Jacinta
viene a cubrilla de flores,
que son sus pies las colores
con que Abril los prados pinta?
  ¿Conócesla? Dime nuevas
de su hermosura y valor.

CARLOS.

(Cuando barajas, Amor,
todo lo tiras y llevas.
  ¡Este es don Luís! ¿Qué es aquesto?)

LUÍS.

¿No respondes, labrador?

CARLOS.

Estoy cavando, señor,
que me va la vida en esto.
  Que venga Jacinta aquí,
y la tengáis afición,
me ha causado admiración;
nunca en Barajas os vi.
  Pero mejor os dirá
mi amo lo que queréis,
pues en las eras que veis,
todo mi remedio está.
  Que a la fe que me conviene
tener todo aqueste día
mas trabajo que solía.


<<<
>>>

Pág. 083 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LUÍS.

¿Es este mozo que viene
  el dueño de aquesta huerta?

CARLOS.

Y de los mozos mejores
de Barajas.
(Sale BENITO.)

BENITO.

Sabed, flores,
que os traigo una nueva cierta.
  La primavera ha llegado,
anticipada, en Jacinta,
de la que esperáis distinta,
pues de huerta os vuelve en prado.
  Creced, los verdes cogollos,
porque al pasar de sus plantas
esmalten colores tantas.

CARLOS.

¡Qué buen año de repollos!
  Pues que el perejil
picará como mostaza.
Mayo tarda, por la traza;
primero ha llegado abril.

LUÍS.

  ¿Sois el dueño de esta huerta?


<<<
>>>

Pág. 084 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


BENITO.

Y muy vuestro servidor,
aunque el traje labrador
mal con el vuestro concierta.
  Por Jacinta os vi venir,
y aunque lo tuve a pesar,
como al señor del lugar
os quiero y debo servir.
  Estoy ya medio casado
con ella, que si hay ventajas,
del uno al otro en Barajas
mi hacienda las ha ganado.
  Suplicoos humildemente
nuestra boda concertéis
y a Jacinta le roguéis
que me trate blandamente.
  Que no habrá mes en el año
que os falte mi obligación,
desde la fruta al lechón,
mejor que la seda y paño.
  Desde aquí sois mi padrino,
desde aquí sois mi señor.

LUÍS.

Hablad bajo, labrador,
que aún sois de nombrarla indigno.
  Es muy principal señora
y espera mejor marido.


<<<
>>>

Pág. 085 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


BENITO.

Es engaño conocido,
que Jacinta es labradora,
  y como tal se crio;
y en su bautismo, mi padre,
si es mi padre, fue el compadre
que de pila la sacó.
  Ella ha de ser mi mujer;
mirad si aquesto es verdad,
y, si no, el libro mirad.

CARLOS.

¡Oh, lo que este año ha de haber
  de pepinos y borrajas!

LUÍS.

Buen hombre, cierto señor,
con secreto y con temor
la trajo niña a Barajas.
  En fe de esto, la veréis
vestida, hermosa y gallarda,
ir con mi hermana Lisarda,
si duda en esto ponéis,
  donde en Madrid vivirá,
conforme a quien es, casada.


<<<
>>>

Pág. 086 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


BENITO.

Ya entiendo; no ignoro nada;
a buenas deshonras va.
  Ya sé que hay ciertas mujeres
que en viendo una moza hermosa,
con su maña cautelosa
la prenden con alfileres
  un doña Tal de Guzmán,
de Toledo o de Mendoza,
haciendo a una humilde moza
bastarda del Preste Juán.
  Dan en la Corte con ella,
donde, por la novedad,
no hay colmena, esto es verdad,
con mas avispas en ella.
  Luego la cubren diamantes,
fiados a buen pagar,
que son, después al cobrar,
más duros que fueron antes.
  Luego hay casa con balcones,
luego hay destierros y vueltas;
pero en vueltas y revueltas
cogen muy lindos doblones.
  Así será la mujer
que vuestra hermana llamáis,
con que a Jacinta engañáis,
que era labradora ayer.
  Y vos, que ayudáis al caso,
seréis el galán primero.


<<<
>>>

Pág. 087 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LUÍS.

No sé, villano grosero,
cómo el alma no te paso.
  ¿Hay malicia semejante?
¡Vive Dios que estoy…!

BENITO.

Teneos,
y en la huerta entreteneos,
pues sois de Jacinta amante.
  Que agora habláis con ventajas;
traer mi espada es razón,
y conoceréis quién son
los mancebos de Barajas.
.vase.

LUÍS.

  Sin duda alguna, está loco
de amor de Jacinta bella;
mas ¿qué mucho, si por ella
es ya mi seso tan poco?
  ¡Hola! Tú, que cabizbajo
limpias tu verde hortaliza,
oye.

CARLOS.

El dimuño os atiza;
dejadme con mi trabajo,
  que no me entiendo de amor.
(Sale MAYO.)

MAYO.

Allí mi señor está.


<<<
>>>

Pág. 088 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CARLOS.

Mayo viene; pero ya
se ha llevado abril la flor.
  ¿Qué hay, compañero? ¿tenemos
de lo dicho alguna traza?
¿Contertaráse la fruta,
irán a Madrid las cargas?
que hay otro merchante acá,
que diz que viene a comprarla.

MAYO.

Hortelano era Velardo
de las huertas de Barajas,
que los trabajos obligan
a lo que el hombre no basta.
Pasado el hebrero loco,
siembra para mayo trazas;
mas ninguna lleva flores:
aires de Madrid lo causan.
Todos soplan hacia acá;
no hay sino bajar la cara
mientras pasan estos cierzos
que vienen de las montañas.

CARLOS.

Ya lo entiendo, compañero,
y que engañó la esperanza,
porque quien la pone en huertas,
o le falta el sol o el agua.
No sé qué habemos de hacer
si tantos merchantes andan
para tan poca hortaliza.


<<<
>>>

Pág. 089 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MAYO.

Volver a Madrid mañana,
donde hay huertas sin peligro,
y entre melones y habas
sa venden nabos gallegos
y berenjenas zocatas.
No quiero huerta con noria,
adonde las bestias sacan
agua, tapados los ojos.

CARLOS.

¡Ay, Mayo, al amor retratan!

MAYO.

¡Ay, Abril, que viene agosto,
y cuánto siembras abrasa!
(Salen Jacinta, Teresa, Lisarda y Isabel.)

LISARDA.

No seas, Jacinta, esquiva;
allí mi hermano te aguarda.

JACINTA.

Por ti le hablaré, señora.

LISARDA.

Entre tanto que le hablas,
me quiero yo entretener
entre estas hierbas y plantas,
hablando con su hortelano.
(JACINTA, con DON LUÍS.)

JACINTA.

Aquí me ha dicho Lisarda
los favores que me hacéis.


<<<
>>>

Pág. 090 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LUÍS.

Si favorece quien ama,
bien decís, porque os adoro.
(LISARDA, con DON CARLOS.)
¡Ah, buen hombre, el que trabajas!
Entretén una mujer:
¿qué siembras?, dime, ¿qué cavas?

CARLOS.

Escardando estoy, señora,
por sacar las hierbas malas
que causan daño a las buenas.

LISARDA.

¿La cabeza no levantas?
Dame una lechuga de ésas.

CARLOS.

¿Estáis acaso preñada?
Tomad.

LISARDA.

Carlos, ¿qué es aquesto?

CARLOS.

Señora, tu amor lo causa.

LISARDA.

Mayo me dijo, mi bien,
que agora en Madrid quedabas.

CARLOS.

Por cogerte de repente
le dije que te engañara;
¿a que habéis venido aquí?

LISARDA.

Venimos por esta dama.


<<<
>>>

Pág. 091 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CARLOS.

¿Dama aquella labradora?

LISARDA.

Es de un conde hija bastarda.
gran amigo de don Luís
cuando pasaron a Italia.
Por cartas viene por ella,
que ha de tenerla en su casa
hasta que llegue ocasión;
mas yo pienso que es llegada,
porque desde que la vio,
de tal manera se abrasa,
que casándose con ella
se ha de excusar de enviarla.

CARLOS.

¡Extraña historia, por Dios!

ISABEL.

¿Y tú, Mayo, no me hablas?

TERESA.

¡Ah, señor Mayo! ¿Así olvida
a las amigas?

MAYO.

Son tantas,
que no sabe un hombre a quién
vuelva aquesta hermosa cara.

JACINTA.

¿Conoces a Mayo tú?

TERESA.

¿Pues no?

MAYO.

Teresa, repara
en que me echas a perder.


<<<
>>>

Pág. 092 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


TERESA.

Cuando llevo de Barajas
pan a Madrid, muchas veces
voy a venderle a su casa.

ISABEL.

Fabló bien su señoría.

JACINTA.

Señor don Luís, con la salva
debida a vuestro valor,
digo que fue mas temprana
ésa vuestra voluntad
de lo que pide la causa.
Ahora vamos a Madrid,
y yo voy a vuestra casa;
el tiempo y lugar es vuestro.

LUÍS.

Con esa dulce esperanza
vivirán mis pensamientos.

JACINTA.

No digo que os doy palabra,
sino que el tiempo dispone
cualquier cosa que se trata.

LUÍS.

Servicios, Jacinta, obligan;
tarde o luego premio alcanzan.


<<<
>>>

Pág. 093 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Sale BENITO con espada desnuda
y un gabán revuelto al brazo.)
BENITO.

Caballero de la Corte
que, vestido de arrogancia,
venís a quitarme el bien
que solicitan mis ansias,
y puesta, para un desnudo,
mano a la cobarde espada,
decís que me mataréis:
haced la huerta campaña
que no soy desigual vuestro,
aunque el sayal me disfraza,
que soy caballero noble
y sangre de los Zapatas.
¿Qué me miráis? Aquí estoy.

LUÍS.

¿Hay desvergüenza, hay infamia
como la de este villano?
¡Afuera!
(Entren acuchillando.)

LISARDA.

¡A mi hermano matan,
Carlos! Al remedio voy.

CARLOS.

Señora, no tengo armas,
y ese villano es mi dueño.
¡Ah Jacinta!

JACINTA.

¡Ah, mi esperanza!


<<<
>>>

Pág. 094 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CARLOS.

Mira cuál estoy por ti.

JACINTA.

Ya sé, mi bien, lo que pasas.

CARLOS.

En fin, ¿a la Corte vas?

JACINTA.

Del tiempo han sido mudanzas.

CARLOS.

En fin, señora te han hecho.

JACINTA.

Ya ves lo que me importaba
igualar tu calidad.

CARLOS.

Con tu hermosura la igualas.
¿Cuándo partís a Madrid?

JACINTA.

Partirémonos mañana.

CARLOS.

Teresa, ¿no has de ir allá?

TERESA.

¿Pues podré quedar sin alma?

JACINTA.

En ti mi remedio fío.

TERESA.

El alboroto me ataja;
no puedo aquí detenerme.


<<<
>>>

Pág. 095 de 148
Al pasar del arroyo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CARLOS.

Acuérdate que me matas,
y de que estuviese muerta
en mis brazos desmayada.

JACINTA.

¿Dónde?

CARLOS.

Al pasar….

JACINTA.

No lo digas,
que me pasas las entrañas.
(Vanse JACINTA, CARLOS y TERESA.)

MAYO.

¿Y ella cuándo va a Madrid?

ISABEL.

Cuando quisiere mi ama.

MAYO.

¿Acordaráse de Mayo?

ISABEL.

Como fuere la labranza.

MAYO.

Junto a Brañigal espero,
porque al pasar de sus aguas…

ISABEL.

No diga más.

MAYO.

¿Qué la aflige?

ISABEL.

Temo que algún toro salga.

MAYO.

¿Es muy medrosa?

ISABEL.

Infinito.

MAYO.

Pues, oye, con esta espada
yo le desjarretaré
por la mitad de la panza.


<<<
>>>

Acto III
Pág. 096 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Sale Don LUÍS, con GUZMÁN, criado.)
LUÍS.

  Bellísima está Jacinta
en el cortesano traje.

GUZMÁN.

¿Pues no lo pierde en lenguaje?

LUÍS.

En una cifra sucinta
parece que el cielo pinta
todas las luces en ella.
Si cortesana, tan bella;
tan bella, si labradora,
que de una suerte enamora
y estoy muriendo por ella.

GUZMÁN.

  Con razón la quieres bien,
aunque estando ya en tu casa,
no sé cómo sufre y pasa
tu amor su injusto desdén.

LUÍS.

Téngala yo donde estén
mis cuidados obligando
su desdén, sirviendo, amando,
que amando y sirviendo creo
que vencerá mi deseo.


<<<
>>>

Pág. 097 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


GUZMÁN.

¿Cuándo?

LUÍS.

El amor sabe cuándo.

GUZMÁN.

  No la he visto hablar en ti
con el gusto que quien ama.

LUÍS.

No pienso que me desama,
sino se muere por mí.

GUZMÁN.

Mi señora viene aquí.
(Sale LISARDA.)

LISARDA.

A pediros un favor
vengo con algún temor.

LUÍS.

¿Pues qué se os puede ofrecer?
¿Dónde vos podéis temer
en agravio de mi amor?

LISARDA.

  Mendo, hermano, un viejo honrado
padre de aquel atrevido
que en Barajas…

LUÍS.

Ya he sabido,
Lisarda, que os han rogado;
ya le tengo perdonado.
¿Qué queréis?


<<<
>>>

Pág. 098 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LISARDA.

Que deis licencia
que venga a vuestra presencia.

LUÍS.

¿Está en Madrid?

LISARDA.

Aqui está.

LUÍS.

Pues entre, que ya tendrá
pesar, como yo paciencia.
(Sale BENITO.)

BENITO.

  Para pedir perdón…

LUÍS.

Alzaos del suelo.

BENITO.

Vengo, señor, tan triste y vergonzoso,
que al valor vuestro, del castigo apelo.

LUÍS.

Vos sois, Benito, un mozo valeroso.

BENITO.

De ofenderos me dio tal desconsuelo,
al punto que dejé de ser celoso,
que a mi padre pedí que negociase,
que humildemente a vuestros pies me echase.
  Habló con mi señora, que, advertida
de mi arrepentimiento, os ha forzado.

LUÍS.

No me desagradaron en mi vida
los hombres del valor que habéis mostrado.
Valiente mozo sois.


<<<
>>>

Pág. 099 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BENITO.

No se me olvida
algo de lo que tuve ejercitado.

LUÍS.

No me pesara de tener conmigo
un hombre como vos.

BENITO.

Agora digo
  que castigáis con eso mi locura.
Pensé que era Jacinta labradora,
y como al labrador es cosa dura
si el hidalgo sus cosas enamora,
hice tan desigual descompostura;
mas cuando conocí que era señora,
caí de su valor a mi bajeza,
que no hay distancia de mayor grandeza.

LUÍS.

  Allí os cobré afición, y si mi casa
os puede ser en algo de provecho,
quedaos en ella.

BENITO.

Tanta merced pasa
del corto espacio de mi humilde pecho.

LISARDA.

Ya os quiero concertar.

BENITO.

Mi amor sin tasa,
merece la merced que me habéis hecho.

LISARDA.

Benito ha de serviros de hortelano,
que os importa el jardín este verano.


<<<
>>>

Pág. 100 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LUÍS.

  Si él quiere, desde aquí le doy partido.

BENITO.

¿Jardín tenéis?

LUÍS.

Entrad y le veremos;
aunque por mi descuido esa perdido.

BENITO.

Presto veréis queé alegre le ponemos.

ISABEL.

Valor de tu piedad, señora, ha sido
pacificar aquestos dos estremos.

LISARDA.

Es, Isabel, el labrador honrado.

ISABEL.

Y en talle y brío, para ser mirado.
(Sale JACINTA ya vestida de dama, muy bizarra.)

JACINTA.

  Dijéronme que querías
hablarme a solas un rato.

LISARDA.

Ya sabes tú lo que trato,
Jacinta, por tantos días.
  Mi hermano te quiere bien,
y esto de Italia le enfada;
no estarás mal empleada
en su persona también.
  Que me respondas querría,
si ha de tener esperanza.

JACINTA.

El tener desconfianza,
ya sobra de cortesía;
  y porque sepas de mí
lo que mi desdén causó,
escucha, y sabrás que yo
no tengo la culpa.

LISARDA.

Di.


<<<
>>>

Pág. 101 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


JACINTA.

  Salí de Barajas
un lunes tirano,
por la vecindad
del martes aciago,
de ver codiciosa
la entrada y los arcos
que a la Princesa
de España trazaron
de Madrid deseos,
de su amor cuidados,
cifra del que tienen
todos sus vasallos.
Teresa, mi amiga,
me iba acompañando,
no en coches ilustres
ni en villanos carros,
porque dos pollinos
eran entoldados
de alfombras, literas
en que caminamos.
Sombreros con plumas,
sayuelos bizarros,
sartas y corales,
cintas y rosarios,
basquiñas de seda,
ricos pasamanos,
manteos con oro,
todo fue prestado.


<<<
>>>

Pág. 102 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


JACINTA.

Casi legua y media
del amor tratamos,
ri(y)endo yo entonces
lo que estoy llorando;
que todas sus flechas
no le aprovecharon
para que rompiese
mi pecho de mármol.
Labradores mozos
a perder llegaron,
por mi amor, el seso,
pero todo en vano.
Noches de San Juan
me colgaban ramos
de juncia y verbenas,
trébol y mastranzos.
No era amanecido,
cuando todo el mayo
en el horno ardía
de su amor burlando.
Si lloraba alguna
por su amor ingrato,
no era más mi amiga,
riendo su engaño.
Al pasar del arroyo…
No sé cómo basto
a nombrar, Lisarda,
quien causó mis daños...


<<<
>>>

Pág. 103 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


JACINTA.

Linde de una viña,
estaba un hidalgo,
caballero digo,
caballero honrado.
Dióle para el pecho
su espada Santiago,
y para los ojos
el alma sus rayos.
Su coche aguardaban
él y su criado,
vuelto en unas piedras,
que es terrible el paso.
El arroyo arriba,
por lo mas cercado
de viñas y huertas
y de álamos altos,
venía un torillo,
bravo y enojado,
si con los valientes
con mujeres, bravos.
Cerró con nosotras;
mas nuestros caballos
fueron como pollos
en viendo el milano.
Caí sobre el agua,
cubriome un desmayo,
bajó el caballero,
y, metiendo mano,
cortóle las piernas
y sacome en brazos;
púsome en su coche
con muchos regalos.


<<<
>>>

Pág. 104 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


JACINTA.

Desperté en Madrid;
en su casa entramos,
sacáronme en ella
sus hermanos, dando
aliento a mi vida
y a mi mal reparo.
En aquellos días,
me obligó don Carlos,
que este nombre tiene
el que adoro y amo.
Por mí fue a Barajas,
por mí fue hortelano,
por mí se olvidó
de antiguos cuidados,
que sólo me adora
me jura llorando.
Si no se lo creo,
que me passe un rayo,
y más como agora
en sangre le igualo,
con que es imposible
dejar de casarnos.
Esto que te fío
no sepa tu hermano,
que ese mismo día
me iré con don Carlos.


<<<
>>>

Pág. 105 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LISARDA.

  ¿Puede haber otra mayor
desventura que la mía?
¡Ay!, que no en balde temía
esta jornada mi amor.
  Desde que a don Carlos vi,
mis males adiviné,
y aquello que después fué
entonces pasó por mí.
  Para adivinar mejor,
el alma de amor se vale,
que no hay sibila que iguale
a un alma llena de amor.
  ¿Qué haré? ¿qué medio hallaré
donde no ha de hallarse medio?
Mas si el morir es remedio,
remedio en morir tendré.

JACINTA.

  Bien pienso que habéis sentido
el haberme declarado.

LISARDA.

Notable pena me has dado.

JACINTA.

Lo menos habéis oído:
  porque me dijo Teresa
que estando yo desmayada…

LISARDA.

Basta, no me digáis nada,
que aun de lo dicho me pesa.


<<<
>>>

Pág. 106 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Salen Don CARLOS, Don LUÍS, MAYO y GUZMÁN.)
CARLOS.

  Si antes supiera yo que vuestra casa,
señor don Luís, tal huéspeda tenía,
antes para servirla me ofreciera.

LISARDA.

Este es el fuego que mi pecho abrasa.

CARLOS.

Esta es la nieve que mi pecho enfría.

JACINTA.

Este es el sol de mi dichosa esfera.

LUÍS.

Avisaros quisiera;
y soy tan encogido
que, hasta que os vi, no pude.

CARLOS.

(Estoy corrido.)
Vuesa merced me tenga por su esclavo.

LISARDA.

Aquí la vida y la paciencia acabo.

JACINTA.

  Yo soy, señor, muy vuestra servidora.

LISARDA.

¡Cómo el no conocerle disimula!

CARLOS.

Mayor me pareciste que la fama.

JACINTA.

Es porque estoy en esta casa agora.


<<<
>>>

Pág. 107 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LUÍS.

No pienso que don Carlos os adula.

LISARDA.

¡Qué mal!, ¡ay, celos, encubrís la llama!

CARLOS.

Es muy gallarda dama,
mi señora Lisarda,
la señora Jacinta.

LISARDA.

Es muy gallarda,
y más, cuando, al pasar del arroyuelo,
vino el torillo y derribola al suelo.

CARLOS.

  ¿Pues, cómo? ¿ha sucedido alguna cosa?

LISARDA.

Sábenlo hasta las mulas de algún coche,
¿y hacéisos vos de nuevas?

CARLOS.

No lo entiendo.

LISARDA.

¿Y cuando desmayada aquella rosa
os prestaba su nieve, y esa noche
al rayo de ese sol iba volviendo,
y estándole diciendo
amores al oído,
cobró con las palabras el sentido?
¿Era barro también?

CARLOS.

Cuento bizarro.


<<<
>>>

Pág. 108 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LISARDA.

Mas al pasar arroyos, siempre hay barro.
  ¿Pensaba verla agora confiado?
¿Hallóse la invención? Pues engañóse,
que agora me la llevo a mi aposento.

CARLOS.

Lisarda mía, ¿quién os ha engañado?

LISARDA.

¡Ah, perro! ¿Yo soy tuya?

CARLOS.

Derribóse
de mi edificio el fuerte fundamento.

LISARDA.

No le dará contento
esta vez la señora.
Mire cómo la habla quien la adora,
y ella le quiere bien; ¿entiende, entiende?

CARLOS.

Ya lo entiendo, ya sé que la pretende…

LISARDA.

  Vamos, Jacinta.

LUÍS.

¿Tú este bien me quitas?

LISARDA.

Impórtame que vengas.

JACINTA.

Vamos luego,
Adiós, señor don Carlos.


<<<
>>>

Pág. 109 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LISARDA.

Aparte a Jacinta
¿Es aqueste?

JACINTA.

El mismo.

LISARDA.

¡Buena lanza solicitas!

JACINTA.

¿Conócesle?

LISARDA.

¿Pues no? Tu amor es ciego.
( Paciencia, celos, el amor os preste.)
¿Que don Carlos es éste?

JACINTA.

¿Tal hombre no te agrada?

LISARDA.

El talle, sí, con esa roja espada;
mas serás desdichada, si le quieres,
que me dicen que burla mil mujeres.
(Vanse)

MAYO.

  ¿Qué tenemos, Isabel?

ISABEL.

Vaya el picaño lacayo.

MAYO.

Pues di, ¿no era yo tu Mayo
y tú mi fresco vergel?


<<<
>>>

Pág. 110 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ISABEL.

  Allá con la barajeña,
que en el estribo llevó,
hable el pícaro; que yo
soy cortés y madrileña.

MAYO.

  ¿Ballenata no dirá?

ISABEL.

Con mucha honra, belitre.

MAYO.

Mala pipa de salitre
te vuele.

ISABEL.

Soy nieve ya.
(Vanse.)

LUÍS.

  ¿Qué os pareció de Jacinta?

CARLOS.

Que es prenda digna de vos.

LUÍS.

Adoro en ella, por Dios.

CARLOS.

Es tan ajena y distinta
  del traje de labradora,
en que me dicen que estaba
cuando no se imaginaba
tan bien nacida y señora,
  que a los que nunca la vimos,
parece que siempre fue
esto que agora se ve.


<<<
>>>

Pág. 111 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LUÍS.

Por ella a Barajas fuimos
  Lisarda y yo, y ese día
la vi con tantas ventajas,
que presumí que en Barajas
las selvas de Arcadia vía,
  y en Jacinta, labradora,
la diosa que en blanco velo
es luna hermosa en el cielo
y en la tierra, cazadora.
  Y pues ya con vos profeso,
don Carlos, tanta amistad,
y no ignoráis la verdad
de este notable suceso,
  sabed que quiero casarme
y al Conde Fabio escribir
que se digne de venir,
si fuere su gusto, a honrarme;
  pues me dijo que tenía
pretensiones en la Corte.

CARLOS.

Siempre lleva errado el norte
quien tiene al amor por guía.
  Conozco la calidad
de Jacinta; mas ¿qué hacienda,
para hacerla vuestra prenda,
tenéis con seguridad?
  ¿Ha de heredar el estado
de su padre, por ventura?


<<<
>>>

Pág. 112 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LUÍS.

La hacienda de su hermosura
me tiene mas obligado.
  Pero, como natural,
Jacinta, y que fue su madre
más principal que su padre,
aunque él es muy principal
  (porque, en efecto, murió
en posesión de doncella,
y aun me dicen que con ella
Fabio, al morir, se casó,
  muerta la condesa ya,
con quien se caso después)
forzosa heredera es.

CARLOS.

Mayor el peligro está.
  Que si os casáis sin su gusto,
por ventura, de enojado,
tomará de nuevo estado.

LUÍS.

Es ya viejo y no es robusto.
  Demás que me quiere bien
y yo le pienso escribir.

CARLOS.

Esto no es más de advertir.

LUÍS.

Y hacerme merced también.


<<<
>>>

Pág. 113 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Sale BENITO.)
BENITO.

  Tres o cuatro caballeros
te aguardan en el jardín.

LUÍS.

No os vais, porque tengo, en fin,
con qué puedo entreteneros,
  y gusto de hablar con vos.
(Vase.)

CARLOS.

Yo me estaré por aquí.

BENITO.

¿Ya no os acordáis de mí?

CARLOS.

Nunca me olvido, por Dios,
  porque sé la obligación
en que pone a un hombre honrado
quien le ayuda en el cuidado
de un peligro en ocasión.


<<<
>>>

Pág. 114 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BENITO.

  Para ser hombre de bien
y merecer este nombre,
cinco cosas en un hombre
han de concurrir también:
  Primero, tratar verdad
y vestir honestamente;
sustentar su casa y gente
en honra y autoridad.
  En los públicos lugares
estar garve, cuerdo, honesto;
nunca en hombre descompuesto
si es hombre o bestia repares;
  porque la descompostura
en el público lugar,
a pícaros se ha de dar,
que no a quien honra procura.
  La quinta, Carlos, también
es el ser agradecido,
que si es ingrato, ha perdido
el nombre de hombre de bien.
  Pienso que no lo será
vuestra nobleza conmigo.

CARLOS.

Yo seré tan vuestro amigo,
como el efeto dirá;
  que quien su casa me dio
cuando fugitivo fuí,
tendrá en la mía y en mí
lo que entonces mereció.
  Y que hayáis aquí venido
y no a mi casa, me pesa.


<<<
>>>

Pág. 115 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BENITO.

Esa mi amorosa empresa,
don Carlos, me trae perdido.

CARLOS.

  ¿Pues queréis bien todavía
a tan principal señora?

BENITO.

El alma no es labradora,
y amar lo que amé porfía.
  Que si de un barro a un cristal
pasasen algún licor,
no muda especie, en rigor,
sino el lugar desigual.

CARLOS.

  Tenéis tal entendimiento,
para en el campo criado,
que me habéis siempre admirado.

BENITO.

Nace de mi nacimiento.
  Y hablando con vos, es bien
que en lengua discreta sea;
cuando en el campo me vea
hablaré en necio también.
  ¿No habéis visto que pretende
el vulgo en las cosas altas
poner muchas veces faltas,
porque es lengua que no entiende?
  ¿Y que, en hablándole en necio,
celebra lo que entendió?
Pues de aquesta suerte yo
de entrambas lenguas me precio.
  Hablo discreto con vos,
y necio con mis iguales;
que aunque lenguas desiguales,
me importa saber las dos.
  Finalmente, yo querría
que agora vos me ayudéis.


<<<
>>>

Pág. 116 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CARLOS.

¿Pues qué es lo que pretendéis
en tan honrada porfía?

BENITO.

  Casarme.

CARLOS.

¿Qué me decís?
¿Con mujer tan principal,
y competidor igual
al ilustre don Luís?

BENITO.

  Si vos me ayudáis y dais
palabra, con un secreto
veréis posible el efeto
de lo que dudando estáis.

CARLOS.

  Yo os la doy, y por esta cruz,
como caballero honrado.


<<<
>>>

Pág. 117 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BENITO.

Este hombre, que me ha criado,
comenzaba a darme luz
  de mi noble nacimiento.
Echélo entonces al aire,
pareciéndome donaire
y cosa sin fundamento;
  mas dándome estos papeles,
toda la verdad leí,
y vos podéis verla aquí
con mis desdichas crueles.
  Yo soy hijo natural
de don Esteban Zapata,
caballero de Madrid,
sangre antigua, ilustre y clara.
El modo con que en secreto
me criaron en Barajas,
no es para aqueste lugar;
sólo os diré que me espantan
tantas peregrinaciones
desde la primera barca,
que así se llama la cuna,
del mar de la vida humana.
Según esto, bien podré
con madre calificada,
como yo sé que es la mía,
de lo noble de los Vargas,
pretender una mujer
que en las fortunas me iguala,
en el modo del nacer
y en la rustica crianza.
Que, pues en un tiempo mismo
lo que tan secreto estaba,
como veis, descubre el cielo,
no debe de ser sin causa.


<<<
>>>

Pág. 118 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CARLOS.

Apenas puedo, Benito,
hallar el alma ocupada,
lengua dispuesta; la lengua,
palabras; ni las palabras,
estilo que signifique
mi admiración; que no bastan
alma, palabras y lengua
a poder significarla.
Pero mira lo que dices,
que don Esteban Zapata
fue mi padre; y siendo ansí
lo que estos papeles tratan,
tú vienes a ser mi hermano.

BENITO.

¿Tu hermano?

CARLOS.

Es cosa tan clara
como los rayos del sol;
y en duda, Benito, abraza
este pecho, que si tienes
su sangre, yo sé que el alma
me lo dirá con las señas,
y el corazón, con las ansias.

BENITO.

Siempre me avisaba el mío,
pues sabes lo que te ama
desde el punto que te vi.

CARLOS.

No hay duda con señas tantas;
por mi hermano te confirmo.

BENITO.

Yo sé que en estas probanzas
hallarás que fue mi padre,
Carlos, el que tuyo llamas.


<<<
>>>

Pág. 119 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CARLOS.

Hermano, de aquestas nuevas
solo las albricias faltan.
Ríome yo de los hombres
que un caballo, que una espada,
una pintura, una joya,
para su regalo guardan;
lo bueno, hermano, ha de ser
para el amigo que os ama,
para lo que bien queréis,
como aquella historia larga
de Apeles y de Alejandro
que hasta los niños la cantan.
Pues ansí será la nuestra.
La cosa más estimada
que yo he tenido es Jacinta,
y desde hoy, con manos francas,
te la doy; pero advirtiendo
que, si con ella te casas,
yo he llegado hasta sus labios
cuando estuvo desmayada,
al pasar de aquel arroyo;
pero esto no es de importancia
entre hermanos, pues lo somos.


<<<
>>>

Pág. 120 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BENITO.

Yo te agradezco que hagas
conmigo tan grande exceso.

CARLOS.

Haz cuenta que es darte el alma.

BENITO.

Pues, no, hermano, no la quiero,
que es historia muy cansada
ver que al pasar del arroyo
te llegue a la boca el agua.
La mujer que ha de ser propia
ha de estar en una caja
como el gusano de seda,
hasta ser paloma blanca.
Si fuiste abeja en su rosa,
que buen provecho te haga;
que lo que no fue posible
olvidar con la mudanza
de su traje, ni acabaron
sus desdenes y desgracias,
con lo que me has dicho sólo,
hoy para siempre se acaba.

CARLOS.

Muy delgado, hermano, eres:
a tales hombres despachan
por mujeres a Alcorcón,
que de barro se las hagan;
a Estremoz o a Talavera,
cuando han de ser vidriadas.
No se casan con melindres
los que tan ciegos se casan,
que es como beber con bota,
que lo que viene, eso tragan.


<<<
>>>

Pág. 121 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BENITO.

Pues, señor, yo he de beber,
si Dios el seso me guarda,
en un cristal de Venecia.

CARLOS.

Muchos he visto que andan
a buscar cristalerías
en que beber honra y fama,
y pasado el primer año,
los lleva un mozo a dar agua,
con un cabestro a un pilón,
donde las dejan tan claras
como suele el unicornio
con la virtud de sus armas.
Pero mira qué te digo:
que entrambos en esta casa
nos habemos de casar.

BENITO.

¿Entrambos?

CARLOS.

Sí.

BENITO.

¡Cosa extraña!
Lisarda viene.

CARLOS.

Pues vete,
(Salen LISARDA y ISABEL.)

ISABEL.

Aquí están.

LISARDA.

Espera y calla.


<<<
>>>

Pág. 122 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BENITO.

Yo haré el ramillete luego;
mas de violetas moradas,
que agora no hay otra flor.

CARLOS.

Por ser flor de amor, me agrada.

LISARDA.

  Quisiera, vil caballero,
indigno de esta señal,
no ser mujer principal,
para en estilo grosero
  reñir con vos muy de veras;
que después de ser ingrato,
quien usa grosero trato,
merece injurias groseras.
  ¿Todavía estáis aquí,
con desvergüenza tan clara,
enamorando en mi cara?

CARLOS.

Pues ¿vos me tratáis ansí?

LISARDA.

  ¿Cómo tengo de tratar
un hombre que me ha engañado,
habiéndole yo adorado?

CARLOS.

Dadme, señora, lugar
  para dar satisfacción,
que el mas airado juez
oye al preso alguna vez.


<<<
>>>

Pág. 123 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LISARDA.

¿Es esta la devoción
  y promesa de San Diego?
¡Bien servido quedaría!

CARLOS.

¡Oídme, Lisarda mía!

LISARDA.

¿Que os oiga?

CARLOS.

Escucharme os ruego.

LISARDA.

  ¿Qué tengo ya que escuchar?
La novena me agradó,
que hasta el arroyo llegó,
pero no pudo pasar.
  Vuélcanse en tales caminos
los coches por la intención,
y acuden a la oración
dos ninfas en dos pollinos.
  Alfombrita de color,
jáquimas rojas a listas,
con borlas como legistas,
si hay algún asno y doctor.
  Sombrero, plumas, manteo
y rebociño con oro,
y luego salir un toro
a despartir el torneo.
  Cortarle la media cola,
sacar la tal del arroyo
y ponerla sobre un poyo
de vallico y amapola;
  darle coche y, como en jaula,
gorjear bachillerías…


<<<
>>>

Pág. 124 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LISARDA.

Parecen caballerías
del mismo Amadís de Gaula.
  Mas esto, que yo temí
y que, en efecto, pasó,
¡pase!; que no digo yo
que no es bien que pase ansí.
  Pero que vuesa merced
venga a requebrarla acá,
eso no lo mandará,
si nos ha de hacer merced.
  Que basta que ya pasemos
porque a doña labradora
quiera y solicite agora,
sin que aposento le demos;
  que ya ve que no es razón.

CARLOS.

¿Burlas, Lisarda? ¿Eso es justo,
y que te parezca injusto
cumplir con mi obligación?
  El librar un caballero
de peligro una mujer,
y una jornada temer,
hecha con tan mal agüero,
  y dar la vuelta a Madrid,
¿ha sido tan gran delito?
¿Quién te ha dicho, quién te ha ecrito
tal disparate?


<<<
>>>

Pág. 125 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LISARDA.

¿Es el Cid
  vuestra merced, por ventura,
Amadís o Esplandián
los que obligados están
a emprender toda aventura?
  ¿Pasó Urganda por allí?
¿Qué le dijo la doncella
de Dinamarca?

CARLOS.

Por ella
no lo intenté: fue por mí;
  que esto debo al ser quien soy.

LISARDA.

Y el haberla regalado,
¿cómo queda disculpado?

CARLOS.

La misma disculpa doy.
  Pero, si quieres quedar
satisfecha que te adoro,
da lugar, con tu decoro,
que pueda esta noche entrar
  en tu aposento, y ordena
cómo lo entienda tu hermano:
verás si te doy la mano.

LISARDA.

Buena industria, Isabel.

ISABEL.

Buena,
  y justa satisfacción.


<<<
>>>

Pág. 126 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LISARDA.

Pues yo digo que así sea,
como mi hermano lo vea.

CARLOS.

Pues ésa es mi pretensión.

LISARDA.

  Con eso, te doy los brazos.

CARLOS.

Y yo, señora, me voy.
(Sale JACINTA.)

JACINTA.

No importa, no, que yo soy.

CARLOS.

No hay en aquestos abrazos
  cosa que cause sospecha.

LISARDA.

Si la hay o no, discreción
tiene Jacinta.

JACINTA.

En razón
de sospecha, está deshecha
  con haberte declarado
mi secreto.

CARLOS.

Adiós, señoras,
que pasan ya ciertas horas
a que me llama un cuidado.

LISARDA.

  Oíd, Carlos.


<<<
>>>

Pág. 127 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CARLOS.

¿Qué mandáis?

LISARDA.

Entraos en el aposento
del jardinero.

CARLOS.

¿A qué intento?

LISARDA.

A que esperéis, y no os vais.

CARLOS.

  Yo voy a esperar allí.
(Vase.)

MAYO.

¿Qué le dice este concierto?

ISABEL.

Que yo lo mismo le advierto.

MAYO.

Pues, ¿voy a esperarla?

ISABEL.

Sí.

MAYO.

  Y, en fin, ¿nos determinamos
a casarnos?

ISABEL.

¿No es razón?

MAYO.

Brava determinación;
fuerte pleito comenzamos.

(Vase.)


<<<
>>>

Pág. 128 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


JACINTA.

  ¿No me dirás lo que ha sido
darte don Carlos los brazos?

LISARDA.

Jacinta, aquellos abrazos
no se hubieran admitido
  cuando no fuera por ti;
porque a don Carlos hablé,
y me dio palabra y fe
de no hablarte mas por mí:
  que le dije que mi hermano
ya te llamaba mujer,
y que no era justo hacer
por un amor loco y vano,
  burla a tan gran caballero.

JACINTA.

Pues no sé yo qué razón
te puso en obligación
de no respetar primero
  la justa fidelidad
a mi secreto debida.

LISARDA.

¿No ves tú que es preferida
la sangre a toda amistad?

JACINTA.

  Ha sido cosa muy necia;
que ha de ser don Carlos mío,
si sé hacer un desvarío.

LISARDA.

Sois de condición muy recia.
  Como ha poco que dejastes
lo que Barajas os dio…


<<<
>>>

Pág. 129 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


JACINTA.

Antes, de vos diré yo
que mi valor barajastes.
  Pero ¿qué se me da a mí,
si haré lo que yo quisiere?

LISARDA.

Hará lo que le dijere
mi hermano

JACINTA.

¿Su hermano?

LISARDA.

Sí.

JACINTA.

  ¿Pues qué le debo a su hermano?

LISARDA.

Lo que su padre mandó.

JACINTA.

¿Qué padre?

LISARDA.

El que Dios le dio.

JACINTA.

Mi padre es aquel villano.

LISARDA.

  A lo menos le parece
en la fuerte condición.

JACINTA.

Este engaño, esta traición,
justamente la merece
  el tener yo confianza
de quien no tiene valor.


<<<
>>>

Pág. 130 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LISARDA.

El vuestro será mayor,
por vuestra noble crianza.
  Y componed vuestra lengua,
que estáis ya muy atrevida.

JACINTA.

Siendo yo tan bien nacida,
¿para qué me dais por mengua
  no ser noble mi crianza?
Pero quiérome volver
donde nadie pueda hacer
traiciones a mi esperanza.
  Úsase allá más verdad.
¡Oh, bien haya un verde prado,
adonde sirven de estrado
llaneza y seguridad!
  ¡Oh, bien haya un aposento,
en quien es tapicería
la limpieza y la alegría,
que es donde vive el contento!
  No sé quien me trajo a mí,
aunque la vida me importe,
a esta noria de la corte.

LISARDA.

¿Ya es noria la corte?

JACINTA.

Sí.
  Donde por calles y fuentes
son arcaduces sus coches,
que los días y las noches
reciben y vacían gentes,
  ¿Hacen aquí todo el año
mas que andar al rededor
unos tras otros?


<<<
>>>

Pág. 131 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LISARDA.

Mejor
estábades con el paño
  donde bailaba Antón Gil,
con las mozas de Barajas,
la chacona a las sonajas
y el villano al tamboril.
  ¡Válate Dios, por discreta!
Perdida estaba la corte,
a no venirle este norte
por la ordinaria estafeta.

JACINTA.

  ¿Hay aquí más de engañar
y cada uno atender
a lo que puede coger
para aumentarse y medrar?
  ¿Hay aquí más de vivir
apriesa y sacar de noche
un gran difunto en un coche,
sin acabar de morir
  y apenas por la mañana
preguntar nadie por él?

LISARDA.

¡Oh, filósofa cruel
y académica villana!
  ¡El mundo viene a enmendar,
cuando ya el mundo se acaba!
(Sale DON LUÍS)

LUÍS.

¿Qué es esto, hermana?


<<<
>>>

Pág. 132 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LISARDA.

Que estaba,
de puro enojo y pesar,
  a no tenerte respeto,
por hacer un disparate.

LUÍS.

¿Qué hay, en fin?

LISARDA.

Que no le trate
de tu amor; tú eres discreto.
  Aborrece a quien te olvida.

LUÍS.

Mal conoces un desprecio.

LISARDA.

De decir verdad me precio.

LUÍS.

Alargue el cielo tu vida.

LISARDA.

  Esta mujer quiere bien…

LUÍS.

¿A quién?

LISARDA.

No sé.

LUÍS.

Muerto soy

LISARDA.

A don Carlos.

LUÍS.

Cierto estoy.


<<<
>>>

Pág. 133 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LISARDA.

¿Por qué?

LUÍS.

Por ver su desdén.
  Y él, ¿quiérela?

LISARDA.

Va de juego:
don Carlos me quiere a mí.

LUÍS.

¿A ti, hermana?

LISARDA.

A mí.

LUÍS.

Si a ti
te quiere, por Dios te ruego
  Que te cases muy a prisa,
pues desconfiando, así
Jacinta me querrá a mí.

LISARDA.

¿A prisa?

LUÍS.

Mi amor te avisa.

LISARDA.

  ¿Será mucho de aquí a un año?

LUÍS.

¿Burlas?

LISARDA.

¿Y medio?

LUÍS.

Tampoco.


<<<
>>>

Pág. 134 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LISARDA.

¿Cuatro meses?

LUÍS.

Estoy loco.

LISARDA.

¿Un mes?

LUÍS.

¿Qué mayor engaño?

LISARDA.

  ¿Una semana?

LUÍS.

Ni un día.

LISARDA.

¿Esta noche?

LUÍS.

Sí, por Dios.

LISARDA.

Pues búscanos a los dos,
si tanto tu amor porfía;
  que hallarás en mi aposento
a Carlos, honestamente.

LUÍS.

Dame essa mano.

LISARDA.

Detente,
que gente de fuera siento.


<<<
>>>

Pág. 135 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Salen TERESA, PASCUAL,
LAURENCIO Y GUZMÁN.
TERESA.

  Los instrumentos tocad
para alegrar a Jacinta.

LISARDA.

¿No conoces, por la pinta,
la gente de tu ciudad?

JACINTA.

  ¡Padre mío!

LAURENCIO.

Ya no sé
cómo ese nombre me cuadre.

JACINTA.

Vos habéis de ser mi padre.

LAURENCIO.

Con el alma lo seré.

JACINTA.

  ¿Qué hay, Teresa? ¿Que hay, Pascual?

TERESA.

Estás, Jacinta, de modo
que parece perlas todo
cuanto era antiyer sayal.

PASCUAL.

  Dice la verdad Teresa:
en perla estás transformada,
y así te hacemos entrada
como, al fin, nuestra princesa.
  A la fe, de talle estás,
que has hecho la Corte aldea,
porque aunque mas corte sea
eres tú cielo, que es más.
  Un presente te traemos.


<<<
>>>

Pág. 136 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


JACINTA.

Si es mi padre, bueno es.

LAURENCIO.

Como ese nombre me des,
bien pagados volveremos.
  Sírvete de una ternera
y seis pares de capones,
tres cabritos, dos lechones.

LUÍS.

Eso parece que espera
  alguna boda, Laurencio.

LAURENCIO.

Dios lo sabe; mas cantad
y a mi Jacinta alegrad,
mientras yo lloro en silencio.
(Canten y bailen un labrador y una labradora.)

[LABRADOR Y LABRADORA]

  Al pasar del arroyo
del Alamillo,
las memorias del alma
se me han perdido.
Al pasar del arroyo
de Brañigales,
me dijeron amores
para engañarme.
Pero con perderme
gano yo tanto,
que al amor perdono
tan dulce engaño.
Al pasar del arroyo
de Canillejas,
viome el Caballero;
antojos lleva.


<<<
>>>

Pág. 137 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LISARDA.

  ¡Qué cansada impertinencia!
Tanto arroyo no cantéis,
que una tempestad haréis,
que se anegue la paciencia.

JACINTA.

Pues ¿qué te va en esto a ti?

LISARDA.

Mira, y yo te lo diré.

JACINTA.

Contigo a saberlo iré.
(Vanse JACINTA y LISARDA.)

LUÍS.

Quedaos vosotros aquí,
  que, pues es anochecido,
no quiero que allá volváis;
que lo que nos presentáis,
para todos se ha traído.
  Conmigo habéis de cenar.
(Vase DON LUÍS.)

LAURENCIO.

Mi amor obligado os queda,
para que esta noche pueda
despacio a Jacinta hablar.
  Pascual, ¿no está muy hermosa?

PASCUAL.

¡Ay de quien perderla siente!

TERESA.

No ve el Sol por el Oriente
tal jazmín revuelto en rosa.


<<<
>>>

Pág. 138 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LAURENCIO.

  Traigo en la imaginación
que don Luís la quiere bien.

TERESA.

Como casados estén,
Dios les de su bendición.
(Sale BENITO en hábito de caballero
con una capa de oro y sombrero de plumas.)

BENITO.

  A no ser Carlos mi hermano,
tuviera alguna sospecha
de haberme vestido ansí,
¡Ay, cielos! ¿qué gente es ésta?
Parecen de mi lugar.

PASCUAL.

Si han de aderezar la cena,
vamos a dar el presente.

LAURENCIO.

Antón quedó con las cestas,

PASCUAL.

Deseo hablar a Benito,
que, llevando mal la ausencia
de Jacinta, vive en casa.

LAURENCIO.

Pues vamos, para que tengan
nuestros pollinos recado,
y el carro que trajo Esteban.

(Vanse todos.)


<<<
>>>

Pág. 139 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BENITO.

Ya se han quitado de aquí.
No sé para que concierta
don Carlos, aquesta noche,
esta amorosa quimera;
pues estando, como está,
la casa de gente llena,
cosa en que estriba el secreto,
temerariamente intenta.
¿Qué es aquesto, escura noche?
¿Más gente? Amor, ¿en qué piensas
cuando por tales peligros
llevas voluntades ciegas?
(Salen DON CARLOS, y MAYO, rebozados.)

CARLOS.

¿De todo estás prevenido?

MAYO.

No hayas miedo que me duerma,
que aquí me convierto en lince.

CARLOS.

Aquí hay gente.

MAYO.

Pues tú llega,
que yo no aprendí a esgrimir,
porque me dijo mi abuela
que excusar las pesadumbres
era la cosa mas diestra.

CARLOS.

¿Quién va?


<<<
>>>

Pág. 140 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BENITO.

¿Quién en esta casa
se toma tanta licencia,
que lo pregunta embozado?

CARLOS.

¿Es Benito?

BENITO.

¿Es Carlos?

CARLOS.

Muestra
agora el valor, hermano,
que de nuestra sangre heredas.
Este es aquel aposento:
abierta hallarás la puerta.
Haz lo que te dije.

BENITO.

Voy;
si errare, tu culpa sea.

MAYO.

¿Quién era el hombre?

CARLOS.

Mi hermano.

MAYO.

Temo que Guzmán nos vea,
que mira bien a Isabel.

CARLOS.

Pues ya no es tiempo que temas,
que la determinación
es quien da ventura y fuerza
en los peligrosos casos.


<<<
>>>

Pág. 141 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Sale DON LUÍS y GUZMÁN, rebozados.)
LUÍS.

Haz que todos se prevengan,
porque sirvan de testigos.

GUZMÁN.

Y de que ayudarnos puedan:
que quien entra, como dices,
de esta suerte en casa ajena,
más fiado viene en plomo
que en acero.

LUÍS.

¿Qué sospechas?

GUZMÁN.

Que trae alguna arcabuz.

CARLOS.

En aquella puerta suena,
Mayo, el aire de algún silbo.

MAYO.

Si fuera puerta trasera,
pudiera ser sospechoso.
Entra.

CARLOS.

Voy, que Amor me enseña.
(Sale ISABEL, en alto.)

ISABEL.

El que está en el corredor
pienso que es Mayo.


<<<
>>>

Pág. 142 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


MAYO.

Quien queda
solo y en tan gran peligro,
¿a qué escapatoria apela?
¡Que diese a un gato, en los pies,
el cielo tal ligereza,
que desde un tejado a otro
una pelota parezca,
y que un hombre como yo
un costal de arena sea!

ISABEL.

¡Ah, hidalgo!

MAYO.

¿Quién es quién me llama?

ISABEL.

Oye, llégue se más cerca,
¿Es Mayo?

MAYO.

Y aun majadero.

ISABEL.

Mayo de mis ojos, entra.

MAYO.

¿Es Isabel?

ISABEL.

¿No me ves?

MAYO.

¿Y dices q entre?

ISABEL.

No temas.


<<<
>>>

Pág. 143 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


MAYO.

Sosiega aquesa perrilla,
que gruñe como una suegra.

ISABEL.

Entra, necio.

MAYO.

Claro está;
porque, si discreto fuera,
nunca yo entrara a casarme;
hoy seré perro entre puertas.

GUZMÁN.

Ya están dentro del toril.

LUÍS.

A nosotros nos viniera
mejor el nombre; da voces.

GUZMÁN.

¿No quieres el hacha?

LUÍS.

Muestra

GUZMÁN.

¡Ladrones, ladrones! Dame,
Guzmán, aquella rodela.

GUZMÁN.

¿No es mejor la partesana,
pues hay tanta parte enferma?
(Salen los labradores
LAURENCIO, TERESA y PASCUAL.)

LAURENCIO.

¿Ladrones a tales horas?


<<<
>>>

Pág. 144 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


PASCUAL.

¡Mueran los ladrones, mueran!

TERESA.

¿Esto es dormir en la corte?

LAURENCIO.

¿Cómo estas cosas sustenta?

LUÍS.

¡Aquí amigos y criados,
aquí todos, a esta puerta!

GUZMÁN.

Entra, que luego desmayan.
(Salen BENITO con LISARDA.)

LISARDA.

¡Paso! ¿Qué furia es aquesta?
No es ladrón el que está aquí,
que es mi marido.

LUÍS.

Quen sea
por muchos años y buenos;
pero que miremos deja
el aposento en que duerme Jacinta.

GUZMÁN.

La puerta cierran.

LUÍS.

No hay que cerrar, que pondré
fuego a las puertas.

JACINTA.

Espera,
que yo estoy con mi marido.


<<<
>>>

Pág. 145 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Salen JACINTA y DON CARLOS.)
LUÍS.

¿Marido?

JACINTA.

Y pienso que quedan
más adentro otros casados.

PASCUAL.

Mirad lo que el tiempo ordena,
pues se ha vuelto palomar
casa de tanta nobleza.
(Salga DON LUÍS echando afuera
a MAYO y a ISABEL)

LUÍS.

¡Vive Dios, que he de vengar
de aquesta suerte mi afrenta!

MAYO.

Aquí de Dios, que me matan
por marido de la Vera.

LUÍS.

Lisarda, dos hombres veo
con espadas y rodeles,
y entrambos arrebozados:
uno, de quien tú confiesas
que es tu marido, y que serlo,
estando en mi casa, es fuerza;
otro al lado de Jacinta,
cosa en el concierto nueva.
Caballeros, esta sangre
nunca se manchó de afrenta.
¡Digan quién son!


<<<
>>>

Pág. 146 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Desembócele Lisarda.)
LISARDA.

Mi marido
es don Carlos, que no fuera
con menos honra en tu casa
la afrenta; ¿de qué te quejas?

BENITO.

Haste engañado, Lisarda:
Benito soy.

LUÍS.

¿Que se atreva
un villano a tal maldad?

BENITO.

Ya es tiempo, don Luís, que sepas
que soy caballero noble:
hijo soy de don Esteban,
y de don Carlos, hermano.

LUÍS.

Quien oye cosas como éstas,
mejor es que pierda el seso.

LISARDA.

¿No es don Carlos? ¡Yo soy muerta!

LUÍS.

¿Con quién probarás, traidor,
esa fingida nobleza?

BENITO.

No soy traidor, que soy noble;
don Carlos será la prueba.

LUÍS.

¿Dónde está Carlos?


<<<
>>>

Pág. 147 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Descubre JACINTA a DON CARLOS.)
JACINTA.

Aquí.

CARLOS.

Pues ¿cómo? ¿De esta manera
se pagan las amistades?
¡Criados mueran!

LISARDA.

No mueran,
que si yo no tuve dicha
que tanto amor agradezcas,
Carlos, basta que tu hermano,
si ser tu hermano confiesas.

CARLOS.

Eso os mostraré probado.

LAURENCIO.

Y aquí hay testigos que sepan
esa historia.

LUÍS.

En fin Jacinta
te pierdo.

JACINTA.

No te parezca
ingratitud, sino amor.


<<<
>>>

Pág. 148 de 148
Al pasar del arroyo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LUÍS.

Lo que los cielos conciertan,
¿por qué lo impiden los hombres?
Jacinta, hoy quiero que veas
que fue mi amor verdadero,
y tú, Lisarda, que sepas
que quien quiere hacer traición,
siempre alcanza parte de ella.
Los casamientos se hagan,
que yo, pues ha de ser fuerza,
quiero, con mas discreción,
casarme con la paciencia.

BENITO.

Aquí la comedia acaba,
cuya historia verdadera
pasó al pasar del arroyo;
los que quisieren, lo crean.

Fin

Fin01.jpg


<<<