Amar, servir y esperar: 100

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 100 de 133
Amar, servir y esperar Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ANDRÉS:

Porque acabemos los dos
con necedad tan forzosa.
  Vámonos de aquí, señor,
no aguardemos que haya aurora
desta noche, esta señora
salga dueña y no de honor.
  ¿Quién ha de tener paciencia
amando tan locamente,
para verla diferente
del estado de inocencia?
  Tu mismo amor no permita
ver, que es vista rigurosa,
que anochezca fresca rosa
y que amanezca marchita.
  Que es condición al revés,
pues sale al alba más fresca,
mira que es tema Tudesca
morir sin mover los pies.

FELICIANO:

  No puedo volver atrás.

ANDRÉS:

Pues cómo, ¿esto quieres ver?,
¿esperanza puede haber
que obligue a que esperes más?
  Cual eras para judío,
si el Consejo se informara
de mí, la cruz te quitara
por el juramento mío.
  Esta noche esta mujer
se casa, ¿y esperas tú?
¡Jesús mil veces, Jesús!,
de piedra debes de ser.


<<<
>>>